FAMILIA SCARABAEIDAE

 

Grupo I de Subfamilias (Pleurosticti)

Las subfamilias pertenecientes a este grupo en Costa Rica son:

En este conjunto de subfamilias se incluyen la mayoría de los Scarabaeoidea por nosotros conocidos. Los abejones de mayo y los ahogapollos pertenecen a este grupo.

Se les reconoce por la disposición de sus espiráculos abdominales, denominada condición pleurosticti, donde tres o más pares están situados lateralmente sobre los esternitos abdominales y al menos un par queda expuesto a la vista, debido a que los élitros no los cubren (Figs 12, 13 y 32). El pigidio no cubierto por los élitros se observa siempre como una placa en el extremo posterior del cuerpo (Figs 9b, 12 y 13). Las antenas presentan su maza con apariencia pulida y con unas pocas setas dispersas (Fig 2d). Las tibias de las patas posteriores poseen distalmente dos espolones (Figs 14 y 22) y las uñas tarsales pueden ser simples, bífidas o dentadas (Figs 15, 21, 22, 23, 27 y 28).

 
Figura 12. Vista lateral de la parte posterior del cuerpoo de un dinástino (Strategus sp) al cual se le han quitado sus élitros, para mostrar la disposición de los espiráculos abdominales. (ep= espiráculos abdominales; et= esternitos abdominales; pi= pigidio).

Figura 13. Vista lateral del abdomen de un dinástino (Dynastes sp) en que se puede ver algunos de los espiráculos abdominales (ep) no cubiertos por los élitros (el). (et= esternitos abdominales).

Figura 14. Vista de la pata posterior izquierda de un dinástido (Strategus sp). (ea= espolones apicales; fe= femur; ta=tarsos; ti= tibia).

Figura 15. Extremos de patas de tres especies diferentes de escarabajos en que se muestra las uñas tarsales: a, de Strategus sp; b, de Anomala sp; c, de Phyllophaga sp.

SUBFAMILIA TRICHIINAE

Esta subfamilia se caracteriza porque sus miembros poseen mandíbulas muy reducidas o atrofiadas y las maxilas muestran apicalmente un cepillo de setas que sobresalen de la parte anterior de la cabeza (Fig 16a). Dorsalmente la cabeza de éstos insectos presentan un par de escotaduras anteroculares que dejan ver el punto de inserción de las antenas (Fig 16a). Sus uñas tarsales son siempre simples.

Sus hábitos son diurnos y se alimentan de néctar, polen, jugo de frutos y savias de árboles. Las larvas se alimentan de materia orgánica de troncos podridos.

En Costa Rica existen al menos 10 especies en 4 géneros (Dialithus, Giesbertiolus, Trigonopeltastes, Inca y Golinca).

 
Figura 16. Vista dorsal de la cabeza: a, de un triquíino (Dialithus sp); b, de un cetóniino (Amithao sp), en la que se señalan las maxilas con sus cepillos de setas y las escotaduras anteoculares que dejan ver la inserción de las antenas.

SUBFAMILIA CETONIINAE

Los cetóniinos están muy emparentados con la subfamilia anterior, presentando igualmente las escotaduras anteoculares que dejan ver las inserciones de las antenas (Fig 16b), el tipo de maxila con cepillo de setas en su parte distal (Fig 16b) y las mandíbulas atrofiadas. Su cuerpo es aplanado dorsalmente, las uñas tarsales son simples y en muchas de sus especies podemos encontrar pequeños cuernos o protuberancias sobre la cabeza (Fig 17). El mesepímero claramente visible desde arriba (Fig 18), es una estructura que en los otros grupos de Scarabaeoidea es poco o no apreciable desde esta posición. Estos insectos presentan en los élitros una curvatura lateral que deja ver desde arriba las coxas posteriores puntiagudas (Fig 18). Ventralmente el tubérculo meso-metaesternal puede ser muy prominente en esta familia (Fig 19). La coloración en general es muy llamativa en algunos casos con brillos metálicos.

