FAMILIA PASSALIDAE

Las especies agrupadas en esta familia (Fig 6 y 7) se distinguen por la manera de desplegar sus antenas en forma de "C" (Fig 2b). El labro y sus mandíbulas muy fuertes y robustas se aprecian claramente al observar sus cabezas dorsalmente (Fig 8), las cuales además muestran gran variedad de estructuras o tubérculos que probablemente han originado el nombre común de "vaquitas" para estos insectos. El borde posterior del protorax no está en contacto con el borde anterior de los élitros existiendo una especie de cintura que los separa (Fig 6). El pigidio o último tergito abdominal está cubierto por los élitros a diferencia de otros lamelicornios (Fig 9a) y su cuerpo tiene forma semicilíndrica o aplanada dorsoventralmente. La coloración de los adultos es muy característica del grupo y puede ser transitoriamente café clara, cuando recién han pasado del estadío de pupa a adulto (Fig 10), o más comúnmente negra muy brillante.

 
Figura 6. Vista dorsal de una vaquita o pasálido (Passalus sp) que señala la clara separación entre el protórax y los élitros.

Figura 7. Vista dorsal de dos especies de pasálidos presentes en Costa Rica donde se ilustra la variación de tamaños de las especies; a,Passalus sp; b, Proculus mniszechi.

Figura 8. Vista dorsal de la cabeza de un pasálido(Passalus sp). (la= labro; md= mandíbula; oj= ojo).

Los adultos construyen galerías en troncos semipodridos de cuya madera se alimentan tanto ellos como sus larvas. Forman grupos familiares que se comunican mediante sonidos finos o estridulaciones, de lo cual probablemente depende su supervivencia, ya que las larvas necesitan del serrín producido por los adultos para su alimentación.

Las larvas escarabeiformes de esta familia son fácilmente reconocibles por poseer el tercer par de patas muy reducidas y modificadas para producir las estridulaciones antes mencionadas (Fig 11).

Los pasálidos son relativamente abundantes y fáciles de encontrar en troncos de árboles semipodridos. Estos juegan, junto con otros organismos, un papel muy importante en su descomposición al perforarlos y desmenuzarlos, permitiendo con mayor rapidez que las bacterias, hongos y algunos animales actúen y se reintegren los nutrientes al suelo, para ser nuevamente aprovechados por las plantas.

En Costa Rica esta Familia se encuentra muy bien representada con aproximadamente 45 especies en 15 géneros, siendo en apariencia muy similares pero variando en tamaño desde los 20 a los 70 milímetros de longitud (Fig 7).

Figura 9. Vista lateral del extremo posterior del cuerpo de representantes de tres grupos de lamelicornios: a, Passalidae; b, Melolonthidae; c, Scarabaeidae. (el= elitro; et= esternitos abdominales; pi= pigidio).

Figura 10. Etapas diferentes por las que pasa un Scarabaeoidea en su ciclo de vida.

Figura 11. Larva de vaquita o pasálido que señala una de las patas traseras, reducida y modificada para producir sonidos.


A la página principal