Costa Rica: Primer Informe de PaĆ­s

La labor de Costa Rica con respecto al Artículo 8 de la Convención sobre la Diversidad Biológica

Preservación y respeto a los conocimientos, innovaciones y prácticas de las comunidades indígenas y locales

El proceso de preservación de la variedad de culturas no es asunto fácil, sobre todo en una Costa Rica globalizada, con gran influencia y presión de corrientes internacionales. Sin embargo a través de los años, el país tomó la decisión, con la cual se debe ser congruente, de conservar una gran parte de su territorio, como área protegida. Las consecuencias de esta decisión tienen que ver con todos los sectores de la sociedad costarricense, incluyendo el sector campesino e indígena.

Ambos sectores están pasando por reestructuraciones y adaptaciones socio-culturales y económicas desde hace varios años, a fin de lograr integrarse a las políticas nacionales de globalización. En cuanto al uso sostenible de la biodiversidad, paradójicamente los caminos van en diferentes direcciones. Por un lado, hay grandes amenazas de que la comunidad indígena pase a ser parte del resto de la población costarricense, desapareciendo como tal, y por otro lado, los campesinos están iniciando un proceso de concientización para utilizar racionalmente los recursos naturales, con metodologías y sistemas ecológica y económicamente sostenibles.

Al respecto se ha venido dando un proceso muy positivo de discusión e integración de ideas y propuestas dentro y entre los sectores campesino y las comunidades indígenas. El concepto de desarrollo sostenible, que viene incursionando en la vida costarricense en los últimos años, incluye dentro de sus planteamientos como por ejemplo, la necesidad de que los campesinos tengan parcelas diversificadas, la importancia de un uso forestal sostenible y el uso de plantas medicinales como una alternativa a la medicina tradicional. Esto está haciendo que los productores se interesen más por la naturaleza que los rodea, que sientan la necesidad de cuidar de los recursos fundamentales para la producción agrícola, el agua, el suelo, el bosque y la biodiversidad en general. Los dirigentes campesinos ven como fundamental la incorporación de organizaciones indígenas, que aportan su visión y su forma de vida en relación con la naturaleza (Hidalgo, J. 1997). En este sentido, el concepto de desarrollo sostenible valoriza las tradiciones en comunidades indígenas.

En el marco del Convenio sobre la Diversidad Biológica, aunque falta mucho por hacer, la Ley de Biodiversidad, proyecto elaborado por consenso y con la participación del sector indígena y campesino, busca reafirmar el valor de las prácticas tradicionales (Anexo 2).

Inicio

Estrategia Nacional de País - Costa Rica