Costa Rica: Tercer Informe de País

    Resumen Ejecutivo
Estudio Nacional de Biodiversidad, Costa Rica,
Avances a diciembre de 1998

 


        Con tan solo 51 100 Km.2 de superficie terrestre y 589 000 Km.2 de mar territorial, Costa Rica es considerado uno de los países con mayor biodiversidad a nivel mundial. Su posición geográfica e n el trópico, formando un puente junto con los demás países centroamericanos, entre dos masas continentales, sus dos costas y su sistema montañoso que provee numerosos y variados microclimas, son algunas de las razones para esta riqueza. Estudio Nacional de Biodiversidad realizado en 1992 por el Ministerio de Recursos Naturales, Energía y Minas, hoy MINAE, el Museo Nacional de Costa Rica y el Instituto Nacional de Biodiversidad, INBio y su actualización, revelan algunos aspectos interesantes sobre el estado de nuestra biodiversidad. Algunos datos significativos son los siguientes:

1.

Diversidad de ecosistemas

  


        foto01.jpg (7233 bytes)Costa Rica posee gran diversidad de ecosistemas, para efectos prácticos éstos se han agrupado en: boscosos, humedales, marinos y agrícolas, por cuanto, aunque en el país se han desarrollado diversos sistemas de clasificación ecológica, a la fecha ninguno se ha oficializado.

          En relación con los ecosistemas boscosos, es importante destacar el esfuerzo que ha realizado el Estado, para incrementar su valoración por parte de la sociedad y con ello su conservación, mediante el establecimiento del mecanismo de Pago por Servicios Ambientales, reconocido en nuestra legislación y que consiste en la compensación a los propietarios de áreas boscosas por los servicios ambientales que prestan a la sociedad por conservar sus bosques. Gracias a este y otros esfuerzos, Costa Rica ha disminuido la tasa de deforestación progresivamente, desde 43000 ha por año en 1983, 13000 en 1993 hasta un promedio de 5000 ha en los últimos 5 años. La cobertura forestal ha aumentado consecuentemente, hasta tener en 1997, un 40% del territorio con bosque. Falta por definir qué tipo de bosque o cobertura es la que se ha recuperado.

            En los últimos años, el tema de los Humedales cobra relevancia mediante diversas iniciativas emprendidas. Se ha llegado a determinar que este tipo de ecosistema abarca un 5% del territorio nacional. Dentro de esta categoría se encuentran entre otros, los manglares, esteros, el bosque anegado, pantanos, llanuras de inundación, lagos, lagunas y arrecifes. Los manglares ocupan un 0.76% del país. Siete humedales han sido denominados comos Sitios Ramsar o humedales de importancia internacional. Costa Rica es uno de los paíse firmantes del Convenio Internacional   sobre Humedales, RAMSAR, que tiene un inventario de sus humedales.

        Con respecto a los ecosistemas marinos, el país cuenta con 589 000 Km2, una longitud de costa de 210 Km en el Caribe y 1 106 km en el Pacífico. La amplia plataforma continental de ésta última costa, es uno de los factores determinantes de su riqueza pesquera. Se han realizado esfuerzos importantes para proteger la biodiversidad marina mediante el establecimiento de áreas silvestres protegidas marinas, distribuidas en parques nacionales, reservas biológicas y refugios de vida silvestre, que abarcan un total de 328256 ha.

        El contar con áreas protegidas marinas es una particularidad del esfuerzo nacional de conservación, ya que son pocos los países que han dado este paso.

        Destacan los ecosistemas marinos de la Isla del Coco con una abundante comunidad de peces endémicos, que representa el 17% de las 300 especies de peces que se han descrito en sus aguas. Se reconoce su importancia como centro de distribución de especies de la región Indo-Pacífico. Sobresale también el arrecife de coral, con 32 especies diferentes. La Isla constituye el primer punto de contacto para especies marinas, que viajan por la corriente ecuatorial desde el Pacífico Este y forma parte del área más extensa de aguas profundas en el planeta.

