Página Principal Programas
Control y protección
Investigaciones
Gestión Ambiental
Corredores Biológicos
Educación ambiental
Manejo integral del Fuego
Comunidades
Turismo
Sitios de interés Documentos Eventos

Parque Internacional la Amistad
Resumen
Ficha técnica
Ubicación
PILA y su contexto
Aspectos biológicos:
Zonas de vida y unidades bioticas
Ecosistemas
Especies
Situación de la biodiversidad
Objetos de conservación
Riesgos, vulnerabilidad ambiental y amenazas
Amenazas según actores locales
Amenazas
Riesgos
Vulnerabilidad
Personal, infraestructura, servicios-sector Pacífico
Unidad Técnica Binacional de Manejo
 

 

Biodiversidad del Parque Internacional La Amistad
Objetos de conservación del PILA Costa Rica - Panamá

Los objetos de conservación son un número limitado de especies, comunidades naturales o sistemas ecológicos que representan la biodiversidad de un paisaje a ser conservado o de un área protegida y que por lo tanto pueden ser utilizados en la medición de la efectividad de las medidas de conservación. Estos objetos de conservación sirven de filtro grueso o "sombrilla" los cuales una vez identificados y conservados, aseguran la persistencia del resto de los componentes en el espacio y el tiempo (Parrish et al . 2003).

El proceso de definición de objetos de conservación para el PILA tuvo varias fases, a partir de una lista inicial generada por especialistas de ambos países revisada en una serie de talleres, se llegó a la siguiente lista definitiva, producto del último análisis relacionado con el diseño del programa de monitoreo, donde también participaron ambos países:

  • Páramos y sabanas de altura
  • Bosques que se encuentran a más de 1500 msnm
  • Ecosistemas Lénticos (lago y Lagunas)
  • Humedales y Ecosistemas Acuáticos
  • Mamíferos Grandes: Jaguar ( Pantera oca )
  • Aves Migratorias: Pájaro campanero
  • Bosques < 1500 metro de elevación.

La descripción de cada objeto es la siguiente y el mapa de distribución está en la Fig. 3:

Páramos

El páramo es una formación vegetal alto-montana (alto-andina), heterogénea, psicrofítica, muy vellosa, herbácea y generalmente sin árboles o con doseles abiertos de árboles pequeños tupidos (Kappelle 2005). Los páramos incluyen las sabanas de altura presentes en la parte montañosa del PILA por arriba de los 3 000 msnm, es decir, por encima del límite superior de la línea del bosque, en donde representan un importante componente paisajístico a escala local ( £ 800 ha, TNC 2000). Las sabanas localizadas en el valle de origen estructural al Norte del Cerro Dúrika y la Sabana de los Leones en el Macizo de Chirripó , son únicas de la región de Talamanca. En este objeto de conservación también se incluyen las turberas y ciénagas de altura, que constituyen también ecosistemas únicos a nivel regional, destacándose las ciénagas de ladera presentes en los alrededores del Cerro Dúrika y el Cerro Fábrega (TNC 2004 ).

En el PILA, los páramos pueden ser considerados ecosistemas frágiles, pues el área que éstos abarcan son parches en las cimas de los Cerro Fábrega, Itamut, Echandi, Cerro Kamuk, Cerro Dúrika y Cerro Eli, que totalizan 2 466 ha (588 ha en PILA-Panamá y 1 878 ha en PILA-Costa Rica) . Estos páramos están relacionados principalmente con los páramos del norte de América del Sur.

Este objeto de conservación es de gran importancia no solo por representar un tipo de ecosistema único y raro en la región, sino también porque comprende asociaciones vegetales (por ej., el bambú enano Chusquea subtessellata ) y posiblemente varias especies de plantas y animales restringidos (endémicas) a estos ecosistemas, cuya conservación abarca un subconjunto de la biodiversidad del PILA no incluido en los otros objetos de conservación.

Los páramos están amenazados principalmente por los incendios durante la estación seca, debido a la combinación de un clima seco (baja temperatura ambiental), una baja precipitación pluvial (poca humedad) y un tipo de vegetación dominado por gramíneas muy propensas a la combustión.

