Biodiversidad y Ecosistemas

La flora y la fauna del ACAHN refleja en su diversidad y riqueza de especies, el intercambio producido de biota entre la masa continental Neotropical de Sudamérica y la Neoártica de Norteamérica.   Florísticamente, el ACAHN representa la frontera norte entre las floras Neotropical y Neoártica.

En términos generales, los bosques húmedos y muy húmedos coinciden con las tierras bajas y calientes del Caribe.  Con la elevación, las formaciones vegetales cambian hacia todos los tipos de vegetación más templada hasta llegar a bosques más nubosos, en las cimas de conos volcánicos, principalmente en el Parque Nacional del Agua Juan Castro Blanco.

A todo lo largo de esta diversidad de formaciones vegetales, la intervención humana ha sido fuerte, siendo la agricultura y la ganadería tanto de engorde como de leche y en menor relación los incendios forestales los elementos de cambio o alteración más relevantes.

El río Frío se encuentra ubicado en la zona norte del país. Nace en las montañas de la Cordillera de Tilarán y drena hacia el lago de Nicaragua. Su cuenca cubre unos 1.680 Km2, el 75% se encuentra a una altitud inferior a los 100 m. (Brenes, Solano y Salas 2000) y abarca diferentes ecosistemas naturales, seminaturales y culturales durante su trayecto.

Los ecosistemas naturales incluyen aquellos con poca o ninguna intervención humana, tales como los bosques vírgenes y pocos alterados y los bosques secundarios en avanzadas etapas de recuperación (Acevedo et al. 2002). Los ecosistemas seminaturales, presentan una alteración evidente producto de la intervención humana o se encuentran en etapas tempranas de recuperación, como por ejemplo charrales, tacotales, bosques secundarios y bosques intervenidos seriamente por la extracción maderera (Fig.1). Los ecosistemas culturales se encuentran en las áreas con actividades productivas como los pastos, plantaciones agrícolas y forestales y los cultivos en general (Acevedo et al 2002).


Ecosistemas seminaturales en la cuenca baja del Río Frío (Foto: Tobías García).

La cuenca alta de este río presenta un terreno caracterizado por pendientes y áreas plano onduladas en donde se realizan actividades ganaderas, pero aun existe cobertura forestal (Brenes, Solano y Salas 2000). En la cuenca media hay colinas de poca altura y pequeñas depresiones inundables, en ella se desarrollan actividades agrícolas y ganaderas (Brenes, Solano y Salas 2000). La cuenca baja está caracterizada por amplias depresiones inundables y colinas dispersas, siendo la ganadería y la agricultura asociadas al cultivo de arroz, caña y cítricos las principales actividades productivas (Brenes, Solano y Salas 2000) (Fig.1).

Basado en la cobertura del suelo de la cuenca según los datos del Ministerio de Agricultura y Ganadería de 1992, los únicos datos que existen al respecto, el tipo de cobertura más abundante en la cuenca son los pastos, seguidos por los bosques secundarios, bosques intervenidos, bosques naturales, charrales y humedales. Existen otros tipos de cobertura que no representan áreas significativamente importantes en la cuenca (Cuadro 1). Estos valores indican que para ese año, el 90% de la cuenca había sido alterada, pero se notaba algún grado de recuperación natural (bosques secundarios y charrales) en el 32,48% de la misma. Los bosques naturales se encuentran localizados principalmente en las tierras altas de la cordillera de Tilarán, en donde se ubican el Parque Nacional Volcán Tenorio y la Zona Protectora Tenorio (Fig.2).

Cuadro 1. Tipos de cobertura del suelo en la cuenca del río Frío.

