Desde la biodiversidad
   

Representación de algunos grupos taxonómicos de trabajo.

El INBio promueve una mayor conciencia sobre el valor de la biodiversidad, como medio para lograr su conservación y mejorar la calidad de vida del ser humano.

Cumplir esta misión implica generar y capturar información sobre la biodiversidad, con el propósito de conocerla y protegerla. Este es el primer eslabón del proceso medular del INBio, gracias al cual se crea una conexión estrecha entre la biodiversidad y todas las personas que participan de diferentes maneras en este proceso.

 
Recuento natural
 
La biodiversidad costarricense posee información muy rica, que el Inventario Nacional de Biodiversidad captura y registra minuciosamente

Así lo evidencian los ocho Equipos Taxonómicos de Trabajo (ETT) en operación; 68.180 especímenes nuevos en colecciones de referencia con su respectivo código de barras y la ubicación geográfica por coordenadas; la colección general de 2.693.032 especímenes; 4.023 fotografías; 41 publicaciones (incluyendo 569 especies, 88 de ellas nuevas para la ciencia (incluyendo 74 endémicas), una correspondiente a un género nuevo y 233 nuevos registros para el país; cuatro guías de campo y 717 Unidades Básicas de Información (UBI) publicadas.

Otra clara evidencia de la captura de información es la labor de campo realizada por los parataxónomos, que forman parte de los Programas de Investigación de las áreas de conservación y de los ETT del INBio. Una parte del proceso es proveer de equipo y materiales de trabajo, como diferentes tipos de trampas, alfileres, pinzas, estereoscopios, computadoras, cámaras fotográficas, motocicletas y equipos de buceo, para iniciar el proceso de generar información, que fluye entonces hacia la sede central del INBio.

En 2001 se agregaron a las colecciones biológicas, y al sistema de información Atta, 68.180 especímenes (Cuadro 1). Además de los pormenores de la recolecta, se desarrolla un proceso de recopilación de datos sobre biología e historia natural de los organismos.

Durante este período, los equipos de Coleoptera e Hymenoptera generaron 1.647 especímenes con este tipo de información. En el caso de Hymenoptera el énfasis estuvo en avispas asociadas a agallas y abejas en flores.

Por su parte, el equipo de Diptera realizó investigaciones para determinar las reacciones de algunos grupos de insectos a la luz y al bióxido de carbono, así como su comportamiento diurno o nocturno. También se puso énfasis en la crianza ex situ de individuos pertenecientes a familias como Psychodidae, Dixidae, Corethrellidae, Chaoboridae y Ceratopogonidae a partir de formas larvales, lo cual permitirá aumentar el número de especies nuevas descritas. Por razones similares, continuó la crianza de Syrphidae y Tephritidae.

El ETT de Hongos prosiguió con su trabajo de recolección de especímenes en parcelas y troncos previamente marcados.

La documentación con imágenes, información sobre hábitos, hábitat y otros rasgos de los especímenes es un componente básico de la generación de información. De esta forma, 4.023 nuevas fotografías, tomadas con equipo tradicional de diapositivas y modernas cámaras digitales, enriquecieron la información generada este año.

   
  En el laboratorio
 

Proceso de separación de especímenes recolectados en
trampas que utilizan alcohol.

En el caso del ETT de Nematodos, se montaron 3.000 muestras permanentes de especímenes.

Este año se reorganizaron y digitaron los datos de más de 1.900 muestras en alcohol de Hymenoptera y Diptera. La preparación de este material requiere técnicas especiales, particularmente cuando son especímenes suaves y muy pequeños, de 5 mm o menos. El ETT de Diptera procesó 209 muestras en secador de punto crítico y 813 en acetato de etilo.

Una vez que se ha introducido la información sobre el material en la base de datos y que los especímenes están montados y etiquetados, se inicia el proceso de estudio de sus características morfológicas, su separación en morfoespecies y, por último, la identificación o descripción de especies.

   
  Identificación
   

Proceso de registro de especies en el sistema de información
con base en el etiquetado de código de barra.

 

Presione el cuadro para verlo con más detalle.

 

Presione el cuadro para verlo con más detalle.

El ETT de Lepidoptera separó el 95% de la colección por superfamilia y familia; en algunos casos familias completas quedaron identificadas por especie, como Sphingidae, Saturniidae, Limacodidae y Megalopigidae. En otros grupos, como Artiidae y Pyraloidea, se alcanzaron valores de identificación de entre 85% y 95%. La familia Tortricidae se separó en el 95% por especie o morfoespecie.

Colecciones como las de Coleoptera, Diptera e Hymenoptera se encuentran identificadas por familia.

El ETT de Moluscos terrestres y marinos logró identificar, etiquetar e incorporar en el sistema de información Atta 21.961 especímenes.

El equipo de trabajo de Hymenoptera preparó para digitación 77.359 especímenes identificados por especie (47.245 de Hymenoptera, 14.243 de Homoptera y 15.871 de Hemiptera).

El ETT de Hongos debe ingresar la descripción de los especímenes recién recolectados a la base de datos antes de que pierdan algunas de sus características morfológicas. Este año ingresaron al inventario 3.964 descripciones macroscópicas –1.923 macrohongos y 2.041 microhongos–. Además, se curaron y preservaron 4.787 especímenes –2.667 de macrohongos, 2.073 de microhongos y 47 de líquenes–. Para esta labor, los parataxónomos cuentan con computadoras portátiles, además de un módulo del sistema de información Atta, que facilitan notablemente el trabajo de campo.

