Página Principal Programas
Control y protección
Investigaciones
Gestión Ambiental
Corredores Biológicos
Educación ambiental
Manejo integral del Fuego
Comunidades
Turismo
Sitios de interés Documentos Eventos

Educación ambiental
Generalidades
Material de apoyo
Plan de Educación Ambiental Red Quercus/ACLAP-PILA
 

 

Programa de Educación Ambiental en la Zona Amortiguamiento del PILA (EducaPILA)

Desde la fecha de creación del área protegida se iniciaron acciones aisladas de educación ambiental por parte de los funcionarios del Parque. Estas acciones incluían charlas esporádicas en algunas escuelas, reuniones con algunas comunidades entre otros. En el 2002 se inició con un proceso de información a la sociedad civil mediante talleres, cursos, materiales impresos y charlas sobre el PILA y la importancia para las comunidades aledañas. Al mismo tiempo se creo un espacio de consulta y motivación para que las comunidades vecinas participen en los procesos de prevención y control de los delitos ambientales.

El proceso de educación ambiental y concientización ha sido apoyado por instituciones como el Programa de Pequeñas Donaciones del Fondo Global Ambiental y organizaciones no gubernamentales, The Nature Conservancy, Conservación Internacional y el Instituto Nacional de Biodiversidad, así como a la participación de comunidades vecinas al PILA, y más recientemente por El Proyecto Canje de Deuda por Naturaleza EE. UU. - C. R.

Dentro de las actividades más frecuentes están los talleres de legislación ambiental, cursos de bomberos forestales, charlas sobre efectos de los incendios forestales, contaminación ambiental, importancia del PILA, desarrollo de festivales ambientales, aniversario del PILA, entre otras.

Generalidades del EducaPILA: Pasado y Presente [1]

El Parque Internacional de la Amistad (PILA) es el Área Silvestre Protegida más extensa de todo Centroamérica. En territorio Costarricense mide 199 147 hectáreas y continúa en territorio Panameño por 207 000 has más, lo cual le da el carácter de ser un Área Protegida Binacional. Recibió dos nominaciones de conservación internacional de la UNESCO: Sitio de Patrimonio Mundial de la Humanidad y Reserva de Biósfera la Amistad, además de proteger en su territorio turberas y lagos considerados como Sitios de Importancia Ramsar.

La Administración del PILA ejecuta varias acciones enmarcadas en los Programas de Investigación Científica, Control y Protección, Gestión Ambiental y Corredores Biológicos, las cuales permitan una adecuada gestión del ASP. La Educación Ambiental (EA) es de suma importancia y figura como una de las principales actividades a las cuales se la ha dado gran énfasis. El programa oficial de EA del PILA es el EducaPILA y se inició en el 2007, como un proyecto piloto en Costa Rica. Esta iniciativa es única a nivel nacional, en el cual la sociedad civil (representada por la Asociación Conservacionista Red Quercus) asume una responsabilidad compartida con la Administración del PILA en varios aspectos.

A nivel del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC) y el Área de Conservación la Amistad Pacífico (ACLA-P), el PILA es ejemplo en cuanto a la coordinación y trabajo con la sociedad civil. Se trabaja bajo el esquema de responsabilidades compartidas, en donde la EA figura como una de las principales actividades.

A pesar de tener una extensa Zona de Amortiguamiento (ZA) y no contar con suficiente personal para cumplir con todas labores propias de la gestión del PILA (entre ellas la educación ambiental) se ha logrado que la mayoría de las comunidades vecinas  identifiquen y valoren los recursos que el PILA les provee directa ó indirectamente. Esto ha sido un proceso a largo plazo conocido por algunos como “concientización ambiental”. A medida que los actores locales se involucran en el proceso, atraen nuevos aleados a la conservación del PILA, como un efecto de piezas de dominó.

La educación ambiental que promueve EducaPILA involucra estudiantes de primaria y secundaria así como personas adultas de las comunidades, generalmente sin estudio académico, pero mucho conocimiento de la zona. Es así como el EducaPILA va más allá de las aulas de los centros educativos y se proyecta hacia los grupos organizados ya consolidados. No está dentro de las políticas de EducaPILA la creación de nuevos grupos organizados sino el seguimiento y coordinación de los mismos.

El EducaPILA nació como una iniciativa de la Asociación Conservacionista Red Quercus, al asumir como parte de sus responsabilidades la ejecución de este programa, el cual se mantuvo activo durante dos años. En un inicio se contó con voluntarios y voluntarias (en aquel entonces llamados promotores) procedentes de los grupos base de la Red Quercus, a los cuales se les brindó capacitación en algunos temas relacionados a la Educación Ambiental. La estructura del Programa contemplaba además de los tres promotores (uno para cada sector a saber: Brunka, Potrero Grande y Biolley) un Comité Coordinador y un Comité Asesor, conformado por miembros de la Junta de la Red Quecus, el Administrador del PILA y un representante del MEP.

