te
 
Ecología poblacional de cochlearius cochlearius panamensis en la Laguna Chocuacos: Aula libre para la Educación Ambiental en el Área de conservación la Amistad Pacífico.

Investigadora: Vanessa Carvajal Alfaro

La Laguna Vueltas que se localiza a 9 00' 03'' latitud norte y a 83 15' 07'' longitud oeste en Las Vueltas de Potrero Grande de Coto Brus, Puntarenas. En este lugar se realizó una Evaluación ecológica rápida la cual pone en manifiesto la importancia y la riqueza biológica de este humedal. Este lugar cuenta con 46 especies de plantas, entre ellas, las familias Tiliaceae, Mimosaceae y Rubiaceae son las más abundantes. Se encontraron además 24 especies de mamíferos la mayoría asociados a hábitat abierto, también especies en peligro de extinción como el Mono Tití (Saimiri oersedii) y recientemente se observó un yaguarundi (Herpailurus yaguarondi). Se encontraron también tres especies de anfibios dentro de los cuales el más importante es Dendrobates auratus, que se encuentra en la lista de fauna con poblaciones reducidas. Así como 6 especies de reptiles donde la más abundante es la Iguana iguana.

Se hallaron también 20 lepidópteros dentro de las que se destaca la Morpho peleides entre otras que son de interés comercial. Aunque la mayoría de las especies están asociadas a hábitat abiertos se encontraron dos especies restringidas a bosques lluviosos y restringidas a remanentes de bosques, tales como Melete florinda y Heliconius hewitsoni. Además de una especie rara Zatetis callydrias, que es endémica de San Vito de Java y la Virgen del Socorro.

Contraria a la alta diversidad de especies que podemos encontrar en los alrededores de la Laguna Vueltas, la diversidad de organismos acuáticos es bastante pobre, esta pequeña laguna cuenta solamente con tres especies de ictiofauna donde destaca la tilapia (Ireochromis aureus), una especie introducida con bajos requerimientos ecológicos y es de interés comercial. Se halla además la tortuga resbaladora (Trachemys scripta), una de las especies acuáticas más abundantes del lugar y pueden observarse gran número de ellas sobre piedras y troncos tomando el sol.

Esta laguna igual que otros hábitat acuáticos, cuenta con una gran variedad de aves, 59 especies en total. Donde 5 de ellas son especies migratorias y 18 están asociadas a hábitat acuáticos entre ellas Cochlearius cochlearius panamensis, una subespecie de garza nocturna de 51 cm con un enorme pico en forma de cuchara, que se distribuye en el sureste del país y Panamá. Esta especie precisamente ha sido objeto de estudio durante un año, donde se ha procurado generar información acerca de la biología y ecología reproductiva, con el fin de generar información clave para su manejo.

En la laguna Vueltas se establece durante toda la época seca una población que utiliza la laguna como sitio de reproducción. A lo largo de las investigaciones se siguió la ecología poblacional, el número de individuos a través de conteos totales. El éxito reproductivo, árboles de anidación a los cuales se les midió el DAP y la altura total con respecto al agua y al suelo, así como la altura de los nidos con respecto al agua y al suelo.

Para determinar las zonas de forrajeo de Cochlearius cochlearius panamensis se realizaron caminatas nocturnas a los ríos cercanos a la laguna. Con el fin de determinar la dependencia de la especie a la laguna como sitio de reproducción se intento la captura y el marcaje de individuos, donde se utilizaron redes de diferentes dimensiones las cuales bajaban y subían con un sistema de poleas, también se utilizó una red de cohetes que tenía la facilidad de ser arrojada desde 20 mts de distancia.

En la laguna Vueltas se estimo una población máxima de 65 individuos durante el mes de marzo del 2000, entre los meses de febrero del 2000 y mayo del 2000 la población osciló entre 50 y 60 individuos, y para el mes de junio la población estuvo compuestos únicamente de individuos juveniles 33 para junio, 24 para julio, 12 para agosto y abandonaron la alguna poco a poco hasta quedar 4 individuos los cuales no realizaron migraciones.

Esta subespecie construyó durante su época reproductiva un total de 39 nidos en 9 árboles con una altura promedio de 28,77 m y un DAP promedio de 65.36 cm. Sus nidos tuvieron una altura promedio de 17.76 m, y el árbol más utilizado fue Luehea semanii de los cuales utilizaron 4 árboles donde se construyeron 18 de los 39 nidos para un 46. La segunda especie más utilizada fue Acosmiun panamensis con 2 árboles y donde se ubicaron 6 nidos para un 15,3% de los nidos totales.

En cuanto a la zona de forrajeo el conocimiento local sugiere que Cochlerius Cochlerius panamensis forrajeo durante las noches en el río Limón , sin embargo, nunca fue posible observarlos directamente, a pesar de los numerosos intentos. Los individuos juveniles forrajean en la laguna y utilizan un comportamiento de captura combinado, alguna veces ubican la presa y cuando esta se encuentra a su alcance , sumergen el pico, y al contacto con ella, lo abre, creando un efecto de vacío, lo cual arrastra la presa consigo, filtrando posteriormente el agua. No obstante, se observaron individuos con un comportamiento de caza parecido o las garzas, donde el individuo acecha y realiza un picoteo rápido.

La captura y marcaje de individuos no fue posible, básicamente porque no existe un método descrito por la literatura, por lo que debió experimentar con varios métodos y además y quizás la razón más importante la baja densidad a la hora de realizar los intentos, sin embargo la captura y marcaje de individuos continua siendo una prioridad para conocer en detalle los movimientos migratorios de la especie, esta debe intentarse entre los meses de marzo a junio cuando la densidad de la población es mayor y lo más recomendado es utilizar más de una red a la vez para aumentar la posibilidad de captura.

Un hecho importante de considerar es que el turismo esta creciendo en la laguna día con día y si bien es cierto una zonificación total del lugar no es necesaria es importante restringir algunas zonas que son precisamente los sitios de que la especie utiliza para su reproducción, por lo que los senderos en los extremos más largos de la laguna donde se ubican los árboles de anidación, deben utilizarse lo menos posible durante este período.

Es necesario implementar el programa de educación ambiental generado en la primera parte de esta investigación, así como buscar un acercamiento con la comunidad en un esfuerzo conjunto por generar un plan de manejo para la Laguna Vueltas.

 
xtos
Principal | INBio | Biodiversidad | Servicios | INBioparque | Editorial | Mapa del sitio | Encuesta