Página Principal Programas
Control y protección
Investigaciones
Gestión Ambiental
Corredores Biológicos
Educación ambiental
Manejo integral del Fuego
Comunidades
Turismo
Sitios de interés Documentos Eventos

Parque Internacional la Amistad
Resumen
Ficha técnica
Ubicación
PILA y su contexto
Aspectos biológicos:
Zonas de vida y unidades bioticas
Ecosistemas
Especies
Situación de la biodiversidad
Objetos de conservación
Riesgos, vulnerabilidad ambiental y amenazas
Amenazas según actores locales
Amenazas
Riesgos
Vulnerabilidad
Personal, infraestructura, servicios-sector Pacífico
Unidad Técnica Binacional de Manejo
 

 

Biodiversidad del Parque Internacional La Amistad (1)

La información que se presenta a continuación, a menos de que se especifique otra cosa, cubre al PILA como unidad, es decir, se refiere tanto a la sección del Parque que está en Costa Rica como a la que está en Panamá.

Ecosistemas del PILA

El PILA abarca una gran diversidad de hábitats, microhábitats, climas y microclimas contenidos en las cimas de las montañas de la Cordillera Central en Panamá y de la Cordillera de Talamanca en Costa Rica, y de las tierras bajas de la vertiente Caribe de ambos países. Esta característica propicia que el área tenga una alta biodiversidad.

Ecosistemas de Bosques

En la vertiente Caribe del PILA se encuentran las zonas de vida de bosque húmedo tropical, bosque muy húmedo tropical, bosque muy húmedo premontano y bosque pluvial premontano en las tierras bajas y de mediana elevación, mientras que en elevaciones más altas de la cordillera, en ambas vertientes, se encuentran el bosque montano y montano bajo , con sus respectivas subdivisiones: bosque húmedo montano bajo , bosque muy húmedo montano bajo , bosque pluvial montano bajo , bosque muy húmedo montano , bosque pluvial montano (Tosi 1971, Samudio 2001, ANAM 2003); además se encuentran parches de páramo pluvial subalpino (Stiles 1981, Chaverri & Cleef 1996, Chaverri & Herrera 1997, Toledo et al . 1997, Luteyn 2002).

Ecosistemas Lóticos

La hidrografía del PILA está dominada en su mayor parte por un patrón de drenaje de tipo dendrítico, cuya característica típica son las fuertes pendientes, en su mayoría superiores al 60%, por las que discurren ríos con perfiles topográficos muy inclinados y por cauces en V (CATIE 1987), otros siguen los patrones de fallas locales (ANCON-Plan de manejo PILA). En la vertiente Caribe del PILA se encuentran ríos de importancia como lo son el Chirripó del Atlántico, La Estrella, Telire, Copen, Lari, Teribe, Changuinola y Culubre; mientras que en la vertiente Pacífica se localizan los ríos Cotón, Coto Brus, Chirripó del Pacífico, General, Grande de Térraba, Chiriquí, Chiriquí Viejo, Macho de Monte, Majagua, Colorado, Cotito y Candela. Algunas de las cuencas de estos ríos son catalogadas como las cuencas más importantes en su respectivo país, además de poseer un alto rendimiento por unidad de área (ANAM 2003). En términos generales el área de La Amistad presenta una gran cantidad de riachuelos y arroyos que a una escala más pequeña, funcionan como tributarios de los ríos antes mencionados y albergan un gran número de peces endémicos nacionales y regionales (Bussing 1998).

El abundante recurso hídrico que presenta el área de La Amistad ha propiciado la prospección de embalses para la generación de energía eléctrica en zonas próximas al área protegida. Tal es el caso del Proyecto Hidroeléctrico de Changuinola-Teribe, el cual plantea la utilización de los caudales de los ríos Teribe y Changuinola, y el Proyecto Hidroeléctrico de Boruca que plantea el uso del caudal del río Grande de Térraba. Estos proyectos demás de representar una fuente de energía para el país correspondiente, pueden causar perturbaciones ecológicas en los ríos y sus bosques ribereños.

