Costa Rica: Primer Informe de PaĆ­s

La labor de Costa Rica con respecto al Artículo 6 de la Convención sobre la Diversidad Biológica
A. Políticas nacionales

1. Marco conceptual, institucional y participación de la sociedad civil

Costa Rica participó en la Cumbre de la Tierra en 1992, la cual tuvo como resultado la firma de las convenciones internacionales de Diversidad Biológica, Cambio Climático, Agenda 21 y la Declaración sobre Principios Forestales. También participó y suscribió acuerdos en las principales cumbres sociales realizadas a partir de la Cumbre de Río: la Cumbre de El Cairo en 1994 sobre Población y Desarrollo; la de Beijing sobre la Mujer; la de Copenhague en 1995 sobre Desarrollo Social y la de Estambul Hábitat II sobre Vivienda y Asentamientos Humanos. Dichos acuerdos, especialmente los de Río, han influido políticamente en el país, la región y el hemisferio.

En Centroamérica los Presidentes firmaron en 1994, bajo el marco del Convenio sobre la Diversidad Biológica, el Convenio para la Conservación de la Biodiversidad y Protección de Areas Silvestres Prioritarias en Centroamérica, así como el Convenio Regional para el Manejo y Conservación de Ecosistemas Naturales Forestales y el Desarrollo de Plantaciones Forestales. Este proceso culmina en octubre de 1994, con la firma de la Alianza para el Desarrollo Sostenible de Centro América (ALIDES).

A nivel hemisférico, los Presidentes y Jefes de Estado firmaron, en diciembre de 1996 en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, la Declaración de Santa Cruz de la Sierra y Plan de Acción para el Desarrollo Sostenible de las Américas. Todos estos pronunciamientos, plantean la necesidad de que los países incorporen en sus políticas nacionales, un desarrollo social y económico en armonía con la naturaleza.

El 9 de mayo 1994, en el Foro del Bosque a la Sociedad, en su primera actividad oficial, el Señor Presidente de la República, Ing. José María Figueres Olsen, propone convertir a Costa Rica en un proyecto piloto de desarrollo sostenible. Se fortalecieron entonces acciones que ya eran parte del quehacer político y del pensamiento costarricense en materia de conservación de la biodiversidad y desarrollo social, y se promovieron por otro lado, actividades novedosas, como parte del cumplimiento de los compromisos adquiridos con la firma de las convenciones y acuerdos regionales.

La Estrategia de Conservación para el Desarrollo Sostenible (ECODES) de Costa Rica publicada en 1990, ya incluía dentro de sus componentes, el desarrollo de una Estrategia Nacional de Biodiversidad, que se venía gestando paralelamente, enfocada en tres puntos fundamentales: Salvar, Conocer y Usar. La unión de estos tres componentes en un ciclo, se venía dilucidando internacionalmente en la Estrategia Mundial de Conservación de la Biodiversidad, en cuyo desarrollo nuestro país tuvo participación directa.

ECODES estableció como prioridad de acción en biodiversidad, el fortalecimiento de las áreas protegidas del país bajo el Sistema Nacional de Areas de Conservación, cuyo marco conceptual se venía desarrollando desde 1988. Se le da prioridad además a la participación de la sociedad civil, a la búsqueda de usos sostenibles de la biodiversidad y a la formación de una institución que fuera la responsable de cubrir los componentes de Conocer y Usar.

La Estrategia de Biodiversidad que se venía formulando en Costa Rica, más que en forma escrita, en forma de hechos, desde la Oficina de Biodiversidad del entonces recién formado (1986) Ministerio de Recursos Naturales, Energía y Minas, hoy Ministerio del Ambiente y Energía (MINAE), dió como resultados importantes la creación del Instituto Nacional de Biodiversidad (INBio) en 1989, el marco conceptual de lo que hoy es el Sistema Nacional de Areas de Conservación (SINAC) (1989 al presente) y la implementación del mecanismo novedoso de canje de deuda para conservación en el país (1988).