1.a Ecosistemas en áreas silvestres protegidas
inicio.gif (187 bytes)
Inicio

      
    El establecimiento de áreas silvestres protegidas, constituye uno de las acciones más relevantes en materia de conservación de biodiversidad en nuestro país. En la década de los 70s y 80s, se dió el mayor desarrollo del sistema de áreas silvestres protegidas de Costa Rica. No obstante en los últimos años, se ha dado el establecimiento de pequeñas áreas silvestres protegidas particularmente en las categorías de Refugio Nacional de Vida Silvestre y Zona Protectora. Actualmente el país tiene un 25.12% de su territorio bajo alguna categoría de manejo, pocos países en el mundo dedican tanto esfuerzo a la conservación de la biodiversidad.

        Dentro de las actividades que se han utilizado para agregar valor a los recursos de la biodiversidad protegidos en estas áreas, están el turismo y la valoración de otros servicios ambientales, lo que a su vez representa una de las formas más importantes para contribuir al mantenimiento y protección de dichas áreas. Cada año a partir de 1992 hasta 1996, y a la fecha sigue siendo así, entre un 55 y un 70% de los turistas extranjeros visitaron parques nacionales. El aporte del ecoturismo al PIB, equivale a un 0,1% y la visita internacional para 1996 fue cercana a los 268774 turistas, lo que ha aumentado sustancialmente en 1998.  El aporte del ecoturismo al PIB, equivale a un 0.1%. Cada año, desde 1992 y hasta 1996, entre un 55 y un 70% de los turistas extranjeros visitaron parques nacionales. En 1998, el porcentaje fue de 56%.

        Es preciso señalar el esfuerzo que ha venido realizando la iniciativa privada durante los últimos años, dirigido a establecer una red de reservas privada, que a la fecha abarca cerca del 1% del territorio del país.

        Los ecosistemas agrícolas representan también una forma de conservación de material genético. Aunque se ha avanzado en la utilización de mayor variedad de especies de interés agrícola, Costa Rica, al igual que el resto del mundo, basa su seguridad alimentaria en 3 especies: maíz, trigo y arroz. La biodiversidad silvestre representa un potencial enorme de posibilidades para ampliar este espectro de uso.

2.

Diversidad de especies
   

    
        Se estima que el país en tan solo el 0.001% de la superficie de la tierra, posee alrededor del 4% (ca 500000) del total de especies esperadas para el mundo (ca.14000000).

        De esta biodiversidad esperada para el país, ha sido identificado únicamente un 17% (ca 86000), lo que representa un 6% de las especies conocidas a nivel mundial (1413000).

       En Costa Rica, han sido identificadas un poco más de 86000 especies, lo que representa un 6% de las especies conocidas a nivel mundial (1413000). A la vez, de las especies esperadas para Costa Rica, cerca de 500000, se conoce unicamente un 17%, el 83% restante aún no es conocido para la ciencia.

       El avance general en cuanto al conocimiento taxonómico de la diversidad de especies es apenas de un 0.4% más con respecto a 1992. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no todos los grupos pudieron ser actualizados, además el número de especies descritas no expresa el conocimiento que se ha adquirido sobre ellas, generado por la investigación de las universidades e instituciones públicas y privadas, tanto nacionales como internacionales.

       Sin embargo esta investigación está dispersa y a pesar de los avances, hay vacíos en estudios ecológicos, monitoreo de estado de población, usos y taxonomía. La biodiversidad terrestre es mejor conocida que la marina.