Ecosistemas Lénticos

Los lagos, lagunas, pantanos y ciénagas presentes en el PILA no han sido bien estudiados. Esto se refleja en una carencia de información básica partiendo desde la ubicación geográfica de los mismos hasta estudios ecológicos sobre la flora y fauna relacionadas con estos ecosistemas. Dentro del PILA, tres lagunas (Sacabico, Dabagri y Dorotiri) de tamaño relativamente considerable han sido reportadas en la vertiente Caribe, aunque existen muchas de tamaño pequeño esparcidas en todo el parque (INBio 2001), sin que se tenga certeza de cuales de éstas son estacionales. Se conoce que el PILA presenta varias ciénagas frías esparcidas en su parte más alta, pero pocos estudios han sido realizados sobre su ecología.

Páramos

La presencia de páramo en las montañas de Cordillera de Talamanca y Central ha sido bien documentado y relativamente bien estudiado (Kappelle y Horn 2005) en el caso de Costa Rica. El páramo es un tipo de vegetación herbácea generalmente sin árboles de origen andino por encima de los 2 800 msnm (Kappelle 2005). Su clima es húmedo, a veces pluvial, de frío a muy frío, con cambios bruscos de temperatura, nubosidad, humedad relativa e insolación (Herrera 2005). En el PILA se tiene documentada la presencia de los páramos en los macizos del Cerro Fábrega (3 335 msnm), Itamut (3 279 msnm) y Cerro Echandi (3 162 msnm) en Panamá (ANAM 2004); Cerro Kamuk (3 549 msnm), Cerro Dúrika (3 280 msnm) y Cerro Eli (3 097 msnm) en Costa Rica.

Zonas de Vida y Unidades Bióticas

Debido a las variaciones de precipitación, temperatura, altura y suelos se han identificado 7 de las zonas de vida que tiene el país según la zonificación de Holdridge. A lo largo del Parque lo que domina es la zona de vida Bosque Pluvial Montano Baj o (bp-MB), se encuentra en ambos lados de la Cordillera y sus estribaciones, entre 1400 y 2500 m.s.n.m. con rangos de precipitación superiores a los 3600 mm de promedio anual y una biotemperatura que está entre 12 y 17° C media anual. También están presentes las zonas de vida Páramo Pluvial Subalpino (pp-SA), ésta se encuentra en la parte central de la Cordillera de Talamanca. Específicamente en las cumbres de los cerros Urán, Chirripó, Dúrika, Utyum, Ulak, Arpi, Mai, Echandi y Kamúk sobre los 2900 m.s.n.m. Cuyos rangos de precipitación y biotemperatura son estimados (no hay datos) y oscilan entre 2500 y 3500 mm. y 0.1 a 0.2° C, respectivamente.

Alrededor de la anterior está el Bosque Pluvial Montano (bp-M), se ubica a los largo de la Cordillera y las estribaciones más altas. Presenta bosques siempre verdes que muestran una fuerte dominancia de los robles ( Quercus ). Su rango de precipitación es más amplio (2400 a 4500 mm.) y biotemperaturas un poco más cálidas (entre 6 y 12 ° C). Siguiendo hacia abajo se ubica el bp-MB ya citado en este párrafo y luego está el Bosque Pluvial Premontano (bp-P). Esta zona de vida también aparece a ambos lados de la cordillera, en donde las precipitaciones anuales superan los 4000 mm., y en algunos casos pueden alcanzar más de 6000 mm.; mientras que las temperaturas andan entre los 17 y 24° C, estos bosques con mucha frecuencia se encuentran nublados.

En la parte baja del área de estudio está el Bosque Muy Húmedo Premontano (bmh-P), el cual presenta elevaciones intermedias cerca de Buenos Aires y Coto Brus, por el Pacífico, y en los alrededores de los valles de Talamanca y Estrella por el Caribe. Su rango de precipitación es de 2000 a 4000 mm., y temperaturas de 17 a 24° C. Menos representativo pero también presente, aparecen pequeñas zonas de Bosque Muy Húmedo Tropical considerada como la zona de vida que concentra el mayor número de especies presentes en los bosques siempre verdes de todo el país y por último está el Bosque Húmedo Tropical ; en el sector del Valle de Talamanca (CCT, 1993). Éste se caracteriza por presentar bosques semideciduos o siempre verdes de varios estratos.