Tipo de cobertura Área (Km2) Área (%)
Pasto 686,87 40,83
Bosque secundario 448,93 26,68
Bosque intervenido 225,05 13,38
Bosque natural 143,34 8,52
Charral/Tacotal 97,24 5,78
Humedal/Pantano 61,64 3,66
Laguna/Embalse 11,69 0,70
Cultivos permanentes 7,12 0,42
Cultivos anuales 0,48 0,03
Total 1.682,36 100,00

                   Fuente: MAG, 1992


Mapa de cobertura vegetal de la cuenca del Río Frío, según datos del MAG 1992

Si se utiliza el sistema de clasificación de ecosistemas de Holdridge, las llamadas Zonas de Vida de Holdridge, la cuenca del río Frío abarca en forma simplificada 3 tipos de bosques (Hartshorn 1992), los cuales son:

Bosque Basal:

Se encuentra en las tierras bajas hasta los 500 m de elevación aproximadamente. Es un bosque alto de muchas capas (Fig.3). El dosel, o estrato superior del bosque, se caracteriza por tener árboles altos de unos 50 m., con copas en forma de paraguas, troncos lisos y de color claro y generalmente con gambas altas, lisas y delgadas. El subdosel posee árboles de unos 35 m. de altura, con copas redondas y delgadas y con troncos lisos y sin gambas; frecuentemente se observan palmeras altas. El sotobosque presenta árboles de 10 a 25 m. con copas cónicas y troncos delgados; hay palmeras enanas, arbustos poco ramificados y hierbas con grandes hojas. El suelo está generalmente desnudo excepto por algunos pocos helechos. Los bejucos son comunes al igual que la epífitas.. Este bosque era el más extenso en la cuenca, abarcando un 80,8%.

Hoy día quedan muy pocos parches algunos de los cuales están alterados por la extracción de madera y/o son pequeños. Algunas especies de este tipo de bosque son: mono congo, tucán pico de arcoiris, sargento, tortuga resbaladora, iguana, rana roja, rana de ojos rojos, escarabajo de la fruta, mariposa, pupumjoche, guaba, bromelia, hierba mora, lirio de agua, bijagua, liquen y hongo.


Perfil de un Bosque Basal (Ilustración: Francisco Quesada)

Bosque Premontano:

Se localiza en las tierras medias, desde los 500 hasta los 1.200 m. de altitud aproximadamente. Este es un bosque con altura de mediana a alta, de 2 a 3 capas, algunas pocas especies del dosel pierden sus hojas en la época seca (Fig.4). El dosel presenta árboles de 30 a 40 m. de altura, con copas redondas y anchas, troncos lisos y cubiertos por musgos, relativamente cortos y generalmente con gambas pequeñas. El subdosel presenta árboles de 10 a 20 m. de alto, con copas densas y corteza lisa; ocasionalmente hay helechos arborescentes y palmeras. Los arbustos alcanzan alturas de unos 3 m. El suelo está generalmente desnudo con algunos pocos helechos. Los bejucos y epífitas son comunes. Este era el segundo bosque mas extenso, aproximadamente un 19% de la cuenca. Las mayores áreas con este tipo de bosque están básicamente en el PN Volcán Tenorio y la ZP Tenorio. Los remanentes de bosque fuera de estas áreas silvestres protegidas son muy pequeños y se encuentran alterados.

Algunas especies de este tipo de bosque son: danta, león breñero, jilguerillo, colibrí alas de sable violáceo, tángara de monje orejuda, serpiente lora, lagartija de las bromelias, rana, salta plantas, mariposa, escarabajo de la fruta, tábano, flor de guinea, lengua de diablo, piñuela, orquídea, liquen y hongo ostra.


Perfil de un Bosque Premontano (Ilustración: Francisco Quesada)

  

Bosque Montano Bajo:

Se localiza en las tierras altas del volcán Tenorio, desde los 1.200 m. de altitud aproximadamente. Este es un bosque con altura de baja a mediana y con 2 capas de árboles (Fig.5).. Los árboles del dosel llegan a medir unos 30 m. de altura (pero los robles pueden llegar a 50 m.), tienen el tronco corto, grueso y frecuentemente retorcido, las ramas son gruesas, cortas y sinuosas y las copas son pequeñas y compactas. El sotobosque es denso, con árboles entre 10 a 20 m. de altura, con troncos delgados y copas pequeñas, y con arbustos densos, con alturas de unos 2 m. y hojas aplanadas, pequeñas y en manojos. El suelo está cubierto de helechos y musgos. Las epífitas son comunes en los troncos cubiertos de musgos y los bejucos de hojas grandes están presentes..  Este es un tipo de bosque menos extenso, aproximadamente un 0,2% de la cuenca.

