26 de enero, Día Mundial de la Educación Ambiental

26 eneroLa educación ambiental ha sido un componente pedagógico que de un modo u otro ha estado presente en los procesos educativos formales y no formales, sin embargo, es a partir de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente, realizada en Estocolmo, Suecia, en 1972, que en forma metódica se empezaron a realizar diversos esfuerzos en este campo.

Según la Carta de Belgrado, redactada en octubre de 1975, la educación ambiental consiste en crear una mayor sensibilización y conciencia en la población, mediante la transmisión de conocimiento con el fin de que se adquieran actitudes, aptitudes, motivación y deseo por participar en la búsqueda de soluciones a problemas ambientales.

En Latinoamérica esta cultura medio ambientalista surgió hasta la década de los ochenta, es por ello que es muy importante ponernos al día, informándonos de todos los daños que sufre nuestro planeta y cómo podemos frenarlos para revertir el cambio climático y otros fenómenos que están acabando con nuestros ecosistemas.

En el año 1998, Costa Rica se perfilaba como una de las primeras naciones en la región Centroamericana, que inició esfuerzos en el campo de la educación ambiental. Si bien es cierto las acciones en este ámbito datan de los años setenta, no es sino hasta finales de la década de los ochenta e inicios de los noventa, que se logró una mayor consolidación de las actividades de educación ambiental en el país.

Por su parte el Instituto Nacional de Biodiversidad (INBio), institución que tiene como objetivo contribuir a la conservación de la biodiversidad costarricense, promoviendo la integración de sus valores intelectuales y económicos a la sociedad mediante la diseminación del conocimiento, ha  desarrollado un programa de educación no formal e incorporado el término “bioalfabetización”, que permite al individuo valorar la biodiversidad, adoptar una ética de respeto a la vida y asumir su responsabilidad en el manejo y conservación de todos los seres vivos y sus ecosistemas.

El objetivo del programa de educación del INBio es contribuir con el proceso de bioalfabetización de estudiantes, docentes y la población en general, promoviendo el desarrollo de actitudes y valores constructivos hacia la naturaleza. Se ha trabajado con diversos temas relacionados con la biodiversidad y en la producción de material educativo innovador, acorde con las necesidades de la educación costarricense.

En los últimos años, INBio ha desarrollado programas educativos como Cibercolmenas, un proyecto que permite a estudiantes conocer la biodiversidad de su entorno y apreciarla, proyectos de bioalfabetización en donde se capacitan docentes para imprimir en sus estudiantes metodologías adecuadas de educación ambiental, además de impartir cursos mensuales dirigidos a la población en general sobre temas de interés relacionados con la biodiversidad y su uso sostenible, destacando también la labor de educación intrínseca que posee nuestro espacio natural, el INBioparque.

Fuente:

Charpentier, C; Zamora, N; Mata, E. 2005. Estrategia de Educación del INBio: Hacia la formación de ciudadanos naturalistas para conservar la riqueza biológica de Costa Rica. Santo Domingo de Heredia, Costa Rica, Instituto Nacional de Biodiversidad, INBio.

http://www.inbio.ac.cr/es/cursos/serv_capa_nacional.htm

http://www.sirefor.go.cr/educacionambiental.html

http://www.unescoeh.org/ext/manual/html/fundamentos.html

http://unesdoc.unesco.org/images/0001/000177/017772sb.pdf

 

 
Principal | INBio | Biodiversidad | Servicios | INBioparque | Editorial | Mapa del sitio | Encuesta