Bajo el sistema de clasificación de Unidades Bióticas (Gómez y Herrera, 1993), el cual parte de similitudes climáticas que implican similitudes biológicas, en el PILA se encuentran siete unidades bióticas en la categoría de boreal que solo (100% de representatividad) o casi exclusivamente (93 y entre 74 y 76% de representatividad) se encuentran en el parque y en el Macizo del Chirripó (Fig. 1) .

Dentro del PILA hay algunos humedales, principalmente lagunas de diferentes tamaños. Sin embargo, la mayor cantidad de lagunas están en la zona de influencia (Fig. 2). Hay poca información sobre el estado y diversidad de especies de estas lagunas dentro y fuera del parque, con excepción de las que se encuentran en el Chirripó.

Fig. 1. Unidades Bióticas del PILA -Costa Rica

Fig. 2. Humedales en el PILA y alrededores (Costa Rica)

 

Diversidad de especies en el PILA

La gran variedad de hábitats encontrados en un contexto montañoso, altitudinal y de regímenes climáticos y edáficos diferentes del PILA, propicia que el área mantenga una gran biodiversidad. Asimismo, el encuentro de especies provenientes de Suramérica y de Norteamérica en esta región favorece una alta riqueza de especies. Estos dos procesos, junto con la historia climática y geológica del PILA que han favorecido un endemismo alto, hacen que el parque se destaque como un centro importante de biodiversidad regional. Pese a esta condición, el área cuenta con pocos estudios de inventario y monitoreo de su diversidad biológica.

Descripción y fotografías en Especies de Costa Rica
Sistema de información Atta

Flora

Varios son los inventarios florísticos realizados en las montañas del PILA (González 1997, González 1998, Caballero 1999, Pineda 1999, Charles 2001, ANAM 2004, INBio 2005). El inventario de la flora del PILA-Panamá (Caballero 1983, ANCON 1994, ANAM 2004) reporta unas 1 568 especies comprendidas en angiospermas, gimnospermas, helechos y musgos. Por su parte el inventario florístico del PILA-Costa Rica contabiliza la presencia de 1 748 especies (INBio 2005).  

Las montañas del PILA muestran una alta diversidad florística reflejada en la gran variedad de orquídeas, helechos y musgos, los cuales encuentran sus valores máximos de abundancia y diversidad por encima de los 600 msnm (Samudio 2001). Otros investigadores (Fournier 1969, Gómez 1986) proponen una banda rica en especies de plantas a elevaciones medias de 800 a 1 500 msnm en la vertiente Pacífica y entre 500 y 1 500 msnm en la vertiente Caribe. También, en estas montañas se presentan importantes y particulares asociaciones y comunidades vegetales (Kappelle 1996), como son los bosques de robledales y las sabanas de páramos. La variedad de hábitats y ecosistemas en esta área, propicia una gran riqueza de especies, entre las que cabe mencionar a los helechos y especies asociadas, principalmente localizados en zonas muy húmedas en las orillas de ríos y riachuelos (ANCON 2004).

Se han registrado 251 especies de hongos y líquenes en el PILA-Costa Rica (INBio 2005).

La importancia comercial de algunos grupos de plantas (por ej., las orquídeas), promueve la incursión de personas en zonas de amortiguamiento e incluso dentro del PILA, con fines de extracción, ya sea para utilizarlas como fuentes para reproducción y posterior venta o para su venta directa. Las extracciones de orquídeas y de otras especies de interés cultural y comercial, se efectúan en la mayoría de los casos sin los permisos correspondientes de recolecta y sin ningún tipo de regulación, lo cual ejerce una fuerte presión sobre su conservación.