Durante el 2009, EducaPILA sufrió una fuerte baja en cuanto a visitas a centros educativos, lo cual se refleja en los informes que presentaron los promotores, algunos de los cuales renunciaron a su labor como educador ambiental voluntario en forma total, parcial o temporal. Algunos pretendían que se les pagara algún incentivo económico (salario), lo cual era imposible para la Red Quercus, que apenas podía solventar los gastos por concepto de transporte y algo de alimentación. En resumen, el promotor del sector Brunka encontró un trabajo asalariado en el PH el Diquís y se marchó de la zona, el promotor de Potrero Grande asumió otros compromisos en la Red Quercus y el Consejo Regional, la promotora de Altamira-Pittier renunció por motivos familiares pues se iba a dedicar más tiempo a su casa y familia. Sólo el sector de Biolley se mantuvo activo, donde aún hoy día está presente una de las mejores educadoras ambientales con que cuenta EducaPILA.

Ante la evidente crisis financiera que estaba pasando el EducaPILA, la Administración del PILA y la Red Quercus formularon una propuesta de financiamiento, basada en los resultados de la evaluación del EducaPILA (realizada por una estudiante como parte de su tesis doctoral) y tomando en consideración el aporte y experiencia de algunos de los promotores y miembros de los comités coordinador y asesor. Dicha propuesta se presentó a finales del 2010 ante el Proyecto Canje Deuda por Naturaleza EE.UU.-CR., como  un proyecto de educación ambiental cuyo enfoque general va enmarcado en la conservación del PILA, los bosques tropicales y el cambio climático. A finales de ese mismo año, recibimos la excelente noticia que el proyecto presentado había sido aprobado, y ahora el EducaPILA contaba con financiamiento para una primer etapa de dos años (2011-2012). Es así como en el curso lectivo del 2011 se arrancó de nuevo con el Programa de Educación Ambiental, el cual se había quedado estancado durante poco más de un año.

Entre otras cosas, este proyecto contempla la compra de materiales didácticos para la educación ambiental (cartulinas, papel periódico, marcadores, hojas bond, lápices, fotocopias), equipo (computadoras, proyectores de video, motocicletas, planta de sonido, cámaras digitales) y el pago a una Coordinadora General del programa y cinco Educ. Ambientales, tres a tiempo completo y dos a medio tiempo. Para evitar confusiones con el término de “Coordinador General de Programa EducaPILA”, se le cambió de nombre al comité que llevaba este mismo nombre, por lo que de ahora en adelante se le conocerá como “Comité Director” y no “Comité Coordinador”. Además, las personas contratadas y dedicadas a desarrollar las sesiones de educación ambiental se dejan de llamar “promotores ó promotoras” y se les conoce de ahora en adelante como “Educadoras (es) Ambientales”.

Los nuevos alcances que se han logrado con EducaPILA-Canje de Deuda son la incorporación de dos sectores más (Volcán y Pittier) con un total de 12 centros educativos nuevos (ver Cuadro 1). Las sesiones de Educación Ambiental se están impartiendo en 34 centros educativos. Cada sesión de trabajo se extiende por dos lecciones (80 minutos) una vez cada quince días, por lo que mensualmente cada centro educativo se visita dos veces y se trabaja 4 lecciones. Una sesión de trabajo involucra más que una charla de educación ambiental, el seguimiento de la sesión anterior así como el trabajo de los estudiantes en grupo, interacción con el medio natural que rodea el centro educativo y proyectos demostrativos de reciclaje y huertas orgánicas. Estos proyectos tienen un presupuesto asignado dentro del Proyecto EducaPILA-Canje de Deuda.

Cuadro 1. Lista comparativa de Centros Educativos por sector con respecto a la implementación de EducaPILA en el período 2007-2008 (seguimiento) y del 2011 en adelante (nuevos).

Sector Pittier 

Seguimiento

Nuevo

Centro Educativo 

Grupo Organizado[2]

  1. Santa María

ACESAMA

 

X

  1. Agua Caliente

ASOFAC

 

X

  1. Fila Tigre

 

 

X

  1. Colegio de Santa Elena

 

 

X

Sector Biolley

 

 

  1. San Isidro

Mujeres Parceleras

X

 

  1. Altamira

 

X

 

  1. Colorado

 

X

 

  1. Los Naranjos

 

 

X

  1. El Carmen

 

 

X

10.  El Campo

 

 

X

11.  Sábalo

 

X

 

12.  Biolley

ASOMOBI

X

 

13.  Liceo el Carmen

 

X

 

Sector Potrero Grande 

 

 

14.  Potrero Grande

 

X

 

15.  Los Ángeles

 

X

 

16.  Pueblo Nuevo

 

 

X

17.  La Puna

Comité La Puna

X

 

