Especies y hábitats amenazados
Uso y abundancia de fauna en el Área de Conservación Arenal - Tilarán

Investigador: Fabricio Carbonell Torres

Para determinar el uso de fauna y la abundancia de las especies más cazadas, hice giras exploratorias a las áreas protegidas en los volcanes Miravalles y Tenorio y sus zonas de influencia. En las áreas protegidas y zonas de influencia obtuve un índice de abundancia de las principales especies animales cazados y amenazados de extinción. En los poblados aledaños entrevisté a cazadores, personal del MINAE, personas conocedoras, maestros y guías turísticos para conocer los principales usos de las especies animales y poder obtener un índice de extracción.

Los resultados indican que la especie más cazada es el tepezcuintle (Agouti paca); le siguen en menor grado el saíno (Tayassu tajacu), la cherenga (Dasyprocta punctata), y el mono colorado (Ateles geoffroyi). El objetivo principal por el cual cazan tales especies es el consumo de subsistencia y la venta en bares o lugares turísticos. Otras especies se cazan para mascotas, entre estas tenemos al pavón (Crax rubra), el mono carablanca (Cebus capucinus), el tucán (Rhamphastos sulfuratus) y los loros (Amazona spp.). Las ardillas (Sciurus variegatoides) y los zanates se cazan porque hacen daño a los cultivos de macadamia y a los huevos de las gallinas respectivamente. De acuerdo al análisis de huellas, pistas, rastros y evidencias de cacería las áreas más afectadas por la cacería son las zonas entre el poblado Río Celeste y Quebradón del volcán Tenorio. Las áreas mejor conservadas se encuentran en el sector sur este del Miravalles cerca al poblado de río Naranjo. En el volcán Tenorio las áreas mejor protegidas estarían ubicadas en río celeste, cerro Montezuma, Heliconias Lodge y Tierras Morenas.

Recomiendo concentrar el control de cacería furtiva en forma sorpresiva dentro del bosque por 2 o 3 días seguidos los fines de semana, feriados, época seca, noches de luna nueva o cuarto menguante, semana santa, para que sea más efectivo. Por otro lado el programa de educación ambiental del área deberķa reforzar por medio de la concientización participativa, el hecho de que los pobladores se sientan parte de las áreas protegidas y que su conservación los beneficia de un modo u otro; así se reduciría el comercio de la carne silvestre y se reforzarķa las organizaciones de control de las comunidades.

 
Principal | INBio | Biodiversidad | Servicios | INBioparque | Editorial | Mapa del sitio | Encuesta