Jabiru (Jabiru mycteria)

Sabía usted que hay especies que se les llama "especies sombrilla", y se les llama así porque éstas se encuentran en niveles superiores de la cadena alimenticia (como los felinos y las aves de presa) por lo que se considera que al satisfacer sus demandas ecológicas como espacio, alimento, etc., también se cubren las necesidades de otras especies que están en niveles inferiores de la cadena. Esto ha sido utilizado para diversos propósitos, entre éstos, para planificación de áreas silvestres, porque al conocer los requisitos de las especies sombrilla, se incorporan los territorios necesarios para éstas y de paso se protege el hábitat de muchas especies de menores exigencias.

Este criterio fue utilizado por el biólogo Johnny Villareal Orias en su estudio "Tamaño poblacional, reproducción y hábitat del Jabirú (Jabiru mycteria)", solicitado por el Area de Conservación Tempisque, por medio de los proyectos conjuntos INBio-SINAC, con el propósito de obtener información para tomar decisiones sobre el manejo de esta especie y también conocer sobre la necesidad de incorporar otros territorios a las áreas silvestres del ACT.

El Jabirú o galán sin ventura, es el ave de mayor tamaño que encontramos en los humedales del Parque Nacional Palo Verde y sus alrededores, y en el Refugio Nacional de Vida Silvestre Caño Negro. En nuestro país está en peligro de desaparecer pero en otros lados como en Suramérica hay poblaciones importantes, por lo cual, no es una especie en peligro de extinción como suele decirse. Las poblaciones del Jabirú están amenazadas sólo entre el sureste de México y el noreste de Costa Rica, básicamente por la pérdida de hábitat.

En resumen, los principales resultados que Johnny Villareal encontró en su investigación son:

En el ACT el Jabirú es una especie en peligro de desaparecer, por lo pequeño de su población y la reducción del área de anidación. Para esta área la población es de apenas 47 individuos y sólo se encontraron dos nidos activos en el Parque Nacional Palo Verde. Los nidos estaban en bosques anegados y sobre árboles de gallinazo (Albizzia caribaea), y fueron reutilizados durante los períodos reproductivos (finales de agosto hasta finales de marzo) de 1998 y 99. La dieta de esta ave es de angilas (Synbranchus marmoratus) que captura en la Laguna Varillal del PNPV. El área más utilizada fue el Parque Nacional Palo Verde, 64%, seguida por la Laguna Mata Redonda, 33.1% y la Laguna Corral de Piedra, 2.9%.

Concluye el biólogo Villareal la necesidad de establecer un sistema de reservas locales para asegurar el hábitat de anidación y reproducción de esta especie, dar importancia a la conservación de la Laguna Corral de Piedra, proteger el PNPV de los incendios forestales, conservar los humedales poco profundos y libre de vegetación acuática emergente y los bosques anegados con árboles mayores de 20 metros de altura, como el gallinazo y la ceiba, por su importancia en la escogencia como sitios para anidación.

También recomienda iniciar un programa de construcción y ubicación de nidos artificiales en la Laguna Mata Redonda para proporcionar sitios alternativos de reproducción. Confiamos en que estas sugerencias sean ejecutadas por el ACT para mantener lo más posible la integridad ecológica de los humedales de la cuenca del Río Tempisque.

Si necesita más información sobre este estudio puede solicitarlo al Programa Conservación para el Desarrollo o al señor Villareal .

 
os
Principal | INBio | Biodiversidad | Servicios | INBioparque | Editorial | Mapa del sitio | Encuesta