Familia Anthribidae

Valentine, B. D.

Los antríbidos son una familia pequeña, primitiva y diversa que incluye los más pequeños y algunos de los más grandes gorgojos conocidos. En Costa Rica varían entre los 0.5 y 30 mm de longitud. El tercer segmento tarsal es bilobulado y es el único de apariencia esponjosa por debajo. Cada uña tarsal presenta un diente más interno (Figura). Las antenas no son acodadas y el último tergito abdominal (pigidio) sobresale más allá de los extremos de los élitros. A diferencia de todas las familias relacionadas, los pelos del pronoto están dirijidos hacia la cabeza. El pico cuando está presente, es más ancho y más corto que en otros gorgojos y las piezas bucales son más grandes y poderosas. Los extremos en cuanto a su forma van desde pequeños, convexos y semejantes a ácaros (Figura), hasta muy alargados, aplanados con sus lados paralelos; pero la mayoría son de forma intermedia. Su color frecuéntemente incluye mezclas crípticas de café, gris y negro. Sin embargo los que imitan moscas tienen manchas de colores amarillo claro, rojo o azul metálico en la cabeza o el protórax, y algunas especies pequeñas son completamente cafés o negras. Los diferentes patrones de color generalmente se deben a las escamas o pelos, raramente tiene que ver en el color la cutícula debajo de éstos. La fauna de Anthribidae de Costa Rica se conoce poco. Se han reportado 30 géneros y 65 especies y se esperan en total unos 40 géneros y 150 especies para éste país. Los antríbidos son raros pero ampliamente distribuidos sobre madera en descomposición o muerta, desde ramitas delgadas hasta troncos de árboles, frecuentemente con ciertos hongos. Algunos hongos nunca son comidos. Los poliporales (orejas de palo) son comidos por las especies de un género grande (Euparius). Hongos pirenomicetes (láminas o masas secas, duras, rojas, cafés, grices o negras sobre las superficies de la madera) son comidas por muchas especies, y la corteza o madera muerta por otras. Un género (Trigonorhinus) tiene especies que se alimentan de esporas o polen.

Los adultos de los antríbidos se dejan caer, vuelan o brincan cuando son molestados y deben ser buscados y hay que acercarseles cuidadosamente. La colecta manual o por golpeo son efectivos, el uso de un aspirador es muy útil y su búsqueda en la noche con una lámpara de cabeza (encandiladora) puede ser muy interesante. La mayoría de las especies son más activas en la noche, pero relativamente pocas son atraidas por las luces. Las que imitan moscas se posan sobre sitios soleados y son muy activas. Los machos pueden tener picos y antenas más largos que las hembras (en otros gorgojos el pico de las hembra generalmente es más largo). Las larvas tienen forma de C, con patas muy reducidas o sin ellas y se les encuentra en madera muerta u hongos. Algunas se alimentan de tallos de plantas no leñosa

Bibliografía recomendada