Familia Chironomidae

de la Rosa, C.


Los quironómidos son dípteros pequeños (de 2 a 10 mm) emparentados con las familias Ceratopogonidae y Simuliidae. Parecidos a mosquitos, se pueden distinguir de éstos por no tener escamas en las alas. Las antenas son plumosas y llamativas en los machos adultos (Figura) y pilosas en las hembras. La cabeza es pequeña, frecuéntemente escondida por el tórax y carece de ocelos. Las patas delanteras son alargadas, y la venación de las alas es más marcada anteriormente que posteriormente. Los adultos pueden ser verdes, blancos, rojos, negros o azules. Los adultos, al emerger, dejan en la superficie del agua las pieles (exuvias) de las pupas (Figura), las cuales son sumamente importantes taxonómicamente. Las larvas son generalmente acuáticas, de cuerpo alargado y tubular (Figura), con 12 segmentos abdominales bien definidos, cabeza bien desarrollada y pequeña, y sin patas. Dos pares de patas falsas o pseudopodos las ayudan en sus movimientos, aunque uno o ambos pares pueden estar ausentes. Las larvas son de color rojo, morado, azul, verde o blanco. Los especímenes larvales pierden su color al ser introducidos en alcohol. La mayoría de las especies son acuáticas o semiacuáticas durante los estadíos de vida de larva y pupa, aunque algunas de las especies son terrestres y existe un grupo adaptado a la vida en el mar (subfamilia Telmatogetoninae y la tribu Clunionini de la subfamilia Orthocladiinae). Las larvas habitan ríos, arroyos y lagos, aunque se pueden encontrar también en pozos, huecos en las rocas, fitotelmata, heces de animales y prácticamente en cualquier ambiente húmedo. Las larvas generalmente viven en tubos pegados a piedras, troncos o en la arena, hechos de gran variedad de materiales. Algunas especies viven libremente en el fondo. Los adultos viven muy poco tiempo, desde sólo unos días hasta varias semanas, y no se alimentan. Los adultos son atraidos a las luces y forman enjambres cerca de lagos y ríos grandes, especialmente al amanecer o atardecer. Los huevos son puestos en el agua en tiras envueltas en mucílago. Se calcula que existen unas 10000 a 15000 especies de quironómidos en el mundo, de las cuales unas 1500 a 2000 especies pueden estar en el Neotrópico y por lo menos 1000 en Centroamérica. Hasta ahora se han descrito unas 400 especies de la región Neotropical, algunas de ellas de Costa Rica..


Referencia a esta publicación:

de la Rosa, C. 1997. Chironomidae. In: Solís, A. (ed.) Las Familias de insectos de Costa Rica. INBio. http://www.inbio.ac.cr/papers/insectoscr/Texto197.html


A bibliografía recomendada para Chironomidae /A lista de familias / A página principal