Los cetoniinos adultos se caracterizan por su vuelo rápido y sonoro, que en muchos casos nos hace confundirlos con abejas grandes. Este grupo es de hábitos diurnos y se alimenta fundamentalmente de líquidos como exhudaciones de árboles, nectar y polen, y principalmente de jugos de frutos maduros o fermentados. Las larvas por su parte se alimentan de materia orgánica en descomposición en el suelo u otros lugares donde ésta se concentra. Estas larvas son fácilmente distinguibles por su habilidad de desplazarde sobre sus espaldas cuando son puestas sobre alguna superficie.

De cetóniinos existen en el país aproximadamente 35 especies en 13 géneros.

Figura 17. Vista lateral de la cabeza de un cetóniino (Cotinis mutabilis).

Figura 18. Vista dorsal de un cetoníino en que se señala el extremo lateral de la coxa posterior y el mesepímero (me).

Figura 19. Vista ventral de un cetnino (Cotinis sp) en que se muestra el tubérculo meso-metaesternal (tm).

SUBFAMILIA RUTELINAE

Entre los Scarabaeoidea, ésta subfamilia es la que a la mayoría de las personas más llama la atención, lo anterior debido a lo atractivo de la coloración de muchas de sus especies. Dentro de ella se encuentran los muy apreciados escarabajos dorados, verdes y plateados de género Chrysina (antes Plusiotis).

Su cuerpo es normalmente convexo dorsalmente sin cuernos ni protuberancias en la cabeza o el torax, aunque en muchas especies el tubérculo meso-metaesternal está muy desarrollado (Fig 20). Las uñas tarsales pueden ser bífidas o enteras, pero siempre, en cada pata, una de cada par es algo mayor que la otra (Figs 15b, 21a, 23). En general las hembras poseen la porción distal de las tibias posteriores más anchas que las de los machos (Fig 22), mientras que en los machos por su parte los tarsos anteriores son más robustos que en las hembras (Fig 23).

Muchas de especies de este grupo son nocturnas, existiendo no obstante una buena parte de ellas de hábitos diurnos. Cuando adultos, se alimemtan de follaje de ciertas plantas, flores y algunos de frutos suaves. Las larvas se alimentan principalmente de troncos podridos de árboles o menos frecuentemente de materia orgánica o raices en el suelo.

En Costa Rica existen no menos de 220 especies en 34 géneros diferentes.

 
Figura 20. Vista ventral de un rutélino (Macraspis sp) que señala su tubérculo meso-metaesternal (tm).

Figura 21. Uñas tarsales de un rutélino (Pelidnota sp); b, de un abejón de mayo (Melolonthinae, Phyllophaga sp).

Figura 22. Patas posteriores izquierdas en vista ventral de un rutélino (Pelidnota sp): a, hembra; b, macho. (ti= tibia).

Figura 23. Tarsos y uñas tarsales de un rutélino (Lagochile sp) en que se aprecia dimorfismo sexual: a, macho: b, hembra.

SUBFAMILIA DYNASTINAE

Entre muchas otras especies se incluyen aquí los muy conocidos cornizuelos (Fig 24, 25 y 26).

El grupo se distingue por su coloración que en general es negra o café. Las uñas tarsales son simples (Fig 27 y 28). La mayoría de los machos de esta subfamilia presentan tarsos y uñas de las patas anteriores notablemente engrosadas (Fig 28). También es característica de los machos de muchas de sus especies, el poseer cuernos o tubérculos tanto en la cabeza como en el protórax (Fig 24, 25 y 26).

Cuando son adultos sus hábitos son nocturnos y pueden alimentarse según su especie, del follaje, de savias, frutos, flores y polen de ciertas plantas. En el bosque algunas plantas dependen de estos escarabajos para su polinización, tal es el caso de aráceas como los zahinillos (Dieffenbachia ), la pata (Xanthosoma ), los filodendros (Philodendron y Syngonium ) (Fig 29), palmas (Bactris ) y otras plantas (Cyclanthus bipartitus). Las larvas de los dinástinos pueden alimentarse según su especie, de raíces, de tallos, de troncos podridos o de otras materias orgánicas vegetales en descomposición. Algunas de ellas son catalogadas como plagas de algunos cultivos como el maíz, caña, yuca, papa, repollo y otros.

Este grupo está representado en Costa Rica por al menos 130 especies en unos 30 géneros.

 
Figura 24. Cornizuelo (Heterogomphus mniszechi ).

