Almeja Miona

Si uno recorre el río Tempisque a la altura de su desembocadura, podrá notar con asombro, que en su ribera se localizan "montañas" de conchas. ¿De qué serán?. Pues resultan de acumular por más de 30 años la concha de la almeja verde o almeja miona como se le llama al vivalvo Polymesoda radiata, producto de la cosecha realizada por los habitantes de Corral de Piedra, Caballito y Sonzapote. Hoy la laguna esta declarada como Humedal Palustrino Corral de Piedra.

¿Qué está pasando con la población de la almeja en este lugar?... ¿Qué impacto ha ocasionado su explotación? .....¿Qué criterio asume el Area de Conservación Tempisque para regular esta actividad?...¿Puede la comunidad seguir percibiendo ingresos de este recurso?..... preguntas como estas motivaron al ACT y a la Asociación Promotora de Corral de Piedra a obtener información científica sobre la ecología de esta almeja. Se contó entonces con el trabajo de la bióloga Lilliana Piedra Castro quién realizó estudios sobre esta especie, con financiamiento de varias fuentes, entre ellas, de los proyectos conjuntos INBio-SINAC.

De su estudio, Lilliana nos cuenta lo siguiente:

Esta especie se distribuye desde la parte sur de México hasta la parte norte de Panamá, no obstante, solo se conoce su interés pesquero aquí en el río Tempisque.

Se determinó que en el banco pesquero que llaman "el niño", la densidad relativa es de 205 individuos/m2 en un tamaño aproximado del banco de 700 m X 120 m., para un área de 84.000 m2. La estructura de tallas presenta un mayor número de juveniles que de adultos, lo que sugiere que la especie produce un elevado número de larvas o bien que la mayor presión de cosecha se concentra en individuos de tallas mayores. La cosecha se realiza durante todo el año por pescadores permanentes o temporales, los cuales pueden cosechar 100 Kg. de almejas en una jornada de extracción (1,5 horas, promedio). Concluye Lilliana, que esta intensidad de cosecha y el hecho de que coincida la época de mayor cosecha con la época de mayor reproducción (noviembre a abril), es una amenaza para esta población de almejas. Anteriormente, la explotación se realizaba en cinco bancos y hoy solo en dos por factores como:

a) sobre-explotación, paso de consumo familiar a comercialización en la región y en la meseta central (en algunos supermercados se ofrece este producto).

b) Aumento de la contaminación acuática con residuos agroindustriales que arrastra el río.

También concluye esta investigadora, que la información obtenida permite establecer que los bancos de cosecha no solo tienden a la sobre-explotación, sino también, que esta actividad es la principal fuente de ingresos para las familias que participan en ella, por lo tanto, el establecer vedas durante el periodo reproductivo depende de que la población encuentre actividades productivas alternas.

Esta información ha sido de conocimiento y análisis por parte del personal del ACT responsable de la administración del humedal, de la comunidad del lugar e investigadores, con el interés compartido de encontrar soluciones viables para permitir un mejor aprovechamiento de esta especie.

Los invitamos a conocer detalles de este estudio sobre la almeja miona, llamada así porque al cerrarse expulsa un chorrito de agua. El informe esta disponible en el Programa Conservación para el Desarrollo.

 
Principal | INBio | Biodiversidad | Servicios | INBioparque | Editorial | Mapa del sitio | Encuesta