Aves acuáticas del refugio de Vida Silvestre Laguna Mata Redonda.

Investigador: Johnny Villareal Oreas. ACT

Las aves acuáticas se han utilizado ampliamente como indicadores de la calidad de los humedales, además representan el nivel más alto de la cadena trófica. Por lo tanto, pueden usarse como emblemas para la conservación de los humedales. En este sentido, se estudió la riqueza de especies, la densidad poblacional y el uso de hábitat de las aves acuáticas desde agosto del 2004 hasta abril del 2005 en el Refugio de Vida Silvestre Laguna Mata Redonda, Costa Rica. Mediante conteos mensuales se registraron 51 especies de aves acuáticas, de las cuales 23 son migratorias. Los grupos con mayor número de especies fueron las garzas (Ardeidae, S= 10) y los playeros (Charadriiformes, S= 15). Destaca la presencia de especies raras como el pato cuchara (Anas clypeata), el rayador (Rynchops niger) y el combatiente (Bartramia longicauda), los que se detectaron en una sóla ocasión. El número de especies registradas es comparable con otros humedales Neotropicales de mayor extensión. En la época seca se registró la mayor densidad poblacional de la comunidad de aves acuáticas (D= 2901,1 ind/km²). Las especies que mostraron mayor abundancia poblacional fueron las garcillas bueyeras (Bubulcus ibis, D= 611,5 ind/km²), los piches canelos (Dendrocigna bicolor, D= 75,2 ind/km²), los garzones (Mycteria americana, D= 267,2 ind/km²) y las garzas reales (Ardea alba, D= 101,9 ind/km²). Así como también existen especies con densidades de gran valor para la conservación como el jabirú (Jabiru mycteria, D= 10,2 ind/km²), la espátula rosada (Platalea ajaja, D= 67,2 ind/km²) y el gavilán caracolero (Rosthramus sociabilis, D= 5,9 ind/km²) las que presentan poblaciones amenazadas en Costa Rica. La comunidad de aves acuáticas mostró marcadas diferencias entre meses (P‹0.01) y entre hábitat (P‹0.001). Los hábitat más utilizados fueron el agua libre de vegetación acuática (71%), el pastizal inundado (Paspalidium spp., 13%) y los árboles de papaturro (Coccoloba caracasana, 7%). Este estudio proporciona evidencia que la distribución de las aves acuáticas está relacionada con la comunidad de la vegetación acuática, la cual es alterada por la profundidad del agua. De este modo, resulta relevante asegurar la conservación del humedal mediante el respeto, compromiso y protección efectiva.

 
Principal | INBio | Biodiversidad | Servicios | INBioparque | Editorial | Mapa del sitio | Encuesta