Metodología de muestreo Herpetofauna

Para cada gira se determinaron varios sitios de muestreo y en cada uno de ellos se realizaron varios transectos, considerando características hídricas y topográficas y la probabilidad de hallar condiciones adecuadas para la presencia de la herpetofauna. En algunos casos se dedicó más muestreo a lagunas o áreas pantanosas, dadas tales probabilidades.

Los transectos fueron variables en longitud y ancho (entre 50 m y 1 Km de largo y entre 2 m y 10 m de ancho, aproximadamente) y se trabajaron en jornadas diurnas y nocturnas, inspeccionando detalladamente en la vegetación, hojarasca, tierra, cuerpos de agua, debajo de piedras, troncos caídos, cortezas, plantas epífitas.

Los muestreos procuraron un equilibrio en la administración del tiempo de gira, entre el tiempo dedicado a la búsqueda de especies que usualmente permanecen muy ocultas y que es raro hallarlas (para las cuales se puede dedicar mucho tiempo y sólo obtener unos pocos individuos), y las especies que con mayor facilidad se encuentran, con la intención de aumentar el grado de completitud de la lista de especies.