News

Aclaración del proceso de venta de terrenos del INBio al Estado

  • El INBioparque se mantiene abierto al público y operando bajo un permiso de uso extendido por el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC) en el MINAE hasta el 31 de marzo del 2015. Las autoridades de MINAE definirán su futuro a partir de esa fecha.

Santo Domingo de Heredia, 16 de octubre 2014.

El Instituto Nacional de Biodiversidad desea aclarar el proceso de venta de los terrenos en Santo Domingo de Heredia donde opera el INBioparque, entidad que ofrece servicios educativos y recreativos sobre biodiversidad a estudiantes y familias costarricenses desde hace casi 15 años.

Los antecedentes de esta transacción se resumen a continuación:

Las finanzas del INBio venían siendo afectadas por varias razones a) la crisis económica global experimentada hace unos años,  b) el hecho de que el país pasara a ser de renta media hace que Costa Rica salga de las listas de países que calificaban para fines de cooperación, c) el alto costo de mantenimiento de las colecciones biológicas producto de su inventario de biodiversidad de las áreas silvestres protegidas, (legalmente un patrimonio del Estado) y d) el alto costo de la inversión inicial en la construcción del INBioparque, y el subsidio al sector educativo durante años para hacer accesible su visita al mismo. Como resultado los ingresos del INBio se redujeron cerca de un 60%.

Por todo lo anterior, una firma consultora en temas financieros le recomendó al INBio tomar dos decisiones para el mejoramiento de sus finanzas:  vender algunos activos, en este caso parte de sus terrenos, y trasladar las colecciones biológicas al Estado.

Se realizó el análisis de vender los terrenos a un ente privado o a un ente público. La Asamblea General de Asociados del INBio acordó que se debía hacer el ofrecimiento a un ente público, que mantuviera la misión educativa para la cual fue creado el parque. Se pudo haber vendido a un ente privado, recibiendo un precio mayor y dinero de contado, que para INBio económicamente era mejor, pero no se consideraba acorde a la misión de la institución.

A inicios del 2011 INBio le informa al gobierno sobre las dos decisiones a implementar; el gobierno manifiesta su anuencia en asumir las colecciones biológicas y analizar la posible adquisición de los terrenos.  El gobierno realizó las consultas previas del caso a la Contraloría General de la República, Procuraduría General de la República, al Ministerio de Hacienda, y se define, que sea el SINAC el que adquiera los terrenos en vista de que precisamente requería infraestructura. Los entes contralores brindaron los procedimientos a cumplir por el SINAC, los cuales incluían los avalúos del Ministerio de Hacienda, que las propiedades estuvieran libres de gravámenes, la aprobación del Consejo Nacional de Áreas de Conservación (CONAC), entre otros.  Cumplidos los requisitos a satisfacción de la Contraloría y Procuraduría se finiquitó el proceso de venta el 4 de abril del 2014.  El INBio usó naturalmente los recursos de la venta para cumplir con sus obligaciones. El Estado no estaba de ninguna manera pagando deudas de la institución.

Hay una serie de razones por las cuales el SINAC le indicó al INBio su interés en adquirir los terrenos y que se fundamenta en el oficio SINAC-SE-DE-2565-2013 que se encuentra en el expediente de la compra, a saber: que la administración de SINAC procuraba reducir el pago de alquileres con la dotación de edificios propios, el espacio permitía una reunificación de varias dependencias del SINAC generando una disminución de gastos operativos. Los recursos para la compra provenían de utilizar el monto de alquileres mensuales de oficinas que utilizarían para la compra de terrenos propios, y no se utilizarían fondos asignados a otros fines.  También, se consideró que la ubicación de la propiedad es idónea para la integración de las áreas, porque se mantiene dentro de una zona central, y con acceso de todo tipo de transporte;  dotando de infraestructura estable y permanente a la Secretaría Ejecutiva, las sedes centrales de las areas de conservación Cordillera Volcánica Central e Isla del Coco; dotar de un espacio abierto para desarrollar actividades de educación ambiental y capacitación de su personal.  Para acondicionar la infraestructura existente y la construcción de un nuevo edificio para su traslado en el corto plazo, el SINAC contó con un aporte inicial de quinientos millones de colones para el año 2014.

El Director General del INBio, Randall García Víquez indica que: “La contribución que una organización de la sociedad civil como INBio ha realizado, ha sido reconocida por las autoridades nacionales como lo demuestra el hecho de recibir el Museo Nacional, las colecciones de hongos, plantas, insectos y arácnidos, y al reafirmar la Contraloría General de la República, el valor social y ecológico del INBioparque y la importancia de mantener este servicio para la población”.

El INBio es una organización privada de la sociedad civil, sin fines de lucro de interés público que tiene la misión de promover una mayor conciencia del valor de la biodiversidad para lograr su conservación y mejorar la calidad de vida del ser humano.