Familia Delphacidae

O'Brien, L.

Los delfácidos, la familia más importante económicamente de la superfamilia Fulgoroidea, son insectos generalmente pequeños, de menos de 5 mm, con alas en posición de techo, frecuéntemente con alas reducidas (braquípteros). Pueden ser identificados siempre por una característica sencilla, una espina móvil en el extremo de las tibias posteriores (Fig 4). Sus alas membranosas generalmente son transparentes, amarillentas o cafesuscas, pero algunas son brillantemente manchadas de amarillo o blanco y algunas poseen manchas particulares de colores en las alas y el cuerpo. La forma de la espina puede ser usada para distinguir subfamilias. Pueden ser separados de otras familias de Homoptera en forma fácil ya que las antenas se extienden lateralmente y son claramente visibles desde arriba. Los delfácidos y los cixíidos son las únicas familias de la superfamilia Fulgoroidea que presentan ovipositor en forma de espada y que insertan los huevos dentro de hojas o tallos. La genitalia de los machos son indispensables para la identificación de las especie. Hay al menos 50 géneros y 255 especies conocidas de América del Sur, comparadas con 290 del Neártico. Actualmente de Delphacidae y Nogodinidae se conocen más especies Neárticas que Neotropicales.

La mayoría de las especies se alimentan de plantas monocotiledóneas. Muchas, como Peregrinus maidis (vector del virus del mosaico del maíz) son serias plagas como vectores de enfermedades virales en maíz, caña de azucar, arroz y otras. Se comunican entre si por medio de sonidos transmitidos por la superficie de la planta donde se posan, tienen llamadas de apareamiento tanto los machos como las hembras, los cuales son diferentes y particulares en cada especie. Los machos saltan sobre una planta y llama. Si una hembra responde, trepa por el tallo hasta que se encuentran y se aparean. Si no hay respuesta, busca otro tallo. Si nosotros fuéramos tan sensitivos a los sonidos como son estos insectos y de acuerdo al tamaño que tenemos, podríamos detectar sonidos de más de un kilómetro de distancia en cualquier dirección. Los huevos son insertados dentro de las hojas y tallos utilizando el ovipositor en forma de espada y son comunes dos, tres o más generaciones por año. Algunas especies tienen alas reducidas (braquípteras) y otras las tienen largas o cortas.

Bibliografía recomendada