Por otro lado, los lineamientos oficiales de política del Plan Nacional de Desarrollo (PND 1994-1998) y el Plan de Política Ambiental (PPA) actualmente en proceso de implementación, incluyen dentro de su planteamiento la estrategia de salvar, conocer y usar en lo que a biodiversidad se refiere.

El PND propone una estrategia guiada por el concepto de desarrollo sostenible, en torno a cinco grandes objetivos: social, económico, político, institucional y ambiental, en el que se establece avanzar hacia un desarrollo en armonía con la naturaleza. Dicho planteamiento busca crear bases sólidas para un desarrollo que sea sostenible en todas sus dimensiones. Vendría a ser como la Agenda 21 nacional, donde se manifiesta la intención del Gobierno de Costa Rica de "conducir a la sociedad costarricense por la senda del desarrollo sostenible y la equidad". Este Plan fue coordinado por el Ministerio de Planificación Nacional y Política Económica (MIDEPLAN).

El PPA (MIDEPLAN-MINAE, junio 1996), destaca específicamente como políticas para la protección, conservación y manejo de los recursos naturales, lo siguiente: la consolidación del Sistema Nacional de Areas de Conservación; la promoción del conocimiento y el uso no destructivo de la biodiversidad; el reformar políticas en otros sectores de la economía que crean distorsiones en las decisiones de uso de la tierra y el ordenamiento de la zona marino costera. Estos planes implican el desarrollo de programas interinstitucionales e intersectoriales. (Inicio)

Merece especial atención el hecho de que a nivel de la Constitución de la República, se incorporó el derecho de los costarricenses a un ambiente sano. Además, como parte de un programa promovido por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Defensoría de los Habitantes y el Consejo Nacional de Rectores (CONARE), se prepara en 1994 un estudio desagregado analizando el desarrollo humano sostenible en el país, utilizando indicadores claros e información oportuna en aspectos sociales, económicos, ecológicos y políticos. Este estudio se ha continuado elaborando anualmente y se conoce como "Estado de la Nación". El análisis de información, tal como se presenta, permite una visión integral de la problemática en los distintos sectores. Otro documento importante, se produce por primera vez en 1996, y recibe el nombre de Costa Rica: Panorama Nacional, elaborado por MIDEPLAN.

La conformación de una institucionalidad para promover el desarrollo sostenible, que incluye instancias de carácter segmental e intersegmental, apoya también la integración de las políticas en conservación y uso sostenible de la biodiversidad. En el ámbito gubernamental, se encuentra la creación del Sistema Nacional para el Desarrollo Sostenible (SINADES).

Este Sistema se crea en 1994 (Decreto Ejecutivo No. 23671), como un órgano de articulación de acciones y estrategias requeridas para la promoción del desarrollo sostenible. SINADES está en proceso de implementación con apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y opera con una secretaría establecida en el Ministerio de Planificación Nacional y Política Económica (MIDEPLAN), cuenta además con comisiones técnicas consultivas, responsables de retroalimentar la toma de decisiones a nivel del poder ejecutivo.

Como una de estas comisiones se conformó la Comisión Asesora en Biodiversidad (COABIO) (Decreto No. 24555-MIRENEM-PLAN), integrada por expertos nacionales en los diferentes temas que trata la Convención de la Diversidad Biológica. La misma tiene como objetivo promover la divulgación y la organización de discusiones acerca de conservación, uso sostenible de la biodiversidad y distribución equitativa de los beneficios derivados de este uso.

También como parte de SINADES, se estableció la Comisión Nacional de Ordenamiento Territorial (TERRA) y más recientemente, en noviembre de 1996, la Comisión Técnica Consultiva de Información para el Desarrollo Sostenible (INFODES).

La institucionalidad de carácter intersegmental se expresa en el Consejo Nacional de Desarrollo Sostenible (CONADES), la Comisión Consultiva Intersegmental para el Desarrollo Sostenible (CCI) y la Fundación de Cooperación para el Desarrollo Sostenible (Fundecooperación).