Fauna

En el área PILA se ha realizado un limitado número de investigaciones, estudios preliminares e inventarios de fauna. Esta pobreza en información científica se debe a la poca accesibilidad al área y a la falta de infraestructura dentro del sitio. Los estudios de algunos grupos taxonómicos se concentran principalmente en la vertiente Pacífica, mientras que la zona montañosa de la vertiente Caribe cuenta con información muy limitada sobre algunos de ellos. El Inventario Nacional de Biodiversidad llevado a cabo por INBio y el MINAE (INBio 2005) en el PILA-Costa Rica, ha registrado la presencia de 23 especies de moluscos terrestres y 2 750 de insectos, sin embargo se estima un número mucho mayor en ambos grupos.

En las montañas del PILA se espera encontrar importantes interacciones bióticas que incluyen mutualismo-polinización y dispersión como las de plantas-abejas y plantas-murciélagos, depredación como en hormigas-aves, parasitismo en hongos-anfibios, hongos-mamíferos y artrópodos-roedores (Samudio et al. 2001, 2002; Aarhus 2002).

Mamíferos

Para el PILA-Panamá se reportan 84 especies de mamíferos (ANAM 2004), mientras que para el PILA-Costa Rica se han reportado unas 136 especies (INBio 2005). En el área de estudio se encuentran especies de interés para la conservación como son el hormiguero gigante u oso caballo ( Myrmecophaga tridactyla ), el jaguar ( Panthera onca ), el puma ( Puma concolor ), el tapir o danta ( Tapirus bairdii ), el venado de bosque o cabro de monte ( Mazama americana ), el puerco de monte, cariblanco o chancho de monte ( Tayassu pecari ) y el saíno ( Tayassu tajacu ). Estas últimas especies son buscadas por los cazadores de las comunidades vecinas al parque o de las localizadas dentro del parque, que incursionan en esta área para extraer fauna con fines principalmente de subsistencia. Otros mamíferos de interés incluyen unas 20 especies nacionales o binacionales con distribución restringida al PILA y al sitio La Amistad como las musarañas ( Cryptotis endersi , C. gracilis y C. mera ), la ardilla pigmea ( Syntheosciurus brochus ) y el conejo de montaña ( Sylvilagus dicei ). Este sitio de conservación es un área de importancia de endemismo de mamíferos, principalmente en los ecosistemas aislados en cumbres de montañas (Kalko y Handley 1994, Carleton y Musser 1995, Samudio 2001, 2002).

Aves

Para el PILA-Panamá se reportan 285 especies de aves, riqueza de especies que representa el 31% de las 929 registradas para Panamá (Ridgely y Gwynne 1993). Por su parte, para el PILA-Costa Rica se han reportado unas 450 especies (Sánchez, com. pers. 2) lo que representa el 51% de las especies de Costa Rica. El complejo montañoso de Talamanca-Central posee uno de los mayores endemismos de aves de montañas, con 53 especies en el Neotrópico (Angehr 2003).

En esta área de estudio se encuentran especies de gran interés para la conservación como son el trepatroncos alicastaño ( Dendrocincla anabatina ), el colibrí montano gorgiblanco ( Lampornis hemileucus ), el quetzal resplandeciente ( Paromachrus mocinno ) y crácidos como la pava negra ( Chamaeprtes unicolor ) y el pavón ( Crax rubra ) de interés cinegéticos. Dentro de las especies consideradas como vulnerables están el periquito frentirrojo ( Touit costaricensis ), el trogón colirrayado ( Trogon clathratus ), el campanero tricarunculado ( Procnias tricarunculata ) y la tangara azul y dorada ( Bangsia arcaei ) entre otras. Entre las especies citadas como en peligro tenemos al colibrí montañes gorgiblanco ( Lampornis castaneoventris ), el colibrí montañes ventriblanco ( Lampornis hemileucus ), el quetzal resplandeciente ( Pharomachrus mocinno ) y un gran número de especies rapaces (ANAM 2004).

