Familia Hemerobiidae

Brooks, S.J.

Los adultos hemerobíidos, son de tamaño pequeño a medio con alas anteriores de 5 a 10 mm. La mayoría se parecen a Sisyridae pero pueden ser distinguidos de éstos ya que el radio y la vena subcostal no se unen cerca del extremo del ala. Pueden ser separados de otras familias por la presencia de al menos dos sectores que se originan de la vena radial en el ala anterior. El cuerpo y las venas de las alas son cafés y pueden estar manchadas con franjas y puntos café-oscuros o negros. Los machos y las hembras tienen la misma apariencia general. En todo el mundo se han descrito unas 500 especies y 40 géneros. De Costa Rica se conocen 11 especies en 4 géneros, pero se espera que conforme se conozca más la fauna del país es muy posible que este número al menos se duplique. La mayoría de las especies encontradas en Costa Rica se desconocen en otros lugares fuera de este país, pero Megalomus minor está distribuida por todo Latinoamérica desde Argentina hasta México.

Los adultos son activos durante la noche y vuelan atraidos por las luces. La mayoría de las especies viven en los árboles y los adultos son depredadores, alimentándose de una gran variedad de insectos de cuerpo blando. Los huevos de forma oval son puestos en forma individual o en grupos pequeños y en posición vertical. Las larvas son alargadas, con un cuello y con mandíbulas cortas curvadas. Son depredadoras y se alimentan de insectos sésiles o de movimientos lentos tales como áfidos o cóccidos. La larva teje un capullo flojo ovoide de seda para empupar. Algunas especies de esta familia han sido usadas extensivamente como agentes de control biológico de plagas. Las larvas son parasitadas por avispas de la subfamilia Anacharitinae de la familia Figitidae y ocasionalmente la parasitación puede pasar del 50%.

Bibliografía recomendada