Familia Derbidae

O'Brien, L.

Los dérbidos son homópteros delicados de 4 a 17 mm de longitud. Algunos de ellos, que se asemejan a polillas, mantienen sus alas extendidas horizontalmente cuando están en reposo, pero la mayoría las mantienen en posición de techo sobre sus espaldas. La característica clave para identificar esta familia es la combinación de la vena claval anterior bordeada de celdas secretorias o tubérculos y el segmento apical del rostro, el cual es tan ancho como largo, aunque esto último no siempre es cierto. La cabeza generalmente es muy angosta y las antenas pueden tener varias ramas ensortijadas. Las alas pueden ser blancas, cafés o de colores vistosos. Los Flatidae también tienen los tubérculos, pero presentan una venación en las alas y una distribución de las espinas en los tarsos posteriores muy diferentes. La familia Derbidae es un grupo tropical que prefiere hábitats húmedos y posee 37 géneros y 384 especies en el Neotrópico, aunque se han encontrado especies en Canadá y Cile. La mayoría de las especies poseen el segundo segmento tarsal con una hilera de espinas, pero unos pocos géneros han perdido la hilera y sólo tienen una espina a cada lado. Sesenta especies han sido reportadas o descritas de Costa Rica.

Los alas tan delicadas de los dérbidos son particularmente vulnerables al daño por la lluvia, de tal forma que han desarrollado varias estrategias para evitar el daño. Los dérbidos semejantes a polillas, que generalmente son blancos, se posan bajo hojas anchas de palmas o platanillas y otras plantas, generalmente en agregaciones grandes. Muchos de los que mantienen sus alas en posición de techo se alimentan de la savia de maíz o zacates y se posan bajo las hojas o a lo largo de tallos en posición vertical de tal forma que la lluvia golpea sus cabezas en vez de las alas. Un tercer grupo de varios géneros enroscan sus alas en un tubo longitudinal y las mantienen en ángulo de 45 sobre el cuerpo. Los adultos de muchas especies se alimentan de plantas monocotiledoneas. La forma más fácil de colectar los dérbidos semejantes a polillas, en un bosque es golpear arbustos o pequeños árboles y observar lo que sale volando. Además, una red entomológica coloreada hace más visibles a los dérbidos blancos. En el viejo mundo los dérbidos son plagas de palmas de aceite y de coco, de caña de azúcar y de maíz.

Las ninfas se encuentran en cavidades en troncos podridos, posiblemente alimentándose de hongos.

Bibliografía recomendada