Bosques con distribución altitudinal mayor de 1 500 msnm

Los bosques por encima de los 1 500 msnm constituyen otro componente paisajístico importante del PILA que representan una escala gruesa (10 000 - 450 000 ha, TNC 2000), cuyo límite superior está entre los 2 800-3 000 msnm (Tosi 1971).

Los bosques nublados, incluidos en este objeto de conservación, son ambientalmente complejos y frágiles, con una alta diversidad de ecosistemas y de especies por unidad de área, producto de su variable distribución altitudinal y oscilaciones diurnas de temperatura (Brown y Kappelle 2001). En ellos se pueden encontrar asociaciones importantes como los robledales de montaña (Quercus spp.), localizados principalmente en las elevaciones altas de las montañas en ambas vertientes, además de otras asociaciones vegetales (Kappelle 1996). Asimismo, es posible encontrar especies endémicas y otras de distribución regional restringida a las condiciones climáticas y altitudinales que estos ecosistemas brindan.

Otro factor que justifica la conservación de estos ecosistemas, es que en ellos se encuentran los nacimientos de los principales ríos, tanto de la vertiente Caribe como de la vertiente Pacífica del PILA, donde la lluvia horizontal juega un papel muy importante en el mantenimiento del ciclo hidrológico. El monitoreo de este objeto de conservación permitirá evaluar la continuidad de estos ecosistemas como de las amenazas sobre ellos, como sobre otros objetos de interés (los ecosistemas lóticos y lénticos y las especies migratorias altitudinales (pájaro campanero) y de gran extensión de uso de hábitat (jaguar).

Bosques con distribución altitudinal igual o menor de 1 500 msnm

Los bosques con distribución altitudinal igual o menor de 1 500 msnm son un componente paisajístico importante del PILA de escala gruesa (10 000-450 000 ha, TNC 2000), cuyo límite inferior está a una elevación de aproximadamente 100 msnm. Estos constituyen principalmente los bosques de la vertiente Caribe y a través de ellos corren importantes ríos de la región, a la vez que nacen numerosos tributarios de los mismos. Estos bosques también contribuyen al mantenimiento del ciclo hidrológico y del régimen climático y son considerados como el área de mayor endemismo (TNC 2004). Este objeto de conservación cubre subconjuntos de la biodiversidad de alta riqueza de especies (Fournier 1969, Gómez 1986, Samudio 2001), no incluidos en los otros objetos.

El monitoreo de este objeto de conservación permitirá evaluar la continuidad de estos ecosistemas y las amenazas sobre ellos y sobre otros objetos de interés, como lo son los ecosistemas lóticos y lénticos y las especies migratorias altitudinales (pájaro campanero) y de gran extensión de uso de hábitat (jaguar). Este ecosistema de bosques representa el área principal de la presión de amenaza por la ganadería, cacería, contaminación y proyectos de desarrollo.

Dadas las diferencia de condiciones y amenazas entre ambas vertientes, Caribe y Pacífica, se recomienda monitorearles por separado.

Ecosistemas lóticos (ríos y sus márgenes)

Los ecosistemas lóticos que comprenden los ríos y sus márgenes de bosque ribereño a 40m en ambos lados del río, están bien representados en número en el PILA por lo que se encuentran en una escala gruesa ( ³ 4 tributarios, TNC 2000) del paisaje. Estos, además de contribuir con la regulación del clima (y microclimas), aportan al enriquecimiento de la biodiversidad con la flora y fauna asociada (plantas acuáticas, insectos, crustáceos, peces) a estos ecosistemas, las cuales incluyen en el PILA especies endémicas como los peces Brachyrhapis cascajalensis (endémica de Panamá), Phallichthys quadripunctatus (endémica de Costa Rica), Roeboides bouchellei y Sicydium altum (endémicos regionales) (Bussing 1998, ANAM, 2004). Otro factor que justifica la conservación de los ecosistemas lóticos del PILA es el de los servicios ambientales que ofrecen, como el abastecimiento de agua a las comunidades indígenas y campesinas, alimentos a las comunidades, vía de transporte (por ej., los ríos Teribe, Changuinola, Sixaola, Lari y Terile en la vertiente Caribe), turismo y fuente de energía hidroeléctrica.