Reptiles y Anfibios

El trabajo realizado por ANAM (2004) registra 32 especies de anfibios y 25 reptiles para el PILA-Panamá. Las especies endémicas de anfibios comprenden probablemente 13 anuros, 5 salamandras y un cecílido; y por parte de los reptiles, seis lagartijas y tres serpientes (ANAM 2004). En este sector de Panamá se han reportado 23 especies de anuros y una especie de salamandra con endemismo binacional (ANAM 2004). Para el PILA-Costa Rica se ha reportado la presencia de 44 especies de anfibios y 29 especies de reptiles (INBio 2005). Dado la poca accesibilidad de muchos de los sitios del PILA y los pocos inventarios detallados de su herpetofauna, se espera que el número de estas especies sea mucho mayor.  

Algunas especies de interés de la herpetofauna presente en el PILA incluyen a Centrolehe ilex y Hyalinobatrachium vireovitatum, ranas consideradas en condición vulnerable. La salamandra Bolitoglossa colonnea , considerada como especie en peligro al igual que la víbora Atropoides nummifer y Trimetopon slevini (esta última en peligro crítico). También cabe resaltar la presencia de la rana Dendrobates pumilio especie presente en el apéndice II de CITES. Esta especie se encuentra amenazada por la extracción no controlada de individuos de sus poblaciones con fines aparentes de exportación. Es de vital importancia revisar el estado de la diversidad de anfibios a diferentes elevaciones dada la crítica disminución de sus poblaciones en las montañas (Lips 1999, Samudio 2001).

Situación de la biodiversidad en el PILA

Dentro de las principales amenazas que afrontan sus ecosistemas se incluye la deforestación por el avance del frente agropecuario, la extracción y comercialización ilegal de la flora y la fauna, incendios forestales y falta de control (INBio 2001, ANAM 2004).

Los trabajos realizados en el PILA en el campo de la flora y fauna, muestran el área como una región de alta biodiversidad, tanto en riqueza de especies como de especies de distribución restringida. Esta característica del área ha propiciado el uso de sus recursos bióticos, tanto con fines de subsistencia por los asentamientos humanos locales, como con fines comerciales, aunque las extracciones de la flora y fauna ocurren en varias localidades del PILA con distintas intensidades.  

Dentro las especies de la flora del PILA que están amenazadas por la extracción ilegal, figuran el Quercus spp. cuya madera es altamente apreciada por su durabilidad y una gran variedad de musgos, helechos, palmas y orquídeas de importancia comercial. La fauna del área también se encuentra amenazada por la extracción ilegal de especies, muchas de las cuales están protegidas por normas nacionales e internacionales, como los venados, los puercos o chanchos de monte ( Tayassus spp.), el tapir ( Tapirus bairdii ) y la pava negra ( Chamaepetes unicolor ). En ANAM (2004), se menciona la extracción excesiva del recurso pesquero en las cuencas de los ríos Changuinola, Teribe, Tscuí, Quebrada Boca Chica y Quebrada Bonyic, en la vertiente Caribe. Por otra parte, la cacería por parte de los humanos de los grandes felinos, jaguar ( Panthera onca ) y puma ( Puma concolor ), debido a la depredación que hacen del ganado, crea el conflicto felinos-ganadería como una amenaza a la existencia de estos animales en el PILA.

 

Otros datos de interés

Información generada por el Inventario de Biodiversidad. INBio-SINAC (al 2003

Fauna

Insectos: 257 de Coleoptera (escarabajos), 33 de Tabanidae (Diptera), 243 de Nymphalidae (mariposas), 17 de Papilionidae (mariposas), 36 de Pieridae (mariposas), 102 de Rionidae (mariposas). La mayor parte de las colecciones de estos grupos provienen de Talamanca.

Moluscos : Cerca de 61 especies colectadas en PILA y área de influencia.

Especies endémicas/ámbito restringido: Insectos, con 12 especies endémicas recolectadas solo en el PILA y 170 colectadas en Talamanca, 24 ubicadas en PILA

Moluscos: 4 especies endémicas colectadas solo en el PILA y 8 en Talamanca.

Se ubican ambos grupos en extremo norte y sur del parque porque solo ahí se ha colectado (falta investigación en otras zonas).

