Subfamilia Trichiinae

M. A. Morón

Los triquíinos varían en tamaño entre los 6 y 65 mm. Tienen forma ovalada-alargada, en ocasiones un poco robustos, con el dorso poco convexo, casi plano (Figura). Las patas son largas y finas. Las uñas de cada pata son sencillas, sin dentículos y con longitud y grosor semejantes. La articulación de las antenas puede observarse desde el dorso, debido a la presencia de una escotadura anterior al ojo. Se distinguen de los Cetoniinae porque sus mesoepímeros están cubiertos por los élitros y porque no tienen recortados los bordes laterales de los élitros. Los machos se distinguen de las hembras por la forma del abdomen, y en algunos géneros, como Inca, por la presencia de cuernos en la cabeza. También es frecuente una diferencia en la coloración de los dos sexos. Sus colores son variados y generalmente llamativos y contrastados, anaranjado con negro, rojo oscuro, verde, amarillo, con manchas o líneas cremosas. Algunos muestran reflejos de colores metálicos. En Costa Rica sólo se han registrado cuatro géneros y seis especies, pero existe la posibilidad de descubrir varios nuevos.

Los adultos se alimentan con secreciones azucaradas de los tallos, las hojas, frutos y las flores de plantas muy diversas. Sus larvas se desarrollan en troncos derribados o en el suelo rico en materia orgánica. Los adultos vuelan durante el día, visitando continuamente sus hospederos. Se conoce muy poco de su biología y ciclo de vida.

Bibliografía recomendada


Para encontrar más información sobre este grupo en Costa Rica haga clic aquí