Familia Cecidomyiidae

Gagné, R.J.

Los cecidomíidos o mosquitos de agallas, son moscas finas y frágiles, de generalmente 3 mm de longitud. Las antenas son por lo general largas y flexibles, principalmente en los machos. La venación de las alas es muy reducida mostrando sólo dos venas largas y notorias. La tibia carece de espinas. El color es variable, algunas veces con patrones llamativos claros y oscuros. Alrededor de 4700 especies se conocen del mundo, sin embargo los cecidomíidos de Centro y Suramérica no han sido bien estudiados aún, con excepción de los de las tribus Asphondyliini y los Alycaulini de El Salvador. Menos de 25 especies se conocen de Costa Rica, pero el número de especies que realmente existen podría llegar a más de mil. En El Salvador se conocen más de 200 especies en dos tribus.

Los adultos de estos mosquitos son colectados en gran número en las luces y en trampas de intersección, pero la mejor forma para estudiar los mosquitos de agallas es encontrando las agallas que ellos producen en algunas plantas. De esta forma, pueden ser asociados ambos sexos, que generalmente presentan formas muy diferentes y también se pueden asociar los adultos con sus larvas y pupas, las cuales por sus características generalmente son más apropiadas para diferenciar especies. El conocer los hospederos nos dá una nueva dimensión del estudio de estos insectos. Las agallas de los cecidomíidos pueden ser encontradas en casi todos los grupos de plantas. No todos los cecidomíidos se alimentan de plantas: las especies más primitivas se alimentan de materia orgánica en descomposición y muchos otros son depredadores de ácaros, áfidos, cocoideos y otros artrópodos, o viven en asociación con ciertos hongos. Los adultos y los estadíos inmaduros se preservan mejor en alcohol. Las agallas pueden ser preservadas como se hace con las plantas para colecciones de herbario.

Bibliografía recomendada>