Familia Sarcophagidae

Downes, W.

Esta familia no es bién conocida. La identificación de sus especies se ha basado en las caracteríasticas de los genitales de los machos. Probablemente existen más de 800 especies en Costa Rica, cuyo tamaño varía desde los 2 hasta más de 30 mm de longitud. No hay características externas distintivas de la familia, pero internamente las hembras presentan un útero de dos sacos en los cuales los huevos son incubados hasta que las larvas se han desarrollado. De 6 a más de 700 huevos pueden ser incubados a la vez, según la especie. Las hembras normalmente son vivíparas (ponen larvas en vez de huevos). La mayoría de las especies presentan franjas o un jaquelado negro o gris, frecuéntemente con áreas doradas. Algunos Tachinidae se parecen mucho a los sarcofágidos, pero los primeros presentan un subescutelo bien desarrollado y en las hembras el útero es diferente. Algunos sarcofágidos poco comunes son de color verde o azul metálico.

Los machos se posan en puntos fijos característicos tales como parches soleados, sobre rocas en cauces de ríos o al lado de animales muertos, donde esperan a las hembras para volar tras ellas. Ellos generalmente atrapan a las hembras en pleno vuelo, y pueden ser engañados y capturar pequeños objetos, como piedritas, si son lanzadas cerca de sus perchas.

Los sarcofágidos adultos requieren de azúcares como su combustible para el vuelo. Estos azúcares normalmente son obtenidos de las sustancias melosas que producen algunos homópteros, del nectar de las flores y de nectarios extraflorales o de frutos reventados. Si los adultos no consiguen azúcares, no viven lo suficiente como para reproducirse. Algunas hembras son incapaces de producir huevos sin alimento proteínico. Estas sustancias generalmente son obtenidas de animales muertos o de excrementos de mamíferos pero también pueden ser obtenidas de otras fuentes como los aminoácidos de las excreciones melosas de los homópteros. Las larvas de algunas especies se alimentan de bacterias que son extraidas por filtración de los líquidos de los excrementos o de insectos, caracoles o vertebrados muertos. Algunas larvas atacan huevos de tortuga, de lagartija, de saltamontes y de arañas. Otras atacan adultos de escarabajos, saltamontes, mántidos, milpiés, caracoles, lombrices, ranas, lagartijas, tortugas o cachorros de mamíferos. Sin embargo la alimentación de las larvas se desconoce para la mayoría de las especies.

Bibliografía recomendada