        El cuadro siguiente muestra el estado del estado del conocimiento en el país de la diversidad de especies por grupo taxonómico:

Grupo

Nº especies esperadas para Costa Rica

Nº especies descritas para Costa Rica

Virus
Especies
Investigación

8000

125

Monera
Especies
Investigación

26350

213

Fungi
Especies
Investigación

65000

845

Algae
Especies
Investigación

4350

513

Plantae
Especies
Investigación

12117

10979

Protozoa
Especies
Investigación

8000

670

• Insectos

360000

65883

Otros invertebrados

17235

4535

Vertebrados
Especies
Investigación

2983

2407

Total

504035

86170

        Los grupos de especies de Costa Rica que más se conocen taxonómicamente son los mamíferos y las aves. En cambio se conoce muy poco de la mayoría de los grupos de microorganismos y artrópodos, en donde se espera la mayor diversidad.
     

2.a

Extinciones conocidas, especies amenazadas, en peligro, raras y vulnerables
inicio.gif (187 bytes)
Inicio

        
         Hasta hoy no hay evidencia publicada que revele la extinción reciente de alguna especie en el país. Sin embargo, sí hay datos es de las especies amenazadas o vulnerables, debido principalmente a la alteración de los ecosistemas, introducción de especies exóticas, cacería y extracción ilegal, entre otros.

        Dentro del marco del Convenio internacional CITES de tráfico de especies amenazadas, el MINAE elabora periodicamente un decreto que actualiza, por medio de consulta a expertos, las listas de especies de aves, mamíferos, reptiles y anfibios, así como de algunos invertebrados, con poblaciones reducidas o amenazadas y en peligro de extinción. Estas listas representan una guía para la adecuada gestión de la biodiversidad, ya que la investigación existente no es suficiente para determinar a ciencia cierta, el estado de las especies.

        Los grupos con más especies amenazadas son el de las aves, y dentro de las plantas, las orquídeas.

foto04.jpg (5843 bytes)        De las 12000 especies de plantas que se estiman para Costa Rica, entre 1200 y 1400 (10- 12%) se pueden considerar como amenazadas.

          Del total de la flora costarricense, un poco más del 25% se consideran especies raras debido a que son escasas y conocidas en pocas localidades.

       A causa del proceso de deforestación, más de la mitad del total de la flora (ca. 6500 especies), se consideran vulnerables o propensas a ser especies amenazadas. Un alto porcentaje de insectos (aproximadamente el 75%) son exclusivos del bosque natural, por lo tanto la destrucción de estos ecosistemas, trae consigo el peligro para estas especies.

       Se espera que todas las especies de peces de agua dulce (135) están amenazadas en mayor o menor grado, debido entre otros, a la contaminación, desvío de cauces, extracción de materiales para construcción y sedimentación.

       En el grupo de los anfibios, considerado en peligro en todo el mundo, un sapo endémico (Atelopus senex) está disminuyendo considerablemente su población y del sapo dorado (Bufo periglenes) no se tienen registros desde hace varios años. Igual situación pasa en el grupo de las aves, con el águila harpía (Harpia harpyja) y una especie de halcón (Falco deiroleucus).

       Los mamíferos, uno de los grupos mejor estudiados en el país, cuentan dentro de la lista de especies amenazadas y en peligro de extinción, con especies como la danta, el jaguar, el mono ardilla, el manatí y el oso caballo. Este último es la especie más amenazada de toda Centroamérica.
 

2.b Especies endémicas
    

   
         Costa Rica es considerada como de endemismo moderado. Conforme se avanza en el conocimiento de la biodiversidad en el país, en la región y en el mundo, especies que eran consideradas endémicas aquí, puede ser que se encuentren en otro país, por lo tanto deja de ser endémica para nosotros. Por lo tanto, de acuerdo a la investigación y la información que se tiene hasta el momento, hay datos de endemismo para algunos grupos, especialmente los mas conocidos: mamíferos, aves, reptiles, peces, anfibios y plantas.

       Utilizando cifras bastante conservadoras, se estima que aproximadamente un 10% de las plantas de Costa Rica son endémicas (unas 1200 especies), distribuidas en diferentes localidades a lo largo y ancho del país. De estas 1200, ya hay 1090 descritas.

