Premio al Árbol Excepcional 2006: Ceiba pentandra

Finca La Ceiba, S. A., Nuevo Arenal, Tilarán

El primer lugar del "Premio al Árbol Excepcional", otorgado por el Instituto Nacional de Biodiversidad, le correspondió este año a un árbol de ceiba (Ceiba pentandra), que se encuentra en la Finca La Ceiba S. A., en Nuevo Arenal de Tilarán, provincia de Guanacaste.

Además, en esta edición el Jurado otorgó dos menciones especiales:

- Mención de importancia comunal, para el árbol de ceiba que se encuentra en el Barrio La Ceiba en Sabalito de Coto Brus

- Mención al esfuerzo familiar, para el árbol de ceiba de la Sra. Nury Gamboa Marín, en Horquetas de Sarapiquí.

Para la edición 2006 se recibieron 50 candidaturas, provenientes de las siete provincias del país. El INBio agradece a todas las personas que de una u otra forma manifestaron su interés por postular candidatos al Premio.

Sobre el premio

El "Premio al Árbol Excepcional" fue creado por la Junta Directiva del INBio en enero de 2003, con el fin de destacar la importancia de los árboles y los bosques, así como su significado en la vida de las personas y comunidades. Cada año se selecciona una especie para premiar.

Este galardón busca destacar los árboles excepcionales presentes en el territorio nacional para promover su conservación. El premio se concede cada año el 15 de junio en el Día Nacional del Árbol.

El jurado de 2006 estuvo integrado por Gerardo Budowski, María Isabel Di Mare (coordinadora), Luis Poveda, Humberto Jiménez, Carlos Valerio, Luis González y Eugenio Corea.

En la primera edición (2004), se premió al excepcional árbol de jícaro (Crescentia cujete) de Ciudad Colón. La segunda edición (2005), el premio se le concedió a un excepcional árbol de guanacaste (Enterolobiun cyclocarpum) del Parque Héctor Zúñiga Rovira, de Liberia, Guanacaste.

Sobre el árbol premiado

El primer lugar se otorgó a la ceiba (Ceiba pentandra) de la Finca La Ceiba, S. A. en Nuevo Arenal, propiedad del Sr. Malte von Schlippenbach, quien adquirió la propiedad hace más de diez años, cuando en ella funcionaba un pequeño hotel. Los propietarios anteriores le tenían especial cariño a este árbol y al venderla se aseguraron de que sería conservado, ya que existían intereses de madereros por explotarlo.

Hoy día se mantiene el interés de conservar esta ceiba, a tal punto que ya es famosa en la zona y recibe las visitas de vecinos y turistas, que desean admirar la belleza y exuberancia de este magnífico ejemplar.

Ceiba pentandra

La especie Ceiba pentandra pertenece a la familia Bombacaceae. Es un árbol grande, de tronco recto y cilíndrico, que puede alcanzar 70 metros de altura y casi 4 metros de diámetro por encima de las muy desarrolladas gambas. Su copa es amplia, la corteza verdosa y con frecuencia está cubierta de espinas, especialmente cuando es joven. Las hojas son brillantes y las flores son blancas a rosadas y de tamaño mediano. Puede fructificar a los cinco años, sus frutos se abren longitudinalmente y tienen semillas pequeñitas, envueltas en una fibra parecida al algodón, llamada kapok.

Crece principalmente en el trópico americano y también en África, en tierras bajas de climas secos y húmedos. Los mayas y otros indígenas americanos tradicionalmente han considerado a la ceiba un árbol sagrado. Es el Árbol Nacional de Guatemala.

Su madera es poco durable y se usa principalmente en formaleta y en embalajes, así como para fabricar mesas, puertas, ataúdes, sandalias, embarcaciones y pulpa para papel. Las hojas pueden usarse como forraje y abono y los frutos tiernos son comestibles. La corteza, las hojas, los tallos y las flores se utilizan en medicina popular para el tratamiento de hemorroides, dolor de estómago y de cabeza, como diurético, estimulante de la producción de leche materna, para el asma, hernias, para lavar heridas y detener hemorragias. El kapok se usa en la fabricación de cinturones de seguridad, salvavidas, colchones y almohadas.

Obtenga más información sobre "Ceiba pentandra" aquí.

Premio al Árbol Excepcional 2007

Para 2007 el INBio premiará un árbol excepcional de almendro, cuyo nombre científico es Dipteryx panamensis, especie fundamental para la sobrevivencia de la lapa verde (Ara ambigua). Esta lapa se alimenta principalmente de su fruto y suele anidar en este árbol.

Para la adjudicación del galardón se tomarán en cuenta las siguientes características: altura, forma, circunferencia del tronco, accesibilidad, salud, valor histórico y cultural.

Las postulaciones se recibirán hasta el 30 de marzo de 2007.

Para más información a cerca del premio: http://www.inbio.ac.cr/es/inbio/inb_premioarbol.htm

e-mail: premioarbol@inbio.ac.cr

 
Principal | INBio | Biodiversidad | Servicios | INBioparque | Editorial | Mapa del sitio | Encuesta