El seguimiento de los acuerdos de Río y otros acuerdos jurídicos internacionales ambientales, le corresponde al Ministerio del Ambiente y Energía (MINAE). Para cumplir con la Convención de Cambio Climático se creó además de la Comisión consultiva en el tema y el Programa Nacional de Cambio Climático. Entre las acciones desarrolladas destacan el inventario nacional de gases de efecto invernadero, que se completó en 1995 y el desarrollo de mecanismos novedosos de implementación conjunta para la reducción de gases con efecto invernadero. Para encauzar estas iniciativas, se creó la Oficina de Implementación Conjunta (OCIC), adscrita al MINAE.

La Convención sobre la Diversidad Biológica, la Declaración sobre Principios Forestales, y los convenios regionales, orientan y fortalecen entonces las políticas nacionales de conservación y uso sostenible de la biodiversidad, como parte del marco nacional en desarrollo sostenible.

Un aspecto fundamental de la institucionalidad que se ha generado para promover el desarrollo sostenible, y dentro de él, las políticas para la conservación y uso sostenible de la biodiversidad, es la mayor promoción de espacios y mecanismos de participación y estructuración de la sociedad civil y otros sectores como el empresarial y el académico. Estos espacios han sido básicos para promover cambios de actitud de los diferentes segmentos de la sociedad, necesarios para avanzar en la implementación de estas políticas.

Muestra de esto, es la formación de la Comisión Nacional de Organizaciones No Gubernamentales y Organizaciones Sociales para el Desarrollo Sostenible (CONAO), que incluye a mas de 600 organizaciones. En el ámbito empresarial, se creó una comisión y una unidad técnica de desarrollo sostenible en la Unión de Cámaras y Asociaciones de la Empresa Privada (UCCAEP); en el segmento académico, se crearon varias comisiones en el seno del Consejo Nacional de Rectores (CONARE), entre las que destacan la de desarrollo sostenible, educación ambiental y la de biodiversidad. Los pueblos indígenas conformaron la Mesa Nacional Indígena y se fortaleció la participación de la Mesa Nacional Campesina como instancias de concertación, proposición de políticas e implementación de las existentesen desarrollo sostenible en sus comunidades.

El esquema del SINAC busca la integración de las comunidades aledañas a las áreas protegidas a través de los Consejos Locales, la creación de estructuras colegiadas de toma de decisiones, la integración de la investigación en colaboración con las universidades, organizaciones no gubernamentales como la Organización de Estudios Tropicales (OET), el Centro Científico Tropical (CCT) y el INBio. Otro ejemplo es la reciente creación de la Red de Reservas Privadas, dirigidas al ecoturismo, educación, investigación y protección de la biodiversidad que ahí está representada.

A nivel institucional, destaca la reorganización del MINAE en lo que a gestión de recursos naturales se refiere. Vía administrativa se integraron la Dirección General Forestal, la Dirección General de Vida Silvestre y el Servicio de Parques Nacionales en una sola organización el SINAC, aspecto este que se desarrolla en más detalle en el punto 2.1.2 de este documento.

En materia de planificación, en 1997 por primera vez se contó en el país con un documento oficial de políticas de manejo de áreas silvestres protegidas y en la actualidad, se encuentra en proceso de oficialización el documento de políticas del SINAC para el fomento del uso sostenible de los recursos naturales del país, incluyendo educación ambiental como un componente estratégico de fomento.

Cabe destacar además de todo lo anterior, la integración de elementos propios de la conservación y el manejo sostenible de la biodiversidad en el Plan Nacional de Ciencia, Tecnología, Calidad e Innovación, en el Programa de Equipos Básicos de Atención Integral en Salud, y en el Programa de Centros Agrícolas Básicos de Servicios.

Inicio

Estrategia Nacional de País - Costa Rica