Este bosque se encuentra dentro del PN Volcán Tenorio y por lo tanto está protegido. Algunas especies de este bosque son: pájaro campana, serpiente, salamandra, escarabajo de la fruta, mariposa, roble, colmillo, achotillo, liquen y hongo repisa de azufre.


Perfil de un Bosque Montano Bajo (Ilustración: Francisco Quesada)

Humedales:

Los humedales representan un tipo de ecosistema particularmente abundante en la cuenca del río Frío. En general los humedales presentes se pueden clasificar en dos tipos: 1) aquellos con corrientes de agua dulce como los ríos y riachuelos, y 2) aquellos con reservorios de agua dulce como las lagunas y pantanos.

Los ríos y riachuelos conforman la cuenca del río Frío. Desde sus nacientes en la cordillera de Tilarán forman una red de corrientes de agua dulce, cuyo principal cauce es llamado río Frío. Otros ríos importantes en la cuenca son Mónico, Buenavista, Guayabito, Samen, Cote, Venado, Cucaracha, Catanurio, La Muerte, Pastate, Caño Ciego, Purgatorio y Sabogal. A lo largo de estos ríos y riachuelos aun persisten poblaciones de animales y pequeños relictos de bosques importantes desde el punto de vista de conservación para especies amenazadas como la nutria.

Las lagunas y pantanos se encuentran principalmente en las tierras bajas. Las abundantes lluvias presentes durante casi todo el año, las características del suelo y la topografía permiten la formación de las mismas. La laguna de Cote, de 2,4 km2, ubicada en las tierras altas del volcán Tenorio, es una excepción por tratarse posiblemente de un antiguo cráter.

Sobresale por su tamaño la laguna de Caño Negro, debido a la cual se creó el Refugio de Vida Silvestre Caño Negro. Esta laguna mide unos 9 km2 y el refugio unos 100 km2. Este refugio está caracterizado por un sistema de lagunas naturales cuyos tamaños varían estacionalmente y una serie de caños que anegan y drenan el área de influencia del humedal (Brenes, Solano y Salas 2000). El refugio ha sido declarado Humedal de Importancia Internacional principalmente por ser un hábitat importante para las aves, mas de 300 especies se han identificado, especialmente de aves acuáticas y migratorias como la cigüeña llamada galán sin ventura. También en el se encuentran especies de peces, reptiles y mamíferos amenazados como el pez gaspar, el caimán y la nutria.

La cobertura vegetal de este refugio incluye bosques densos del bosque basal, algunos de los cuales son inundados y otros se mantienen drenados, también hay bosques secundarios caracterizados por árboles altos y dispersos junto a arbustos medianos y bajos (Fig.6), tacotales formados por árboles bajos, arbustos y hierbas, pastizales con pastos altos y bajos, y cultivos agrícolas (Brenes, Solano y Salas 2000).


Pastos y bosque secundario en el humedal Caño Negro (Foto: Tobías García).

Recopilado por Álvaro Herrera, Unidad Gestión para la Conservación, INBio Nov. 2007.

Bibliografía consultada

Acevedo, H.; J. Bustamante, L. Paniagua y R. Chaves. 2002. Ecosistemas de la cuenca hidrográfica del río Savegre, Costa Rica. Editorial INBio. Santo Domingo de Heredia, Costa Rica. 351 pp.

Brenes, L.G.; F.J. Solano y D. Salas. 2000. Procesos hidrodinámicos de sedimentación en el sistema lagunar Caño Negro. Informe Final. PROIGE-UCR-MINAE. San José, Costa Rica. 126 pp.

Hartshorn, G.S. 1992. Plantas. In Historia Natural de Costa Rica. Editado por D.H. Janzen. Editorial Universidad de Costa Rica. San José, Costa Rica. 822 pp.