Familia Labiidae

Briceño, D.

Esta familia presenta especies de tamaño grande a muy pequeño (2.5 a 14 mm de longitud), siempre con élitros y en general con las alas posteriores visibles desde arriba (Figura). Los cercos de los machos son variables en tamaño y forma. Los élitros varían en tamaño pero usualmente son cortos. Algunas de las especies presentan dimorfismo alar (formas aladas y no aladas) en ambos sexos por lo que se tiene que tener cuidado de no identificarlas como especies diferentes. La presencia de alas aparentemente está asociada a la dispersión cuando las condiciones ambientales no son las más favorables. Las hembras de esta familia son muy similares a los machos. En especies como Paralabella dorsalis los cercos de los machos son más curvos que los de las hembras, presentando un diente en la parte interna media, que utiliza para sujetar a la hembra durante la cópula. Los cercos de la hembra son alargados y delgados.

Se han reportado para Costa Rica 45 especies. La especie más común en el Valle Central es Paralabella dorsalis, encontrándosele frecuentemente dentro de vástagos de plátano en descomposición. Los labíidos son abundantes también bajo corteza de troncos caídos y en frutos en avanzado estado de descomposición.

El vuelo de las tijerillas no ha sido estudiado en profundidad. Por ejemplo Labia minor, distribuida ámpliamente en Costa Rica, vuela rápidamente bajo ciertas condiciones y son atraídas por la luz, lo que implica un poder de vuelo bastante desarrollado. Las especies de la subfamilia Sparatiinae, con cuerpos aplanados aparentemente están asociados con hábitats bajo la corteza de árboles. Las especies de la subfamilia Geracinae incluyen a la especie de tijerilla más pequeña que se conoce, Eugerax poecilum (2.5 a 3 mm) que se encuentra en Costa Rica y Panamá.