18.  La Lucha

 

X

 

19.  La Luchita

AMANABIF

X

 

20.  El Jorón

 

 

X

21.  Liceo de Potrero Grande

 

X

 

22.  Liceo de la Lucha

 

X

 

Sector Brunka 

 

 

23.  Santa Rosa

 

X

 

24.  Santa María

ACETUSAMA

X

 

25.  San Rafael

 

 

X

26.  El Socorro

 

X

 

27.  Guadalajara

 

X

 

Sector Volcán

 

 

28.  Cacao

 

 

X

29.  Cordoncillo

 

 

X

30.  Altamira

ASOPACE

 

X

31.  Volcán

 

X

 

32.  Llano Bonito

 

X

 

33.  Cañas

 

X

 

34.  Liceo de Volcán

 

X

 

35.  Liceo de Santa Marta

 

X

 

 

ASAMUSAR

 

 

Por lo complejo del proyecto que involucra el trabajo y desplazamiento en un área geográfica bastante grande (toda la ZA del PILA), así como la contratación de servicios no profesionales (salarios), compra de equipo y  materiales que requieren de facturas proformas, entre otros, se han presentando algunos inconvenientes.  Algunos de ellos son la apertura de cuentas bancarias en una entidad privada por parte de la Red Quercus y el viaje constate hasta San Isidro del General y facturas membretadas expedidas por cada una de las Educadoras Ambientales por concepto de sus servicios. Otro inconveniente ha sido el simple hecho de que previo a realizar la compra de cualquier cosa, se deben hacer cotizaciones por la misma marca, cantidad y modelo del producto en tres casas comerciales diferentes, muchas de las cuales son exclusivas o representantes de un producto o marca en particular, lo cual no permite tener facturas que sean comparativas entre sí.

Otro problema es que debido a que la Red Quercus no tiene instalaciones físicas, se ha tenido que usar la infraestructura de ASOMOBI como oficinas para reuniones y para guardar todos los documentos referentes al EducaPILA. Por otra parte, debido a las distancias respecto a ASOMOBI, cada educadora ambiental ha tenido que asumir la responsabilidad de guardar en su casa el equipo que les ha sido asignado (motocicletas, computadoras y proyectores) lo cual requiere de sumo cuidado. La comunicación es otro factor que ha fallado mucho, pues a veces no hay señal de celular ni por internet lo cual dificulta la toma de decisiones y acuerdos muchas veces urgentes. Algunos integrantes del Comité Director y Educ. Ambientales del EducaPILA no han cumplido con las expectativas que se esperaban y nos han quedado mal. El trabajo se ha recargado en unos pocos, con la buena intensión que EducaPILA no se nos caiga de nuevo, pues si no se cumplen con los estándares de monitoreo del INBio no se hacen los desembolsos semestrales.

Aparte del trabajo que realiza el EducaPILA en los centros educativos mencionados en el cuadro 1, por solicitud de la Administración del PILA, el Programa de Gestión Ambiental realiza visitas con charlas y actividades en épocas alusivas al ambiente (efemérides) en los centros educativos sobre carretera que van desde Sabanillas hasta Paso Real. En total son 9 centros educativos a saber: Escuelas de Paso Real, Clavera, Las Vueltas, Boca Limón, Guácimo, Jabillos, Santa Cecilia, Sabanillas y Liceo de Sabanillas.

En cuanto al trabajo que realiza el EducaPILA con los grupos comunales hay un factor que puede incidir negativamente en el trabajo que desarrolla EducaPILA con los grupos comunales es que como dice el refrán “nadie es profeta en su propia tierra”. Con el fin de minimizar costos de transporte, EducaPILA contrató personas que fueran de las mismas comunidades en el sector que les corresponde trabajar. Esto ha traído consigo algunos roces entre las educadoras ambientales y algunos padres de familia a nivel de las sesiones que se desarrollan en los centros educativos.

Resulta fácil comprender que estas diferencias a nivel de centros educativos se extienden fácilmente al resto de la comunidad, lo cual afecta el trabajo con los grupos organizados. La mayoría de las veces son problemas personales ó incluso a nivel familiar dentro de la misma comunidad en donde todos se conocen y aquí aplica otro refrán “país pequeño: infierno grande”.

EDUCA PILA Documento del programa

Generalidades EducaPILA



[1] Por: Lic. Róger González Tenorio, Programa de Gestión Ambiental y Corredores Biológicos, Parque Internacional de la Amistad

[2] Para todos los casos, los grupos organizados son de Seguimiento, pues dentro de las políticas de EducaPILA no está la conformación de nuevos grupos organizados sino el seguimiento de los mismos.



Derechos Reservados © 2012 • Parque Internacional de la Amistad, Costa Rica • Tel. (506) 2200-5355 • Fax: 2742-8090 • gravin.villegas@sinac.go.cr