Evaluación Ecológica Rápida en el Corredor Biológico Hojancha-Nandayure, Guanacaste, Costa Rica.
Investigadores: Katia Castro del Valle, Jorge Arturo González Villalobos, Ana Virginia Mata Ferrero y Johnny Villareal Orias.

Los corredores biológicos son porciones de vegetación que facilitan el desplazamiento de animales para prevenir el aislamiento y la extinción de la biodiversidad. En los cantones de Hojancha y Nandayure se delimitó geográficamente la ruta de un Corredor Biológico que pretendía conservar la vida silvestre de la zona y evitar el aislamiento de poblaciones entre el Parque Nacional Barra Honda y la Zona Protectora Península de Nicoya. Pero se desconocían los recursos naturales que se podrían estar favoreciendo de las acciones de conservación del Corredor Biológico Hojancha-Nandayure. Razón por la cual se estudió la flora y fauna en la Reserva Biológica Monte Alto, Bajo del Calvo y Cuenca del río Bejuco entre julio y agosto del 2001 con el objetivo de brindar recomendaciones sobre el manejo y la conservación del área del Corredor Biológico. Se determinaron 143 especies de plantas entre árboles, arbustos, hierbas y epífitas. El mayor número de especies de plantas fue la Cuenca del río Bejuco (97 especies), debido posiblemente a que este bosque es más complejo y que presenta diferentes estadios sucesionales, mientras que el sitio con menos especies fue los Bajos del Calvo con 63 especies. La riqueza total de aves residentes fue de 108 especies. La Reserva Forestal Monte Alto presentó mayor número de especies (93) que la Cuenca del río Bejuco (71) y los Bajos del Calco (61). Se registraron 29 especies de mamíferos, de los cuales 14 especies se observaron frecuentemente.

Los mamíferos más frecuentes fueron los congos y los pizotes. La Reserva Forestal Monte Alto presentó el 50% de las observaciones de especies de mamíferos, mientras que los Bajos del Calvo ocupó el 30% y la Cuenca del Río Bejuco presentó el 20% de los registros. La mayoría de las especies de aves y algunos de mamíferos se alimentan de frutos en el Corredor Biológico, lo que favorece la regeneración del bosque por la dispersión de semillas. Algunas contribuyen en mayor grado en la dispersión por realizar grandes desplazamientos. Los Bajos del Calvo podría ser un hábitat (sumidero) que depende de la llegada de individuos para mantener las poblaciones existentes, la Reserva Forestal Monte Alto y la Cuenca del río Bejuco por otro lado podrían ser hábitat (fuentes) donde la reproducción y sobrevivencia de individuos producen suficientes emigrantes para colonizar otros sitios. Se recomienda aumentar la conexión en los sitios sin vegetación y que son utilizados por la fauna como rutas de pasos entre la Reserva Forestal Monte Alto y la Cuenca del río Bejuco, para ayudar en la regeneración del bosque y facilitar el desplazamiento de la fauna. La Cuenca del río Bejuco cuenta con una biodiversidad muy particular por la presencia de especies prioritarias para la conservación. Por lo cual se debería de tomar decisiones a corto plazo para buscar mecanismos que aseguren la conservación de este hábitat.

 
Principal | INBio | Biodiversidad | Servicios | INBioparque | Editorial | Mapa del sitio | Encuesta