Familia Ceratopogonidae (Purrujas)

Borkent, A.

Esta familia de pequeñas moscas, de 1 a 6 mm, llamadas comúnmente purrujas, se caracterizan por las siguientes características: las alas presentan la venación con dos ramas M (difíciles de ver en las más pequeñas), el postnoto no presenta un surco longitudinal en medio como en algunas otras moscas y las antenas generalmente tienen el flagelo de 13 segmentos, siendo plumosas las de los machos. Prácticamente todos los ceratopogónidos recogen las alas una sobre la otra cuando están posados en reposo.

Los Ceratopogonidae se distribuyen por todo el mundo. Se han encontrado 57 géneros en América y se considera que prácticamente todos se han encontrado o se espera que se encuentren en Costa Rica. Dos géneros, Leptoconops y Culicoides son importantes chupadores de sangre en el hombre y otros vertebrados y varias especies de Culicoides son conocidas como transmisoras de algunas enfermedades. Las hembras adultas de la mayoría de los otros miembros de la familia se alimentan de sangre de otros insectos.

Los huevos, las larvas y las pupas se pueden encontrar en una gran variedad de habitats acuáticas, semiacuáticas y semiterrestres, variando desde ríos, riachuelos, lagunas y charcos hasta plantas en descomposoción, estiércol y cavidades en los árboles. Unas pocas especies son encontradas en la zona entre mareas a la orilla del mar. Las especies de Leptoconops se reproducen en arena y generalmente se asocian a playones de ríos o del mar.

Los adultos ceratopogónidos pueden ser colectados con una gran variedad de técnicas, incluyendo barrido con red de mano, con trampas Malaise y con trampas de luz. Trampas que utilizan dióxido de carbono (CO2) como cebo, atraen a las especies que se alimentan de vertebrados. Las larvas pueden ser extraídas de los materiales donde se alimentan y reproducen por la técnica de flotación, que consiste en sumergir el material en una solución concentrada de sal, o utilizando embudos de Berlese o extractores Tulgren. Los adultos pueden ser preservados en alcohol al 70%, luego secados usando un secador de punto crítico y después montados en alfileres, microalfileres o en triángulos de papel. Los adultos montados en alfileres e inmediatamente colocados en un congelador hasta que se sequen (generalmente más de 6 meses) proveen un material excelente para estudio. Las larvas pueden ser preservadas en alcohol de 70% y los frascos deben ser mantenidos en un lugar fresco y oscuro. El montaje en láminas fijas por lo general es necesario en estudios adicionales del material en cualquier estadío.

Bibliografía recomendada