Microhongos


La definición de microhongos que se usa aquí incluye los Ascomicetes (incluyendo estados anamóficos) que son pequeños pero visibles, con o sin el uso de poco aumento. Estos hongos pueden recolectarse directamente en el campo. Esto contrasta con muchos otros Ascomicetes que pueden incluirse solamente en estudios de diversidad mediante el cultivo de aquellos que ocurren en hojarasca o suelo usando un medio selectivo. Los microhongos que se incluirán en el inventario de Costa Rica abarcan una gran diversidad de taxa que sirven diferentes tareas ecológicas que van desde patógenos de plantas hasta descomponedores de substratos leñosos. Aunque estos hongos se recolectarán en el campo, muchos de ellos deben cultivarse para observar importantes características morfológicas necesarias para su identificación y para comprender su historia de vida. Los cultivos también son importantes para determinar la habilidad de estos hongos para producir compuestos químicos útiles. Tales cultivos constituirán un producto importante de este trabajo.


Byssosphaeria schierdermaryeriana

Protocolos:

Las técnicas para describir y procesar microhongos fueron suministradas a los parataxónomos por Fernando Fernández, Sandy Salas y Loengrin Umaña durante el primer curso avanzado de hongos realizado en enero de 1999.

Se emplearán tres protocolos de muestreo:

A) muestreo oportunista, B) muestreo de parcelas con tamaño fijo, y C) muestreo de un número fijo de troncos caídos.

A) Muestreo oportunista: igual que el usado para macrohongos.

 

Byssosphaeria schierdermaryeriana
Para observar los microhongos se necesita utilizar una lupa
debido a su tamaño.

 

B) Muestreo de parcelas con tamaño fijo:

1. Se establecerán parcelas de microhongos, de un metro cuadrado, adyacentes a los subparcelas de macrohongos. Debido a que se recolectarán muchas de la hojas y ramitas que hay en las parcelas, se necesitará establecer parcelas diferentes cada muestreo. El muestreo de parcelas de microhongos requiere mucho tiempo y trabajo.
El número real de parcelas muestreadas durante este periodo variará dependiendo de la diversidad de sustratos en las parcelas y del número de personas que muestren los lotes. La meta es muestrear cuidadosa y cuantitativamente los microhongos que crecen en pequeños sustratos para recolectar las especies que son poco frecuentes.

Todos los microhongos presentes en ramitas, ramas y hojas dentro de las parcelas serán recolectados, marcados y colocados en bolsas apropiadas para su transporte a la estación de campo, al final de del día de recolecta. Las muestras serán entonces organizadas, examinadas con el estereomicroscopio para determinar si son fértiles, descritas, divididas y secadas.

En una semana, un parataxónomo estará en capacidad de muestrear sólamente dos a tres subparcelas de un metro cuadrado. Por lo tanto, en julio cada parataxónomo muestreará 2-3 subparcelas, y en octubre muestreará 2-3 subparcelas diferentes.

2. Las parcelas de microhongos se muestrearán dos veces al año, en medio y al final de la estación lluviosa, en los meses en que los parataxónomos no estén haciendo un muestre los transeptos de macrohongos (julio y diciembre).

C) Muestreo de un número fijo de troncos caídos:

El restringir el muestreo cuantitativo a parcelas de 0.1 hectáreas excluiría la mayoría de los hongos que se encuentran en piezas de madera más grandes ya que la frecuencia de estos grandes sustratos dentro de las parcelas sería muy baja. En consecuencia, este sustrato debe muestrearse por separado. Se espera que los siguientes protocolos provean datos cuantitativos detallados que permitan medir diversidad y analizar patrones de distribución y abundancia de los hongos, así como determinar su especificidad de acuerdo al tipo de madera, ubicación y clase de descomposición (se explica en punto 2) de los troncos. Los troncos serán escogidos y marcados en un sitio de cada área de conservación durante el año 2000 y principios del 2001. Se harán muestreos cuatro veces al año durante tres años (marzo, julio, septiembre y diciembre) comenzando en el año 2001. Estos serán los mismos troncos que se utilizarán para los muestreos de macrohongos que habitan en madera.

1. Los troncos que se incluyan en el muestreo deben tener las siguientes características:

Diámetro mayor de 20 cm

Largo mayor de 2 m

Caídos en el suelo

2. Habrá aproximadamente 30 troncos en cada una de las siguientes clases de descomposición:

Clase 1: Caído relativamente reciente, por lo general con la corteza adherida.

Clase 2: Medio podrido, corteza en desprendimiento, el cuchillo puede penetrar 1-2 cm dentro de la madera sin ejercer demasiada presión.

Clase 3:Pudrición extendida, el cuchillo puede penetrar dentro del tronco sin mucha presión, la madera puede destruirse parcialmente con los dedos.

3. Cada tronco será marcado con una banda plástica de color y un número dado. Se dispondrá de un mapa, de tal manera que el colector se dará cuenta que el/la se ha brincado un tronco cuando la numeración salta de 35 a 37 sin ningún tronco intermedio.

4. Cuando sea posible, debe anotarse el género o la especie del árbol hospedero.

Protocolos para documentar y preservar hongos en el campo:

1. Los datos de recolección para todos los especimenes deben ingresarse a una base de datos en computadores portátiles. Esta base de datos será compatible con ATTA y permitirá la transferencia inmediata de datos a dicho sistema a través de Internet.

2.. Los micro hongos serán examinados bajo el estéreo microscopio para determinar si se encuentran en buenas condiciones. Una porción de cada espécimen será secada al aire y transportada al INBio para su cultivo y caracterización adicional. Cuando sea posible, el transporte de dicha porción deberá hacerse al final de la semana en que se realizó la recolecta para así aumentar las probabilidades de éxito en su cultivo. Las porciones restantes deben secarse con aire caliente y sellarse en bolsas plásticas para protegerlas contra quebraduras y alta humedad, esta última ocasionaría la formación de moho antes de enviarlas al INBio.


Los microhongos son examinados al estereoscopio
para determinar si se encuentran en buen estado.

Protocolos para el cultivo, identificación y curado de las colecciones:

La identificación del microhongos se basa principalmente en características micromorfológicas. Los curadores y técnicos usarán microscopios compuestos y estéreo microscopios equipados con sistemas de captura de imágenes digitales para facilitar la documentación, la rápida diseminación de información con colaboradores internacionales a través de correo electrónico, y para la producción de publicaciones y otros productos.

Los inventarios basado en parcelass generaran grandes cantidades de especímenes, por lo tanto se requiere de una política de accesión para evitar que el herbario se sature (tanto en tiempo de procesamiento como en espacio físico) de recolectas redundantes. En general se recomienda retener de 2 a 3 muestras buenas de cada taxón por sitio.

Una amplia variedad de técnicas pueden ser utilizadas para aislar los diferentes grupos de microhongos. Algunas de las técnicas más comunes son: aislamiento directo, cultivo de tejido y descarga de esporas. Existen varios medios de cultivos que pueden ser utilizados para el aislamiento de los microhongos. El factor principal en la selección de un método de preservación es si los especímenes serán mantenidos como material seco en un herbario o como cultivos vivos.

Los cultivos (cepas), se mantienen en cajas de petri por un corto período de tiempo. Almacenamiento a largo plazo se hará en discos de agar con micelio transferido a viales con agua destilada a temperatura ambiente, o bien transferidos a glicerina y colocados en un congelador a -80° C.


Cultivos en viales con agua destilada

 
-