Figura 25. Cornizuelo de mayor tamaño de Costa Rica (Megasoma elephas).

Figura 26. Cornizuelo (Dynastes hercules).

Figura 27. Uñas tarsales de las patas anteriores de un dinástino (Dyscinetus sp): a,macho; b, hembra.

Figura 28. Tarsos y uñas tarsales de las pastas anteriores de un dinástino (Ancognatha sp) en que se aprecia dimorfismo sexual: a, macho; b, hembra.

Figura 29. Planta de la familia de las aráceas (Philodendron sp) cuyo medio de polinización lo constituye los escarabajos dinástinos.

SUBFAMILIA MELOLONTHINAE

Es un grupo de Scarabaeoidea en el que se encuentran incluidos muchos de los ahogapollos o abejones de mayo y la mayoría de los jobotos de importancia agrícola como plagas. Del lado pacífico de nuestro país, muchos de los abejones que en las noches vemos volar hacia las luces con las primeras lluvias de la estación lluviosa son miembros de este grupo.

Se caracterizan por poseer todas sus uñas tarsales de la misma forma, ya sea bífidas, dentadas (Figs 15c y 21b) o simples, como es el caso de algunos géneros en Costa Rica como Hoplia y Ceraspis. Hoplia a su vez presenta sólamente una uña tarsal en cada pata posterior (Fig 3b). En relación a los otros grupos de Scarabaeoidea sus patas son relativamente más largas (Fig 30) y no presentan ningún tipo de tubérculo o protuberancia en la cabeza o protórax. Sin embargo el dimorfismo, entre los sexos de muchas de sus especies, puede notarse en el tamaño de sus antenas (Fig 31) y en la forma del pigidio en el extremo posterior del cuerpo (Fig 32).

Algunos miembros de este grupo son de hábitos diurnos, por ejemplo las especies de Macrodactylus o casi todas las de Hoplia, pero la gran mayoría son vespertinos o nocturnos. Los adultos pueden comer hojas de ciertas plantas, frutos o flores. Las larvas principalmente se alimentan de raíces, siendo las del género Phyllophaga, de gran importancia económica por el daño que causan a algunos cultivos.

En Costa Rica existen aproximadamente 145 especies en al menos 11 géneros.

 
Figura 30. Abejón de mayo (Melolothinae, Phyllophaga sp).

Figura 31. Antenas de un melolóntino (Phyllophaga obsoleta): a, de un macho; b, de hembra.

Figura 32. Vista lateral del extremo posterior del cuerpo de un melolóntino (Phyllophaga sp): a, hembra; b, macho de la misma especie. (el= élitro; ep= espiráculo; pi= pigidio).

Grupo II de Subfamilias (Laparosticti)

Pertenecen a este grupo los escarabajos propiamente dichos, denominados también ruedacacas, caqueros o comecacas. Las subfamilias que lo componen en nuestro país son:

A diferencia de los del primer grupo,en este otro todos los espiráculos abdominales muestran la condición laparosticti, o sea que se encuentran en la membrana que une los esternitos con los tergitos, siendo cubiertos por los élitros cuando el insecto se encuentra en reposo (Fig 33).

Las antenas poseen su maza antenal tomentosa o finamente peluda lo que le da una apariencia opaca (Figs 2c, 2e). Las uñas tersales son siempre simples en todas las patas (Fig 34), encontrándose casos de especies en que de forma natural no se encuentran las uñas o los tarsos anteriores (Fig 35). La forma general del cuerpo es predominantemente globosa y el pigidio puede o no estar cubierto por los élitros (Figs 9c, 38).

Casi en su totalidad, tanto en estado de larva como de adultos, se alimentan de materia orgánica en descomposición, de origen animal o vegetal. Además, la gran mayoría de ellos construyen nidos cavando en la tierra, donde almacenan una porción de alimento que posteriormente es ingerida por una larva hija que se desarollará luego como un nuevo indivíduo adulto (Fig 36).

 
Figura 33. Vista lateral del abdomen de un escarabeino (Dichotomius sp) al que se le han quitado los élitros para mostrar la disposición de los espiráculos abdominales (ep). (et= esternitos abdominales; pi= pigidio; te= tergitos abdominales).