 

Flora

PILA tiene el 90% de las plantas superiores y el 80% de las plantas inferiores. Líquenes: mayoría de las colecciones vienen de Talamanca (900 especies descritas en total para el país).

Helechos: 1000 especies se han recolectado ahí (1200-1300)

Orquideas: 1000 especies

Hongos: 14 especies

Endemismo: En flora, Talamanca es la zona de mayor endemismo del país. 26 plantas endémicas de la zona, de las cuales 13 solo han sido recolectadas dentro del área protegida. 108 especies en total son endémicas del país y están presentes en el PILA (región Caribe). Una especie de hongo solo se ha recolectado en el PILA y es endémica: Craterellus fallas (Cratarellaceae). 15 especies más en total son endémicas para el país y están presentes en el PILA (sección pacífico).

Especies nuevas: 16 especies se han colectado solamente dentro del PILA. 42 se han colectado también en otros lugares.

Especies amenazadas: 30 especies de orquídeas. F. Humiriaceae ( Humiriastrum diguense ) y de la F. Lamiaceae, Hyptis brachiata .

Más información actualizada en:http://www.inbio.ac.cr

Objetos de conservación del PILA Costa Rica-Panamá

Los objetos de conservación son un número limitado de especies, comunidades naturales o sistemas ecológicos que representan la biodiversidad de un paisaje a ser conservado o de un área protegida y que por lo tanto pueden ser utilizados en la medición de la efectividad de las medidas de conservación. Estos objetos de conservación sirven de filtro grueso o "sombrilla" los cuales una vez identificados y conservados, aseguran la persistencia del resto de los componentes en el espacio y el tiempo (Parrish et al . 2003).

El proceso de definición de objetos de conservación para el PILA tuvo varias fases, a partir de una lista inicial generada por especialistas de ambos países revisada en una serie de talleres, se llegó a la siguiente lista definitiva, producto del último análisis relacionado con el diseño del programa de monitoreo, donde también participaron ambos países:

  • Páramos y sabanas de altura
  • Bosques que se encuentran a más de 1500 msnm
  • Ecosistemas Lénticos (lago y Lagunas)
  • Humedales y Ecosistemas Acuáticos
  • Mamíferos Grandes: Jaguar ( Pantera oca )
  • Aves Migratorias: Pájaro campanero
  • Bosques < 1500 metro de elevación.

La descripción de cada objeto es la siguiente y el mapa de distribución está en la Fig. 3:

Páramos

El páramo es una formación vegetal alto-montana (alto-andina), heterogénea, psicrofítica, muy vellosa, herbácea y generalmente sin árboles o con doseles abiertos de árboles pequeños tupidos (Kappelle 2005). Los páramos incluyen las sabanas de altura presentes en la parte montañosa del PILA por arriba de los 3 000 msnm, es decir, por encima del límite superior de la línea del bosque, en donde representan un importante componente paisajístico a escala local ( £ 800 ha, TNC 2000). Las sabanas localizadas en el valle de origen estructural al Norte del Cerro Dúrika y la Sabana de los Leones en el Macizo de Chirripó , son únicas de la región de Talamanca. En este objeto de conservación también se incluyen las turberas y ciénagas de altura, que constituyen también ecosistemas únicos a nivel regional, destacándose las ciénagas de ladera presentes en los alrededores del Cerro Dúrika y el Cerro Fábrega (TNC 2004 ).

En el PILA, los páramos pueden ser considerados ecosistemas frágiles, pues el área que éstos abarcan son parches en las cimas de los Cerro Fábrega, Itamut, Echandi, Cerro Kamuk, Cerro Dúrika y Cerro Eli, que totalizan 2 466 ha (588 ha en PILA-Panamá y 1 878 ha en PILA-Costa Rica) . Estos páramos están relacionados principalmente con los páramos del norte de América del Sur.

Este objeto de conservación es de gran importancia no solo por representar un tipo de ecosistema único y raro en la región, sino también porque comprende asociaciones vegetales (por ej., el bambú enano Chusquea subtessellata ) y posiblemente varias especies de plantas y animales restringidos (endémicas) a estos ecosistemas, cuya conservación abarca un subconjunto de la biodiversidad del PILA no incluido en los otros objetos de conservación.

