Hábitos

A nivel mundial, los carábidos adultos fluctúan en tamaño desde 0.7 hasta 66.0 mm. Los adultos de la mayoría de las especies son depredadores nocturnos, rápidos y generalistas de artrópodos o huevos de insectos; no obstante, algunos son especialistas. Por ejemplo, las especies de las tribus Peleciini y Promecognathini son cazadores de milíapodos; los Cychrini y Licinini cazan caracoles, y los Notiophilus, Loricera y Leistus consumen collembolas; los Paussini y Pseudomorphini viven con las hormigas y se alimentan de hormigas obreras y de hormigas de crianza. Otros carábidos, tales como los miembros de los Harpalini y Zabrini, son comedores de semillas, y por ende herbívoros. En Costa Rica se determinó la existencia de los siguientes especialistas en alimentación: comedores de semillas, comedores de caracoles, depredadores de insectos, depredadores de milíapodos, ectoparasitoides y simbióticos de hormigas.

Las larvas de la mayoría de las especies de carábidos son campodeiformes, con patas, antenas y mandíbulas bien desarrolladas. Son activas y rápidas, y generalmente consumen presas vivas o semillas. Sin embargo, algunos grupos, tales como los Lebiini, Brachinitae y Pelleciini, poseen larvas ectoparasitoides que comen pupas de escarabajo, sacos de huevos de insectos, o los milíapodos jóvenes. Algunos carábidos parasitoides imitan a su hospedero adulto (Lindroth 1971).