Subfamilia Bruchinae (Gorgojos)

Por Kingsolver, J. M.

Los brúquinos de Costa Rica son coleópteros de cuerpo duro, de 1.0 a 18.0 mm de longitud, pero la mayoría varían entre 2.0 y 4.0 mm. El color básico del cuerpo es generalmente el negro, el café o el rojo oscuro, con variados patrones de color formados por los pelos del cuerpo, algunas veces muy contrastanes y otras veces uniformes. Características que identifican al grupo son el cuerpo compacto, generalmente oval y convexo, la cabeza es pequeña, algunas veces alargada, generalmente no visible desde arriba, encorvada hacia abajo y hacia atrás, descansando sobre las bases de las patas anteriores. Las antenas aserradas son de 11 segmentos y en forma de clava (clavada) o algunas veces en forma de peine. Los ojos son grandes, ligera o profundamente indentados en el punto de origen de las antenas. las alas cobertoras (élitros) son acortadas dejando ver la superficie superior del último segmento del abdomen. El femur posterior generalmente esta engrosado y frecuentemente con un diente en el borde inferior, la tibia posterior generalmente tiene una espina o varias espuelas en su extremo. De Costa Rica se conocen más de133 especies en 17 géneros, algunas aún por describir. La identificación de las especies frecuentemente depende de la disección de la genitalia del macho.

Los huevos son puestos sobre vainas o semillas generalmente de especies de árboles arbustos y hierbas de la familia de las leguminosas, pero también son atacadas semillas de plantas de otras familias. Muchas especies de brúquinos se alimentan sólo de semillas de una especie de planta. Las larvas jóvenes penetran y se desarrollan dentro de las semillas. La pupación ocurre en la cavidad donde se ha alimentado la larva y el adulto sale a través de un túnel que préviamente la larva ha cavado hasta la superficie de la semilla. Los adultos se alimentan de polen y nectar que no necesariamente son de la planta de cuyas semillas se alimenta la larva. Los adultos pasan un período de inactividad bajo cortezas, entre desechos vegetales o se alimentan en las flores hasta que las semillas de las plantas hospederas están listas para la oviposición. Los brúquinos adultos vuelan muy bién pero pocas especies son atraidas por las luces.

Bibliografía recomendada