Presentación

 

 

 

Al recapitular la labor cumplida durante un año, siempre es posible destacar logros o acciones particulares que, por su naturaleza y significado, tienen una especial trascendencia en el desarrollo de la organización y en el alcance de sus metas. Dichos logros son como peldaños que permiten subir y alcanzar otras cosas que todavía no eran accesibles.

Durante el 2001, el INBio completó el desarrollo de su sistema de manejo de información, denominado Atta, y lo puso a disposición del mundo por medio de la red de información Internet. Se debe destacar que, gracias a esta conexión, ofrecemos a los interesados un sistema de libre acceso a datos sobre más de 2.5 millones de especímenes pertenecientes a más de 20.000 especies de plantas, hongos, artrópodos, moluscos y nematodos. Difícilmente podrá encontrarse en América Latina y buena parte del mundo en desarrollo, un país que haya generado y abierto al libre acceso de los usuarios tanta información sobre su biodiversidad.

También debe destacarse que este avance, de poner el conocimiento de nuestra biodiversidad a disposición del usuario sin restricción de fronteras, se alcanzó gracias a la colaboración y apoyo de muchas entidades nacionales y extranjeras. El Ministerio del Ambiente y Energía (MINAE) y su Sistema Nacional de áreas de Conservación (SINAC) han sido socios y aliados en la realización del inventario de la biodiversidad en las áreas silvestres protegidas, de donde proviene la gran mayoría de los especímenes y la información. Igualmente, nuestros principales donantes, citados en el texto de este informe, facilitaron recursos financieros que permitieron realizar el trabajo de recolección y procesamiento de dichos especímenes, hasta llegar a su clasificación taxonómica final, en la que también colaboran distinguidos científicos de Europa y Norteamérica, principalmente.

Aunque en esta ocasión destacamos el logro de Atta, no debemos dejar de mencionar que éste es parte de un conjunto de acciones que son el resultado de la labor de un grupo de personas de formación muy diversa, que llevan adelante el llamado “proceso medular” de la institución. Este proceso comienza con la generación y captura de información, continúa con su procesamiento y se transforma en productos o acciones, que permiten no sólo transferir sino compartir verdaderamente tal información con los más diversos usuarios y para usos muy diferentes.

El lector podrá conocer, a través de los textos siguientes, el laborioso trabajo y los logros alcanzados en el esfuerzo por generar, procesar, transferir y compartir la información sobre la rica biodiversidad de nuestro país.

Rodrigo Gámez Lobo
Director General
INBio

 

Desde la biodiversidad >>>