Familia Tephritidae (Moscas de las frutas)

Norrbom, A.L.

Los tefrítidos o verdaderas moscas de las frutas incluyen algunas de las más notables, ecológicamente interesantes y económicamente importantes moscas en Costa Rica. Los adultos generalmente no producen daño, pero las larvas, que se alimentan de tejido vegetal vivo, causan daños serios a muchas frutas comerciales, tales como mangos, guayabas y naranjas. Entre las principales plagas agrícolas de Costa Rica se incluyen a varias especies de Anastrepha, la mosca de la papaya (Toxotrypana curvicauda), y la mosca del Mediterráneo (Ceratitis capitata), especie introducida.

Los Tephritidae se reconocen por varias características técnicas, la más importante de ellas sestá en el ala, la vena subcostal, la cual se dirije bruscamente hacia adelante (Figura). Sus alas irregularmente manchadas en variados patrones según la especie y su ovipositor bien esclerotizado en las hembras las distinguen de casi todas las otras familias, excepto de varias estrechamente relacionadas. Casi 5000 especies se conocen en todo el mundo. Alrededor de 50 especies en 21 géneros han sido reportadas para Costa Rica. Sin embargo se conocen especímenes de al menos 4 géneros más y muchas otras especies.

Los tefrítidos de Costa Rica pueden ser divididos taxonómica y ecologicamente en dos grupos: Los de la subfamilia Tephritinae se reproducen casi exclusivamente en plantas de la familia Asteraceae, alimentándose del tallo o cabezas florales, capullos o agallas florales. Estas son más diversas en especies sobre los 1000 m de elevación. Por otra parte, las subfamilias Dacinae y Trypetinae tienen un mayor ámbito de plantas hospederas y de partes atacadas de las mismas. En Costa Rica estas subfamilias incluyen especies que se alimentan de frutos carnosos, semillas, tallos y flores. Son más diversas en habitats boscosos y aquí se incluyen las especies de tefrítidos de mayor importancia económica.

Los tefrítidos presentan varios comportamientos y formas interesantes. En algunas especies del género Rhagoletis las alas son colocadas de tal forma que sus dibujos se asemejan a una araña saltadora, probablemente para auyentar a sus depredadores. Otras especies (por ejemplo Toxotrypana curvicauda) son imitadores de avispas. El cortejo frecuentemente incluye ondulación de las alas y producción de feromonas por los machos. Estos en algunas especies tienden a formar grupos mientras liberan la feromona de atracción para las hembras. En otras especies (por ejemplo del género Paracantha), antes o después de la cópula, los machos pasan un fluido salival a las hembras poniendo en contacto las proboscides. En las especies de Eutreta el macho hace una masa de espuma sobre la planta hospedera para atraer a la hembra. Algunas hembras de Trypetinae producen una feromona de oviposición, con el fin de evitar que otras hembras depositen huevos en el mismo fruto.

Se emplean trampas especializadas para algunas plagas, pero en general la mejor forma de colectar tefrítidos es criándolos a partir larvas que se alimentan en sus plantas hospederas. Pueden ser montados en alfileres o microalfileres cuando son especímenes recién colectados o pueden ser preservados en alcohol. Si están secos lo mejor es pegarlos a triángulos o rectangulitos de cartulina.

Bibliografía recomendada >