       En cuanto a vertebrados, se estima que no existen especies de mamíferos endémicas solo de Costa Rica, pero sí existen por ejemplo, en el área de Talamanca – Chiriquí.

       En nuestro país se han definido 4 áreas de endemismo: Región del Golfo Dulce, que incluye desde la Península de Osa hasta Punta Burica, la región de las tierras altas de la Cordillera Volcánica Central, la de Talamanca y la Isla del Coco. Estas regiones ocupan el 20% del territorio nacional. Desde el punto de vista florístico, la región del Pacífico Central podría considerarse como otra de las regiones nacionales de alto endemismo.
  

3.c Especies introducidas
   

  
       Las especies introducidas o exóticas son aquellas que proceden de otra región y que se trasladan por acción humana. No se tienen datos exactos sobre el número de especies introducidas y su impacto en los ecosistemas naturales.

       En el caso de los peces hay 37 especies exóticas, entre ellas la trucha (Salmo gardneri) y la tilapia (Tilapia sp), así como varias especies utilizadas en los acuarios.

      Dentro de las aves introducidas se encuentran los canarios, pericos de amor, pavo real, lapa azul y la avestruz.

       Por otra parte existen otras especies que han ampliado su distribución posiblemente ayudadas por la alteración del medio, entre ellas se encuentran el gorrión europeo (Passer domesticus), el coyote (Canis latrans), una especie de lagartija (Anolis cristatellus) y el zanate, Quiscalus mexicanus.

       En las plantas no existen muchos datos, pero se considera que unas 1500 especies han sido introducidas ya sea por ornamento o alimentación.
          

3. Diversidad genética
    


        El análisis de la diversidad genética entre y dentro de las especies, se inició entre los años 50 y 60 y desde entonces, el análisis se ha enfocado en la citogenética y en menor grado en isozimas y ADN. En el país solo existen estudios puntuales y modestos, y la información al respecto está dispersa.

       Los virus son el grupo del que hay más información genética, seguido por las plantas, específicamente las superiores ( ej. pejibaye, árboles maderables, banano y café).

       En animales se han estudiado los nemátodos, insectos, onycóforos, corales, anfibios (ranas y salamandras), peces (tilapia), reptiles (serpientes), mamíferos (cerdos de la Isla del Coco, roedores y murciélagos).

      El énfasis en la investigación de las bacterias ha sido en bactereología médica para humanos y animales. Además, por su enorme capacidad de adaptación (al igual que los hongos), se están analizando sus usos potenciales.
    

4.

Usos y valoración de los ecosistemas

Inicio
 
       La seguridad alimentaria, el agua necesaria para sus quehaceres diarios y su sobrevivencia, el vestido, las medicinas, la protección del frío, lluvia y demás inclemencias del tiempo, diversión, paz espiritual, elementos como base cultural y religiosa, así como su sustento económico, son algunos de los recursos de la biodiversidad que el ser humano ha utilizado desde tiempos milenarios. El reto es una utilización sostenible de esos recursos para el beneficio de las presentes y próximas generaciones. A pesar de esto, el ser humano no parece aún valorar adecuadamente su importancia. La destrucción de la biodiversidad continua a un ritmo sin precedentes.

       Para la adecuada toma de decisiones ante el reto de una utilización sostenible de recursos para el beneficio de las presentes y próximas generaciones, en Costa Rica se han estado haciendo esfuerzos para determinar el valor económico de la riqueza biológica, es decir, en cuánto contribuye ésta a la economía del país. Algunos ejemplos son los siguientes:

       El pago de Servicios Ambientales ha involucrado a más de 22 mil pequeños y medianos productores forestales, con un área total promovida de 279000 ha, de la cuales 145000 corresponden a plantaciones forestales, 102000 a bosques protegidos, y 32000 a manejo sostenido del bosque.