Figura 34. Extremo de la pata anterior de un escarabeino ( Dichotomius annae) en que se aprecian las uñas tarsales simples.

Figura 35. Patas de escarabeinos: a, pata anterior de un Coprophanaeus solisi; b, pata anterior de un Eurysternus foedus ; c, pata posterior de un Coprophanaeus solisi en que se nota la ausencia de uñas tarsales. (ea= espolón apical; ta= tarsos).

Figura 36. Corte de suelo que muestra el nido de un escarabeido (Onthophagus sp) bajo una porción de excremento de mamífero.

SUBFAMILIA ORPHNINAE

Estos escarabajos se caracterizan morfológicamente por presentar las mandíbulas visibles dorsalmente (Fig 37), tener el pigidio expuesto, no cubierto por los élitros (Fig 38) y poseer dos espolones apicales en las tibias posteriores (Fig 39).

Es una subfamilia del Trópico Americano con pocas especies. En Costa Rica está representada por sólo el género Aegidium con al menos dos especies.

 
Figura 37. Vista dorsal del protórax y la cabeza de un órfnino (Aegidium sp). (la= labro; md= mandíbula; oj= ojo; pr= protórax).

Figura 38. Vista lateral de la parte posterior del cuerpo de un órfnino (Aegidium sp). (el= élitro; et= esternitos abdominalers; pi= pigidio).

Figura 39. Vista dorsal de la pata posterior derecha de un órfnino (Aegidium sp). (ea = espolones apicales).

SUBFAMILIA APHODIINAE

Esta subfamilia la conforman escarabajos pequeños de unos cinco milímetros de longitud. Su cuerpo es alargado y se caracterizan por tener un clípeo amplio que cubre dorsalmente al labro y las mandíbulas (Fig 48). El pigidio está solo parcialmente cubierto por los élitros y presentan dos espolones apicales en las tibias posteriores. En general su cuerpo dorsalmente puede ser bastante liso como en el género Aphodius o muy rugoso con muchas carinas y tubérculos como en las especies de los géneros Rhyparus o Termitodius.

Las larvas y los adultos comen materia orgánica descompuesta y algunos se alimentan más específicamente de excrementos de mamíferos. Existen varias especies que son parásitos de nidos de otros escarabajos donde comen el alimento almacenado y muchas otras se les encuentra dentro de hormigueros o dentro de la basura de hormigas zompopas.

En Costa Rica se encuentran al menos 60 especies en unos 8 géneros pertenecientes a esta subfamilia.

 
Figura 48. Vista dorsal de un afódino.

SUBFAMILIA SCARABAEINAE

La forma corporal de las especies de este grupo en general es globosa (Fig 4) y al igual que el grupo anterior presentan, con algunas exepciones, las patas anteriores con las tibias muy dilatadas, modificadas para cavar (Figs 35 y 54). El clípeo utilizado para manejar el alimento y para cavar es amplio, algunas veces dentado y cubre las piezas bucales haciendolas no visibles desde arriba (Fig 55). El pigidio está expuesto (Fig 9c) y las tibias posteriores presentan únicamente un espolón apical (Fig 3a). Al igual que los geotrúpinos es muy frecuente encontrar especies que muestran cuernos, tubérculos u otras estructuras de diversas formas tanto en la cabeza como en el protórax, sobre todo en los machos (Fig 4).

Una característica fundamental del grupo es la presencia del comportamiento de construcción de nidos de cría, constituidos en la mayoría de los casos por túneles bajos tierra donde son almacenadas porciones de alimento y en donde son depositados las huevos (Fig 36).

Adultos y larvas de casi todas las especies de esta subfamilia se alimentan de excrementos de mamíferos. Sin embargo, existen algunos que se alimentan predominantemente de carroña o de frutos semipodridos, de semillas o de hongos.

Este es un grupo relativamente grande en Costa Rica con aproximadamente 170 especies en 25 géneros.

 
Figura 54. Vista dorsal de la pata anterior izquierda de un escarabeino (Dichotomius annae ). (ea= espolón apical; fe= femur; ta= tarsos; ti= tibia).

Figura 55. Vista dorsal de la cabeza de un escarabaeino (Canthon deyrollei ). (cl= clípeo; fr= frente).


<< A la página principal