Orden Dermaptera (Tijerillas)

Briceño, D.

Los dermápteros son insectos conocidos como tijerillas o tijeretas. Es un Orden proporcionalmente pequeño en número de especies. Son de tamaño mediano a pequeño y de apariencia alargada, con dos cercos posteriores característicos que se asemejan a dos pinzas. Los adultos en casi todas las especies poseen dos pares de alas. El par anterior es bastante engrosado (Figura). El aparato bucal es de tipo masticador y los ojos compuestos son proporcionalmente grandes. Las antenas son largas, delgadas y de muchos segmentos. Los tarsos estan compuestos por tres segmentos y su variación en forma es usada para separar las familias. Sin embargo es una circunstancia desafortunada que las familias y subfamilias sólo puedan ser separadas satisfactoriamente por las características de los genitales de los machos.

Hasta el momento se han reportado 97 especies de Costa Rica pertenecientes a 6 familias y sólo 4 de estas especies se distribuyen a nivel mundial, el resto son enteramente neotropicales.

Se conoce muy poco sobre la biología de los dermápteos de Costa Rica. Las tijerillas son de hábitos nocturnos, aunque es común observarlos durante el día en lugares oscuros. Los hábitos de alimentación en la mayoría de las especies es variada. Sin embargo, algunas especies son depredadoras, otras se alimentan de materia vegetal en descomposición o de diferentes partes de plantas vivas, otras son carroñeras e inclusive parásitas externas de murciélagos y roedores.

La forma de los cercos de los machos son una característica particular que se utiliza para distinguir a las especies. Entre la gran variedad de formas diferentes de cercos encontramos especies que los tienen extremadamente largos o cortos, cilíndricos, uno diferente al otro (asimétricos) y con espinas, dientecillos, protuberancias, pelos u otras estructuras. En los Dermaptera depredadores, tanto en los machos como en las hembras, los cercos son utilizados para sujetar a las presas, al mismo tiempo que para su defensa contra depredadores.

En algunas especies es clara la diferencia de forma de los sexos, lo mismo que la existencia de un cortejo antes de la cópula. Las espinas, dientes y protuberancias juegan un papel muy importante en la lucha entre machos, lo mismo que durante el cortejo. Después de 1 a 30 días después de la cópula, una hembra puede poner grupos de 20 a 50 huevecillos por camada. Los ponen en lugares protejidos tales como huecos o grietas y luego se mantienen al cuido de ellos, manipulándolos constantemente con sus palpos y girándolos rápidamente. En ausencia de la hembra los huevecillos pueden ser atacados por ácaros, hongos u hormigas. Los dermápteros tienen una metamorfosis gradual y después de 4 ó 6 mudas obtienen la condición de adultos. Algunas especies de dermápteros poseen glándulas en el abdomen que producen sustancias malolientes de color amarillo, a base de alcaloides, como un mecanismo de protección.

Bibliografía recomendada