Por su parte, el ETT de Plantas curó 8.294 especímenes. Este proceso incluye la preparación, el secado, la identificación, la digitación, el etiquetado y el almacenamiento.

En el Cuadro 2 se presentan los datos acumulados de los especímenes recolectados e identificados hasta el 31 de diciembre de 2001; el Cuadro 3 muestra su distribución según la jerarquía taxonómica.

Como un elemento de medición de la calidad de las colecciones, se actualizó el índice de salud o perfil de las colecciones de Coleoptera, Orthoptera y Arácnidos, que está disponible en la dirección electrónica: http://darnis.inbio.ac.cr /PerfilesColeoptera/default.html

En el caso de Diptera, se terminó de recopilar la información de las colecciones; y para Hymenoptera, Homoptera y Hemiptera se preparó la base de datos.

De la misma manera que los profesionales que laboran en el INBio, muchos colaboradores científicos alrededor del mundo trabajan día a día con nuestros especímenes, para descubrir y dar a conocer la biodiversidad de Costa Rica. Durante este año, el Inventario Nacional de Biodiversidad contó con la colaboración de 207 taxónomos nacionales y extranjeros que apoyaron sus diferentes procesos.

El inventario de Nematodos recibió la visita de un taxónomo y un ecólogo, mientras que el inventario de Moluscos marinos y terrestres atendió a siete especialistas y envió material en préstamo a seis colaboradores en el extranjero para sus respectivos estudios. El Inventario de Lepidoptera también brindó apoyo a varios taxónomos extranjeros y envió material a cuatro más en el exterior del país.

El Inventario de Hymenoptera, Homoptera y Hemiptera atendió a 11 especialistas de Panamá, Colombia y Estados Unidos.

A lo largo del año se hicieron 59 préstamos de material a especialistas que realizan estudios taxonómicos fuera de Costa Rica.

   
  Estudios ecológicos
   

Productos del trabajo en estudios ecológicos.

El INBio contrató externamente y financió la realización de seis estudios ecológicos, con el fin de generar información que facilite la toma de decisiones en el campo del manejo de especies en cuatro áreas de conservación del país:

• Evaluación y manejo de los recursos de la laguna Gandoca-Manzanillo, en el área de Conservación La Amistad-Caribe (ACLA-C).

• Restauración de humedales: manejo de bosques inundables, bosques de palma y cativales en el humedal de Limoncito, Limón (ACLA-C).

• Integración de la conservación y el manejo de plagas en mariposarios en el área de Conservación Arenal-Tilarán (ACA-T).

• Evaluación clínica de una población de monos congo en el Parque Nacional Cahuita (ACLA-C).

• Evaluación ecológica rápida en el corredor biológico Hojancha/Nandayure, en el área de Conservación Tempisque (ACT).

• Impacto del aprovechamiento forestal sobre la reproducción, regeneración y abundancia de las especies de árboles Caryocar costaricense, Peltogyne purpurea y Ceiba pentandra en la Reserva Forestal Golfo Dulce (ACOSA).

 

Prospección de la biodiversidad

   

Investigación en bioprospección

El 2001 fue un año de importantes avances en los distintos campos de acción del INBio. Claros ejemplos de ello son los logros obtenidos en el campo de la bioprospección, dentro de los cuales destacan:

• La obtención de nuevos extractos a partir de muestras vegetales y de hongos.

• El aislamiento de compuestos con actividad biológica contra enfermedades humanas.

• Validación de protocolos de extracción química y estandarización de extractos de plantas con base en marcadores químicos.

• El desarrollo de nuevos protocolos in vitro de especies silvestres vegetales.

• Diversificación de pruebas de actividad biológica, para identificar organismos o compuestos activos que inhiban enfermedades.

• Ampliación de la colección de microorganismos.

Estas actividades están respaldadas por contratos específicos con firmas industriales y organizaciones académicas, como es el caso de la renovación del acuerdo con la empresa biotecnológica Diversa, para la búsqueda de enzimas de aplicación industrial; y el proyecto Chagas II, que se inició en colaboración con la Universidad EARTH.

El proyecto Chagas II permitirá introducir innovaciones en campos en los que hasta el momento no se había incursionado de forma sistemática, como la valoración de extractos de fermentos de hongos y extractos de cultivos de células vegetales, por su actividad inhibitoria de la enzima Tripanotion reductasa. Mediante el trabajo con la Universidad EARTH se espera desarrollar protocolos y adquirir experiencia en éste y otros campos biotecnológicos de gran importancia presente y futura.

Por otro lado, en el marco del proyecto BID/INBio, el 2001 significó la alianza estratégica del Programa de Bioprospección con empresas nacionales y se espera que los frutos de estas colaboraciones y sus planes específicos se traduzcan en un mayor desarrollo de la empresa privada y de su fuerza laboral, con la incorporación de productos de nuestra biodiversidad en el mercado nacional e internacional.

Para la búsqueda de nuevas alianzas con la industria y la academia, el INBio participó en importantes ferias internacionales, como BIO 2001 y BioMarket. Además, se establecieron vínculos con Biotrade y el Centro Nacional de Biotecnología de España. Se espera que de los contactos establecidos surjan nuevas iniciativas en bioprospección.

   
Para entender la biodiversidad >>>