Para entender la biodiversidad
   

Pantalla principal del Sistema Atta

¿Cuántas especies de la biodiversidad costarricense se conocen?, ¿de cuántas existe un registro detallado?

Sólo mediante la investigación constante, la generación de información precisa y su debido procesamiento se pueden obtener las respuestas a preguntas como ésas.

En 2001, el INBio inauguró el sitio en Internet que permite el acceso gratuito de cualquier persona al sistema de información Atta, cuyo esquema flexible y amigable hace posible consultar información de unos 2,5 millones de especímenes y más de 20.000 especies.

Atta usa tecnologías como bases de datos relacionales, sistemas de información geográfica y multimedios, bajo una arquitectura cliente/servidor, accesible desde la red local y con posibilidad de consulta por medio de la World Wide Web. Su dirección electrónica es http://www.inbio.ac.cr/atta

Las ventajas y la cantidad de información sistematizada que ofrece Atta lo convierten en una herramienta de gran utilidad, que captura, valida, organiza y presenta datos sobre la biodiversidad costarricense, a la vez que asigna un código único de barras a cada especimen recolectado, que lo asocia con el lugar y la fecha de recolección, el recolector responsable, las notas de campo y el número de la recolección.

Al sistema Atta se le incorporan cada día nuevos datos relacionados con la biodiversidad nacional, que incluyen información sobre los especímenes y su identificación taxonómica, con imágenes a color y detalles de historia natural, así como sobre el préstamo de especímenes de la colección a otras instituciones nacionales e internacionales. Al mismo tiempo, se hacen esfuerzos por ampliar la integración de Atta a los Sistemas de Información Geográfica (SIG).

Una de las principales metas del INBio es convertirse en una biblioteca sobre biodiversidad, donde se catalogue información acerca de la naturaleza y se divulgue, fomentando una mayor conciencia de la importancia de vivir en armonía con ella. Por esto, la institución también realiza actividades educativas para la conservación y uso racional de los recursos naturales.

Los formatos utilizados para alcanzar estas metas son múltiples y variados, tanto como el público al cual se orientan. En el caso de Atta, por tratarse de un sistema de información flexible, resulta en extremo útil para los usuarios que requieren datos resumidos sobre temas específicos o detalles puntuales relacionados con la recolección. También para quienes desarrollan aplicaciones para la bioprospección o desean ahondar en el conocimiento de nuestra biodiversidad, ya sean escolares, colegiales, universitarios, científicos, tomadores de decisiones, comunicadores, empresarios o turistas.

Otro gran logro técnico y estratégico de Atta es su integración en la Red Mundial de Información de Biodiversidad (REMIB), coordinada por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) de México. Esta es la primera vez que se unen dos bases de datos de distintos países con un volumen de datos tan grande –más de cuatro millones de registros en total–, por medio de un esquema de acceso distribuido a la información.

En 2001, el número promedio diario de visitas a la página web del INBio fue de 12.000. Esta cifra incluye los accesos a los espejos del INBio que se mantienen en los sitios en Internet de la Universidad de Alberta (Canadá) y el Jardín Botánico de Missouri. El 80% de estas visitas corresponden a accesos a Atta, información sobre especies (las UBI) y especímenes.

   
  Comprensión geográfica
   

Pantallas de búsqueda del sistema de información Atta.

El procesamiento de la información sobre la biodiversidad tiene múltiples expresiones, una de ellas es el mencionado SIG. Durante 2001, el proyecto Ecomapas contribuyó al SIG institucional mediante la creación de:

• Un mapa final digital del área de Conservación Osa (ACOSA), que es utilizado por los funcionarios del Sistema Nacional de áreas de Conservación (SINAC).

• 15 mapas finales digitales de la Cuenca del río Savegre, que se utilizan en el ordenamiento territorial de la misma.

• 90% del mapa final digital del área de Conservación La Amistad-Pacífico (ACLA-P).

• 50% del mapa preliminar digital del área de Conservación La Amistad-Caribe (ACLA-C).

• 100% de la base de datos sobre la composición florística de ACOSA, 90% de la base de datos sobre la composición florística de ACLAP y 100% de la base de datos sobre la composición florística de ACOPAC.

• 100% de las bases de datos de fotografías digitales de los ecosistemas de ACOSA y la cuenca del río Savegre.

• 90% de las bases de datos de fotografías digitales de ACLAP y ACOPAC.

• Impresión de 15 mapas finales a escala 1:25.000 de la Cuenca del río Savegre.

• El 90% de un libro sobre los ecosistemas de ACOSA y la Cuenca del río Savegre, y el 40% de otra publicación similar referida a ACLAP.

Esta labor se complementa con otras fases relacionadas con el procesamiento de información de manera electrónica, como multimedios y la página web.

   
Acerquémonos >>>