Costa Rica: Tercer Informe de País

 

 indice     Estudio Nacional de Biodiversidad

  

Estudio Nacional de Biodiversidad

3.5

Especies Introducidas / Exóticas

inicio
Inicio


        Según la Ley de Biodiversidad, las especies exóticas son las especies de flora, fauna o microorganismos, cuya área natural de dispersión geográfica no corresponde al territorio nacional y se encuentra en el país, producto de actividades humanas voluntarias o no, así como por la actividad de la propia especie (Asamblea Legislativa, 1998).

        Gran cantidad de especies hayan ingresado al país como animales domésticos, cultivos exóticos, como especies asociadas a estos, o como plagas. El número de especies introducidas en este grupo no es está claro, pero para la mayoría de los vertebrados existen algunos datos. En el cuadro Estado ecológico de las especies por categoría se resume el número de especies exóticas para los grupos más conocidos, se incluyen tanto los datos de 1992, como los estimados en 1998, según los expertos y el WCMC (World Conservation Monitoring Center, Groombridge, 1994).

        En el caso de peces, la introducción de especies exóticas y el traslado de peces nativos dentro del país, no han cambiado en gran escala. Hay cerca de 40 especies exóticas, 15 de ellas forman parte ya de la fauna nativa de aguas dulces. La mayoría de las especies restantes son usadas en peceras decorativas; mientras que otras son cultivadas con fines deportivos o para alimentación, como Salmo gardneri (trucha) que se siembra en estanques especiales en las zonas altas del Cerro de la Muerte, y que también ha sido introducida en varios ríos de altura como los del valle de Los Santos, y por otra parte, Tilapia sp (tilapia) que se cultiva en zonas bajas del Atlántico, como Guápiles y es parte de la fauna del Lago del Arenal, donde cada vez son mas abundantes, pero según parece sin eliminar las especies nativas, como el guapote de gran importancia económica (pesa deportiva y alimentación) (Bussing, UCR. 1987, 1998, Comun.Pers).

        El uso extendido de nombres comunes, para referirse a los peces exóticos que se usan como decorativos, en los permisos de importación que lleva el SINAC, limita tener una idea clara de la cantidad de especies que se está tratando, pues no se sabe si una especie es llamada vulgarmente de varias formas.

        En aves un alto porcentaje, aproximadamente un 90% de las especies exóticas, se tienen como mascotas, vendidas en tiendas veterinarias (por ejemplo canarios, pericos de amor, "finches" (pinzones), etc.), y algunas otras se usan como ornamentales en fincas privadas (el pavo real, la lapa azul, etc.).

        Debe mencionarse el caso de Strutio camelus (avestruz) que se trajo al país a principios de los 90, para comercializar su carne, plumas y otros derivados. Esta introducción se hizo sin estudios ni tampoco precauciones sanitarias de ingreso al país ( Jiménez, J. 1992, Comun.Pers. In MIRENEN, MNCR, INBio, 1992).

        En cuanto a los mamíferos, algunas especies se mantienen en zoológicos, como Pan troglodytes (chimpancé), Panthera leo (león) mientras que otras se encuentran en sitios privados, incluyendo Erythrocebus patas (mono patas), Saguinus oedipus (mono tití), Papio sp (mandril), y Equus sp (zebra).

        Vale comentar el caso de Syncerus caffer (búfalo de agua) que se está tratando de usar para obtener carne y leche en zonas calientes y húmedas del litoral atlántico.

        Deben también mencionarse tres especies de distribución cosmopolita de ratones múridos: Rattus rattus (rata de alcantarilla), Rattus norvegicus (rata) y Mus musculus (ratón casero) que compiten fuertemente con el ser humano por el alimento y tienen una gran importancia económica, siendo además transmisoras de varias enfermedades (Vaughan,1988).

        Existen por otra parte especies que son "exóticas naturales", que han ampliado su distribución posiblemente ayudadas por condiciones que el ser humano ha proveído al alterar el medio ambiente, como por ejemplo Passer domesticus (gorrión europeo) que se ha establecido en ciudades y pueblos desde el norte del continente a donde llegó inicialmente (Stiles & Skutch, 1989, 1995); Columbina inca (San Juan) que viene ampliando su distribución desde el norte en campos abiertos y poblados (Stiles & Skutch, 1989, 1995); Canis latrans (coyote) que al parecer también ha aprovechado el proceso de deforestación y está ampliando su distribución hacia el sur. Igualmente en esta categoría entran también Agkistrodon bilineatus (serpiente mocasín), Anolis cristatellus (lagartija), Osteopulus septentrionalis (rana) (Bolaños, F. UCR.  Comun.Pers.In: MIRENEN, MNCR, INBio, 1992) y el Quiscalus mexicanus (zanate). Este último ha ido desplazándose tierra adentro a través de los años (a principio de siglo solo se conocía a lo largo de la costa Pacífica), expandiéndose considerablemente de las dos costas hasta los 1500 m. En general es considerado una plaga (Stiles & Stuch, 1995)

        Con respecto a plantas, no hay muchos datos, pero se puede esperar que unas 1.500 especies hayan sido introducidas al país con diversos fines, principalmente ornamento y alimentación (Zamora, N. y Jiménez, Q, INBio, 1991 y 1999, Comun. Pers).

 

Estudio de País - Costa Rica