Familia Syrphidae

Thompson, F.Ch.

Los adultos de Syrphidae, comúnmente llamados moscas de las flores o cantarias (nombre con el que también se conoce a las abejas del género Euglossa), son moscas bastante llamativas. Su longitud varía desde los 4 mm hasta más de 25 mm y su coloración va desde amarillo o anaranjado brillantes hasta negro o grises oscuros y opacos, habiendo algunas especies de colores iridiscentes. Los Syrphidae son abundantes casi en cualquier parte, excepto en las partes áridas del Viejo Mundo y en la región antártica. En el mundo se conocen unas 5400 especies en tres subfamilias, Microdontinae, Syrphinae y Eristaliinae. En el catálogo más reciente del Neotrópico sólo se han reportado 41 especies en 14 géneros de Costa Rica . Sin embargo especímenes de más de 100 especes de este país se han acumulado en los museos del mundo desde que el catálogo fué publicado y se estima en unas 400 especies en total.

Muchos sírfidos son imitadores de himenópteros de aguijón (avispas y otros). Las moscas de las flores son distinguidas fácilmente de las otras moscas por poseer una muy particular combinación de características en la venación de las ala: Una celda apical (r4+5) y una celda anal grande, de 1/3 ó más del largo del ala que es única de los sírfidos. Una vena falsa frecuéntemente es citada como una característica particular de estas moscas. Sin embargo, no se encuentra en todos los sírfidos y además sí se encuentra en muchas otras familias (Conopidae, Empididae y otras).

Las moscas de las flores, como su nombre lo indica, son abundantes visitando las flores, las cuales las usan como sitios de apareamiento y fuentes de nectar y polen como alimento. Sólo los miembros de una subfamilia (Microdontinae) no se les encuentra asociados con flores, sino más bien con sus homigas hospederas. Las larvas se les encuentra en una gran variedad de habitats. Las larvas de la subfamilia Microdontinae viven dentro de nidos de hormigas. Las de Syrphinae son depredadoras de artrópodos de cuerpo suave. Sin embargo, ocasionalmente algunas pueden ser carroñeras. Las de Eristalinae pueden ser depredadoras o alimentarse de materia en descomposición (saprófagas) en el mantillo o madera en descomposición, de excrementos (coprófagas), de hongos (micetófagas), de plantas donde perforan tallos y minan hojas (fitófagas) o pueden ser filtradoras acuáticas o inquilinas especializadas en nidos de insectos sociales (termitas, avispas y abejas).

Las moscas de las flores son de gran importancia económica. Los adultos son polinizadores de gran relevancia. En los cultivos del campo pueden desempeñar el papel de las abejas. Las larvas de la subfamilia Syrphinae son depredadores muy importantes de muchas plagas tales como afidos, escamas, trips y larvas de mariposas, y son sólo comparables con las mariquitas (Coccinellidae) y crisópidos como depredadores de importancia para el control biológico. Sin embargo algunos sírfidos son perjudiciales. Las larvas de algunas especies de los géneros Merodon y Eumerus atacan bulbos y tubérculos de plantas ornamentales y legumbres. Algunas especies han sido reportadas como causantes de miasis accidental en humanos.

Bibliografía recomendada>