Familia Baetidae

Flowers, R.W.

Los bétidos son una familia grande y diversa en Costa Rica y otros paises neotropicales. Son insectos de tamaño pequeño o medio (4 a 10 mm), con las alas anteriores particulares, las cuales tienen pocas venas transversales y una fila de venas longitudinales muy cortas (venas intercaladas) en el borde exterior de dichas alas (Fig__). Las alas posteriores son muy pequeñas o están ausentes. Hay dos filamentos posteriores en el abdomen y los ojos de la mayoría de los imagos machos están divididos en dos áreas distintas. Las ninfas tienen cuerpos adaptados para nadar (Fig__) o arrastrarse (Fig ___ y ___). Las branquias son variables pero a menudo son láminas sencillas en los segmentos abdominales 1 a 7 ó 2 a 7; las especies de un género común (Baetodes, Fig__) tienen las branquias dirigidas hacia abajo sobre los segmentos 1 a 5. Ocho géneros se conocen en Costa Rica, pero muchas especies aún no han sido descritas. En las quebradas de las tierras bajas hay numerosas especies pequeñas que ahora están incluidas en el gánero Baetis pero de hecho pertenecen a géneros nuevos. Las venas intercaladas en las alas de los adultos de los bétidos distinguen esta familia de todas las otras efímeras adultas en América Central. Las ninfas se pueden reconocer fácilmente por sus cuerpos delgados y sus branquias como láminas. Unas pocas especies de la familia Leptophlebiidae se parecen a los Baetidae pero aquéllas especies se distinguen porque tienen las branquias bifurcadas. Las ninfas de los bétidos son abundantes en la mayoría de las quebradas y los ríos no contaminados. En las quebradas torrenciales de América Central las especies de los géneros Baetodes (Fig__), Dactylobaetis (Fig__) y Moribaetis (Fig__) son abundantes, sugetándose a las piedras hasta en las corrientes más rápidas y en las cascadas. Las ninfas de Moribaetis, las más grandes de los Baetidae de América Central, pueden salir del agua y arrastrarse sobre las piedras en la zona mojada por el salpicado. En unas pocas especies, las hembras adultas se arrastran dentro del agua para pegar sus huevos a las piedras del fondo.

Bibliografía recomendada