Familia Lucanidae

Maes, J.M.

Los lucánidos se caracterizan principalmente por antenas de tipo acodadas y pectinadas (Fig___). La única especie conocida de Costa Rica es Cantharolethrus inflexus, mide alrededor de 50 mm de largo, de coloración negro brillante, con mandíbulas muy desarrolladas en el macho. Las mandíbulas son de tamaño normal en las hembras.

Las especies de Lucanidae presentan una distribución mundial, pero están mejor representados en el sureste asiático y en el sur de Suramérica, desde Brasil hasta Argentina y Chile. Existen muchas especies también en Australia y Nueva Zelandia. En Centroamérica existe una zona de transición donde los géneros representados son Aesalus, que se le encuentra desde Canadá hasta Guatemala y el género Cantharolethrus desde Bolivia hasta Costa Rica. En Nicaragua, Honduras y El Salvador no se conoce ninguna especie de esta familia.

Los adultos por lo general son nocturnos, empiezan a volar desde el anochecer y son atraidos por las trampas de luz. Las mandíbulas de los machos sirven en las luchas por las hembras. Por lo general estas peleas no son mortales, la meta es apartar a los demás machos de la hembra y si es posible botarlos del tronco donde se encuentran. Los adultos viven alrededor de un mes y comen savia o goma resultante de heridas en las cortezas de plantas, su aparato bucal no les permite realizar ningun daño a las plantas.

Por lo general el ciclo de los lucánidos es largo, de 2 a 5 años, realizándose en madera podrida, de la cual se alimentan las larvas. Las larvas son semejantes a las de los Scarabaeidae (Fig___). Estas se asocian a pudriciones características de la madera. Por ejemplo la larva de Aesalus se encuentra en una pudrición rojiza de la madera, ya sea en roble (Quercus) u otras especies de plantas hospederas.

Bibliografía recomendada