Orden Homoptera

O'Brien, L.

Los homópteros son un grupo de insectos grande muy diverso en morfología y ciclos de vida y pueden variar en la longitud de su cuerpo desde 1 hasta 110 mm. Están muy relacionados con los Hemiptera. Su característica más particular es la estructura de las piezas bucales, con estiletes formados por las maxilas y las mandíbulas envainadas en el labio. Ellas forman dos tubos, uno para la saliva y el otro para el alimento, el cual es savia de las plantas. Las piezas bucales surgen del borde posterior de la cabeza dando la apariencia de salir de entre las patas anteriores. En Homoptera las alas, tan importantes para identificar las familias de Hemiptera, son uniformes en forma a todo lo largo, cosa que ocurre en algunos Hemiptera también. Están ausentes en las escamas, las cuales además no poseen bien marcadas las partes corporales, carecen de ojos compuestos y de patas. Los hemípteros pueden ser acuáticos y los homópteros pueden vivir en madrigueras llenas de agua o estar sumergidos por varios días, pero no son realmente acuáticos. El poseer una característica de Homoptera no es suficiente para incluir un Hemiptera en Homoptera. Existen dos subordenes, Auchenorrhyncha u homópteros saltadores (las chicharras, chicharritas y otros) y Sternorrhyncha (áfidos, psílidos, mosca-blancas y escamas).

En su ciclo de vida son hemimetábolos con 2 a 7 estadíos. Muchas especies pueden cambiar de plantas hospederas con cada generación, también pueden haber generaciones alternativas partenogenéticas o bisexuales o aladas y sin alas. Otros grupos como algunas escamas o los áfidos pueden ser oviparos o vivíparos. Los Aleyrodidae (moscas-blancas) tienen un último estadío ninfal inactivo que comúnmente es llamado "pupa", y los machos de escamas que generalmente son alados para volar en busca de las hembras no aladas, poseen estadíos "prepupal" y "pupal". Las ninfas de los cercópidos se recubren de espuma para su protección. A pesar de que las chicharras son reconocidas dentro de los homópteros por su canto, algunas otras familias se aparean mediante vibraciones transmitidas a través de las partes de las plantas donde viven.

Los homópteros son importantes económicamente debido a que pueden alimentarse de ciertas plantas en grandes cantidades, pero además porque algunos son transmisores de enfermedades de plantas causadas por viruses, bacterias y otros microorganismos. Algunos son benéficos, como la escama o cochinilla que se alimenta de un cacto (Opuntia) y produce una hermosa tinta roja. Algunas veces las excreciones azucaradas que algunos homópteros producen, por exeso de savia, es utilizado por las abejas además del nectar de las flores. Más frecuentemente estas excreciones atraen a hormigas que se alimentan de ellas, defendiendo y aún "pastoreando" los homópteros que los producen.

>