La condición en la que se encuentran los principales ríos del PILA puede ser considerada como buena, sobre todo en las cuencas que se encuentran dentro del parque. Entre ellos, los ríos Changuinola, Chiriquí Viejo y Grande Térraba son considerados como algunos de los ríos más importantes en su país respectivo debido a su rendimiento de agua por unidad de área; en cuanto a la descarga, el Río Teribe produce 60m 3 /seg (ANAM, 2004) en su caudal medio, identificando su potencial para la producción hidroeléctrica. El monitoreo de la calidad de los ecosistemas lóticos del PILA, también permitiría visualizar otras estrategias de conservación, frente a la creciente demanda de proyectos de embalses para la producción de energía eléctrica (por ej., Proyecto Hidroeléctrico Bonyic, Changuinola-Teribe y Boruca).

Jaguar ( Panthera onca )

El jaguar, debido a que es el mamífero carnívoro terrestre más grande que habita en los bosques del Neotrópico y a sus necesidades espaciales y de calidad del hábitat, se presenta como una especie clave a una escala gruesa (8 000-450 000 ha, TNC 2000) del paisaje. Atendiendo sus requerimientos de alimentación, el jaguar juega un papel importante en la regulación de las poblaciones de las especies que son sus presas, las cuales están representadas principalmente por mamíferos frugívoros terrestres (roedores grandes, puercos o chanchos silvestres, tapires o dantas), por lo que indirectamente el jaguar influye también en los procesos (por ej., dispersión y depredación de semilla) en los que sus presas participan en la dinámica de los bosques.

A una escala regional y nacional, el jaguar presenta amenazas que se concentran principalmente en la cacería con fines deportivos o bien por conflictos con ganaderos y en la reducción del hábitat boscoso, la cual afecta principalmente a sus especies presas. La condición de las poblaciones de jaguares en el PILA es poco conocida, aunque se sugiere que la zona de la parte alta del Río Culubre (vertiente Caribe) puede aún mantener una buena población. La importancia de este objeto de conservación, se apoya en que con la conservación del jaguar se integra el mantenimiento en buen estado de las poblaciones de sus especies presas y de los procesos ecológicos en los cuales ellas intervienen, así como también del hábitat boscoso y su conectividad, del cual dependen tanto el jaguar como sus presas.

Pájaro campanero ( Procnias tricarunculata )

El pájaro campanero es una especie que ocupa una escala gruesa (8 000 - 450 000 ha, TNC 2000) y/o regional (>450 000 ha, TNC 2000) del paisaje y de gran importancia dentro del área de interés, ya que esta ave realiza migraciones altitudinales y es el principal dispersor de semillas de lauráceas, familia de plantas que es consumida por varias especies de aves entre ellas el quetzal ( Pharomachrus mocino ).

Las migraciones altitudinales que el pájaro campana realiza van desde los 2 800 msnm en las montañas del PILA en donde se encuentran los sitios de reproducción, hasta los 20 msnm en las tierras bajas de ambas vertientes (Angehr 2004), que son los sitos de dispersión (Powell y Bjork 2004). El pájaro campanero incluye en sus migraciones altitudinales los rangos de otras especies de aves migratorias importantes como son el quetzal ( Pharomachrus mocino ), el pájaro sombrilla ( Cephalopterus glabricollis ) y la cotinga piquiamarilla ( Carpodectes antoniae ). Esta ave puede ser también una especie indicadora de la condición del paisaje. La inclusión de esta especie como un objeto de conservación justifica la protección de los hábitats que esta especie utiliza a lo largo de su ciclo migratorio ya sea dentro del área del PILA o fuera de ella. El pájaro campanero es una especie amenazada a nivel binacional y global (Angehr 2004).


Derechos Reservados © 2012 • Parque Internacional de la Amistad, Costa Rica • Tel. (506) 2200-5355 • Fax: 2742-8090 • gravin.villegas@sinac.go.cr