Costa Rica: Primer Informe de PaĆ­s

 

La labor de Costa Rica con respecto al Artículo 6 de la Convención sobre la Diversidad Biológica


F. Hacia una Estrategia Nacional de Biodiversidad

Una de las primeras labores realizadas por COABIO al iniciar funciones en 1995, fue realizar una revisión de la situación nacional en materia de biodiversidad, a la luz del Convenio sobre la Diversidad Biológica. Este análisis identificó entre otros, los siguientes elementos, muchos de los cuales han tenido avances en estos dos años (COABIO, Informe Primera Etapa, 1995):

  • Se cuenta con un marco legal vasto pero disperso y sin coordinación. Se necesita adaptar a la realidad nacional, el Convenio sobre la Diversidad Biológica.
  • La creación del Ministerio de Recursos Naturales, Energía y Minas que inició operaciones en 1986, dio el marco institucional requerido para iniciar el proceso de planificación de los recursos de la biodiversidad
  • La creación del INBio en 1989, le dio mayor relevancia al tema de biodiversidad en el país y brindó pautas a nivel nacional e internacional
  • El inicio de canje de deuda (1989) para conservación como un mecanismo innovador de financiamiento para la conservación.
  • El país ha contado con apoyo internacional en la conservación de la biodiversidad, sin embargo este apoyo no necesariamente responde a las verdaderas necesidades, por falta de políticas claras en el campo.
  • Los planes y estrategias en materia de biodiversidad no se han ejecutado como un proceso ordenado de desarrollo de recursos de biodiversidad, sino que los planes de gobierno han rescatado solo algunos elementos. Se necesita elaborar una Estrategia Nacional de Biodiversidad con la participación de todos los sectores.
  • Ha faltado apoyo para la participación de la sociedad civil
  • Un sistema de áreas protegidas como eje de la política nacional de conservación, carente de recursos financieros y de una visión de desarrollo y sostenibilidad. No se ha fortalecido el SINAC en toda su dimensión.
  • Investigación: Falta estandarización para la definición y seguimiento de ecosistemas, directrices de manejo y establecimiento de áreas protegidas, recuperación de especies amenazadas y restauración de ecosistemas, e investigación relacionada a la biodiversidad y su estado.
  • Poco apoyo a la conservación ex-situ
  • Fortalecer la bioseguridad tanto en organismos genéticamente modificados como en especies introducidas.
  • Falta desarrollo de más incentivos, y mecanismos para su seguimiento.
  • Se necesita replantear las políticas educativas en el tema ambiental (bioalfabetización) a todo nivel, buscando la integración educación-ambiente. Falta concientización sobre el valor de la biodiversidad.
  • Propiedad intelectual conflictiva y confusa.
  • Poco apoyo a la preservación de las tradiciones de comunidades indígenas y locales.
  • Falta un adecuado monitoreo de los estudios de impacto ambiental y la legislación pertinente.
  • El acceso a los recursos genéticos no está bien reglamentado.
  • Falta formulación de políticas nacionales para el ordenamiento, manejo y acceso a la información en biodiversidad, de tal forma que llegue a los usuarios en forma adecuada y sea utilizada en toma de decisiones.
  • Falta recurso humano capacitado a la luz del Convenio, especialmente en conservación in situ, y ex-situ, monitoreo, propiedad intelectual, acceso a la tecnología y su transferencia, intercambio de información y cooperación científica y técnica, así como en biotecnología y bioseguridad.
  • Biotecnología en desarrollo y sin normativa adecuada.
Estos elementos fueron el eje temático para la elaboración de un proyecto de ley de biodiversidad en 1996, que fue presentado a la Asamblea Legislativa en enero de 1997, como respuesta a su solicitud a COABIO de criterio sobre un proyecto en la materia que estaba en la corriente legislativa. Posteriormente y a raíz de las innumerables recomendaciones que recibió el proyecto en estudio, la Comisión del Ambiente decidió formar una Comisión Técnica que elaborara un proyecto de consenso, dando como resultado el proyecto actual que sustituyó casi en su totalidad al primero.

Paralelamente COABIO gestó el proyecto de la Estrategia Nacional de Biodiversidad, avalado por el MINAE y SINAC y presentado al PNUD dentro del componente de Enabling Activities del Fondo Mundial Ambiental (GEF). Este proyecto contempla la elaboración de la Estrategia en tres componentes: el Informe de País, la segunda versión del Estudio de País y la elaboración, partiendo de estos dos documentos diagnóstico, de la Estrategia en si. El marco conceptual es el ya establecido como política nacional: Salvar, conocer y usar, pero con la participación de todos los sectores involucrados. La consulta iniciará en junio de 1998 e incluye la elaboración de por lo menos 25 talleres, de los cuales 22 se realizarán en las Areas de Conservación. La Unidad Ejecutora nombrada por el MINAE, es el INBio.

Como se indicó en el punto 1.1.1, el país no cuenta con un documento específico que represente la estrategia nacional de biodiversidad, si no que ésta, ha surgido en la práctica, producto de visionarios y de la conjunción de numerosos esfuerzos de planificación de los recursos naturales y del mismo proceso de desarrollo institucional en la materia. Esta estrategia implícita se ha basado en los siguientes puntos:

  • Salvar muestras representativas de biodiversidad silvestre por medio de las áreas silvestres protegidas administradas por el SINAC (con apoyo de algunas ONG's conservacionistas como
  • Fundación de Parques Nacionales (FPN), FN, FUNDECOR) y la Red Costarricense de Reservas Privadas a cargo del sector privado;
  • Mejorar el conocimiento acerca de la rica biodiversidad existente, principalmente en las áreas silvestres protegidas (actividad ejecutada por universidades, museo nacional, investigadores independientes y el INBio, entre otros;
  • La búsqueda de usos sostenibles e inteligentes de esa biodiversidad, actividad pionera ejecutada por el INBio y las universidad nacionales;
  • Alcanzar la sostenibilidad institucional y de los usos de la biodiversidad.

En el desarrollo de esta estrategia, el SINAC e INBio han unido esfuerzos mediante un "convenio de cooperación" firmado en 1992 y ampliado en 1994. Dentro del marco del convenio, el SINAC se ha orientado primordialmente a la tarea de salvar muestras representativas de la biodiversidad (protección) y establecer la relación con el agropaisaje (fomento, educación, control).

El INBio se han concentrado en la búsqueda del conocimiento y usos sostenibles de la biodiversidad, como un elemento medular en la conservación a perpetuidad de la rica biodiversidad costarricense.

Por su parte el SINAC, como órgano rector de esta estrategia dentro del MINAE, se ha planteado la misión de consolidar un sistema nacional de áreas de conservación integrado y planificado con otras dependencias del Ministerio, en donde la autoridad y competencias se delegan hacia las regiones y se da amplia participación a la Sociedad Civil en la toma de decisiones brindando calidad y eficiencia en el servicio al cliente.

Sus principales objetivos dentro del programa nacional son:

  • Consolidar territorialmente el Sistema de Areas Silvestres Protegidas a fin de:
  • Garantizar la conservación de la biodiversidad del país;
  • Fortalecer la capacidad de gestión de las áreas de conservación (estrategia de sostenibilidad);
  • Facilitar y promover el manejo responsable y la conservación de los recursos naturales por el sector productivo, para integrarlos al desarrollo económico y social del país; y
  • Controlar el uso y manejo sostenible de los recursos naturales, mediante disposiciones técnicas y normas jurídicas establecidas, con la participación de la sociedad civil.

Inicio

Estrategia Nacional de País - Costa Rica