       Este proceso de incentivos y pago de servicios ambientales, ha requerido de una inversión de 115 millones de dólares por parte del Estado y más de 800 millones de dólares de inversión privada solo en la reforestación de 145000 ha en los últimos 10 años, la gran mayoría en tierras degradadas por la agricultura y la ganadería extensiva.

       Hay intentos para definir el costo de la conservación en sí. Estos estiman un presupuesto a 10 años plazo de poco más de 500000 millones de dólares, monto que debería invertir Costa Rica para desarrollar la capacidad nacional de conservar la biodiversidad.

       Para 1996, la pesca (pescados, mariscos, tortugas y otros) generó ingresos por 7670 millones de colones.

       Además de la valoración de la biodiversidad, especificamente de los bosques, para el pago de servicios ambientales, se han realizado estimaciones de los beneficios que proporciona la biodiversidad, no solo vista como el recurso forestal, al desarrollo socio-económico de nuestro país. Asimismo, hay intentos para definir el costo de la conservación en sí, que estiman el monto de poco más de 500 000 millones de dólares, que debería invertir Costa Rica en una estimación de presupuesto para un plazo de 10 años, para desarrollar la capacidad nacional de conservar la biodiversidad.

      La flora medicinal de Costa Rica se estima en más de 500 plantas y se aprovechan alrededor de 406 especies. En el país se comercializan 126 plantas medicinales, de las cuales un 82% (103) son producidas-extraídas a nivel nacional. Dentro de estas, un 47% (48 plantas) son silvestres, extraídas en forma irracional de los ecosistemas naturales, 37% son especies cultivadas y un 16% corresponde a cultivos agrícolas de los cuales se utilizan algunas partes como medicinas.

      La venta de plantas medicinales es tradicional en mercados, en ferias del agricultor y en ventas ambulantes, con precios relativamente bajos. En los últimos años se han establecido con éxito creciente, las tiendas de productos naturales, biosalud o botánicas, comercializando cada una de ellas, un promedio de 54 especies. La presentación más popular es mediante tes y en 1992, se comercializó aproximadamente 123280 kg de materia prima a nivel nacional, se realizaron exportaciones a Panamá y algunas empresas buscan introducirse en el mercado canadiense.

       Costa Rica ha exportado basicamente 4 especies de uso farmacológico (ipecacuana, quina, zarzaparrilla y aloe). De estos, el producto mas importante para exportación es la ipecacuana, de la cual se realizaron exportaciones por un total de 89972 kg, con un valor de USA $ 4229875, para el año 1992.

      La gran mayoría de las plantas medicinales son extraídas del bosque. Asociada a esta extracción, se encuentra un fuerte pero disperso sector informal de recolectores, el cual se mide por el hecho de que hay 13 especies silvestres de gran importancia, de éstas, tan solo tres especies, concentran la mitad del volumen que se debe recolectar para satisfacer la demanda y provienen del bosque.

      Para el manglar y las artesanías se están llevando a cabo estudios para determinar su contribución real a la economía nacional.

       La bioprospección es una forma de búsqueda de usos sostenibles a partir de la biodiversidad silvestre. Especificamente el programa de Prospección del INBio, ha trasnferido en forma directa, o en capacitación y equipo, al SINAC y a las universidades públicas, especialmente a la Universidad de Costa Rica, para la conservación e investigación en biodiversidad, cerca de dos millones de dólares, desde 1991 hasta 1998 ( Martín, N. INBio. 1999. Comun. Pers.)

       Se ha avanzado entonces en valorar economicamente la biodiversidad, con el fin de que sea conservada. Un aspecto muy importante que debe ir paralelo a esta valoración económica con cifras, es la generación de un cambio de actitud en los costarricenses mediante la educación y la conciencia pública. Es un proceso que el Estado debe asumir, con el apoyo de instituciones y organizaciones no gubernamentales, para asegurar la conservación a perpetuidad de nuestra riqueza biológica.

Estudio de País - Costa Rica