Densidad poblacional y uso sostenible de la paloma ala blanca en las áreas costeras de Bagaces a Abangares en el Área de Conservación Tempisque

Investigadora: María Isabel Di Mare, Universidad Nacional (UNA)
Informe final en PDF

La paloma ala blanca (Zenaida asiatica) ha sido una especie silvestre importante en Costa Rica, tanto ecológicamente como económicamente. Esta es una de las ocho especies de Colúmbidos que pueden ser cazados legalmente en el país. Por ello, es indispensable tener información técnica suficiente para poder aprovecharla de la mejor manera. Este estudio generó parte de la información necesaria para mejorar las regulaciones de su cacería a partir de criterios científicos.

Se recolectaron palomas y se analizaron aspectos ecológicos de la especie de enero de 2000 a setiembre de 2001 en el Área de Conservación Tempisque. Se revisaron las características morfométricas, la condición sanitaria (virus en sangre, ectoparásitos y endoparásitos), el alimento y características reproductivas de esta ave.

Las características morfométricas arrojan valores ligeramente mayores a los indicados en la literatura, pero dentro de los rangos ya informados. El análisis veterinario de varias enfermedades resultó negativo en todas las pruebas. De parásitos, se identificaron seis especies de ectoparásitos en las plumas: piojos masticadores, ácaros y moscas; también se hallaron endoparásitos intestinales: nemátodos o gusanos redondos, céstodos o gusanos planos y protozoarios.

El alimento encontrado en el buche de las palomas recolectadas fueron granos de soya, maíz y arroz, y semillas de una gramínea, además de pequeñas piedritas. Se confirmó que la época de reproducción de la paloma ala blanca se extiende principalmente de enero a marzo o abril.

El proyecto tuvo un positivo y fuerte componente de capacitación y divulgación involucrando a funcionarios del MINAE y habitantes locales en la toma de datos de campo, así como por el desarrollo de 3 talleres de capacitación.
Se recomienda que inicialmente, por principio cautelar, se mueva el período de caza permitido para evitar un traslape entre la época reproductiva y la época de caza, o sea, que se permita la cacería de setiembre a enero (en vez de noviembre a marzo). Es importante respaldar la continuación de toma de datos con esta especie y otras, para el desarrollo de información técnica necesaria para la toma de decisiones de manejo.

 
Principal | INBio | Biodiversidad | Servicios | INBioparque | Editorial | Mapa del sitio | Encuesta