Los páramos están amenazados principalmente por los incendios durante la estación seca, debido a la combinación de un clima seco (baja temperatura ambiental), una baja precipitación pluvial (poca humedad) y un tipo de vegetación dominado por gramíneas muy propensas a la combustión.

Bosques con distribución altitudinal mayor de 1 500 msnm

Los bosques por encima de los 1 500 msnm constituyen otro componente paisajístico importante del PILA que representan una escala gruesa (10 000 - 450 000 ha, TNC 2000), cuyo límite superior está entre los 2 800-3 000 msnm (Tosi 1971).

Los bosques nublados, incluidos en este objeto de conservación, son ambientalmente complejos y frágiles, con una alta diversidad de ecosistemas y de especies por unidad de área, producto de su variable distribución altitudinal y oscilaciones diurnas de temperatura (Brown y Kappelle 2001). En ellos se pueden encontrar asociaciones importantes como los robledales de montaña ( Quercus spp.), localizados principalmente en las elevaciones altas de las montañas en ambas vertientes, además de otras asociaciones vegetales (Kappelle 1996). Asimismo, es posible encontrar especies endémicas y otras de distribución regional restringida a las condiciones climáticas y altitudinales que estos ecosistemas brindan.

Otro factor que justifica la conservación de estos ecosistemas, es que en ellos se encuentran los nacimientos de los principales ríos, tanto de la vertiente Caribe como de la vertiente Pacífica del PILA, donde la lluvia horizontal juega un papel muy importante en el mantenimiento del ciclo hidrológico. El monitoreo de este objeto de conservación permitirá evaluar la continuidad de estos ecosistemas como de las amenazas sobre ellos, como sobre otros objetos de interés (los ecosistemas lóticos y lénticos y las especies migratorias altitudinales (pájaro campanero) y de gran extensión de uso de hábitat (jaguar).

Bosques con distribución altitudinal igual o menor de 1 500 msnm

Los bosques con distribución altitudinal igual o menor de 1 500 msnm son un componente paisajístico importante del PILA de escala gruesa (10 000-450 000 ha, TNC 2000), cuyo límite inferior está a una elevación de aproximadamente 100 msnm. Estos constituyen principalmente los bosques de la vertiente Caribe y a través de ellos corren importantes ríos de la región, a la vez que nacen numerosos tributarios de los mismos. Estos bosques también contribuyen al mantenimiento del ciclo hidrológico y del régimen climático y son considerados como el área de mayor endemismo (TNC 2004). Este objeto de conservación cubre subconjuntos de la biodiversidad de alta riqueza de especies (Fournier 1969, Gómez 1986, Samudio 2001), no incluidos en los otros objetos.

El monitoreo de este objeto de conservación permitirá evaluar la continuidad de estos ecosistemas y las amenazas sobre ellos y sobre otros objetos de interés, como lo son los ecosistemas lóticos y lénticos y las especies migratorias altitudinales (pájaro campanero) y de gran extensión de uso de hábitat (jaguar). Este ecosistema de bosques representa el área principal de la presión de amenaza por la ganadería, cacería, contaminación y proyectos de desarrollo.

Dadas las diferencia de condiciones y amenazas entre ambas vertientes, Caribe y Pacífica, se recomienda monitorearles por separado.

Ecosistemas lóticos (ríos y sus márgenes)

Los ecosistemas lóticos que comprenden los ríos y sus márgenes de bosque ribereño a 40m en ambos lados del río, están bien representados en número en el PILA por lo que se encuentran en una escala gruesa ( ³ 4 tributarios, TNC 2000) del paisaje. Estos, además de contribuir con la regulación del clima (y microclimas), aportan al enriquecimiento de la biodiversidad con la flora y fauna asociada (plantas acuáticas, insectos, crustáceos, peces) a estos ecosistemas, las cuales incluyen en el PILA especies endémicas como los peces Brachyrhapis cascajalensis (endémica de Panamá), Phallichthys quadripunctatus (endémica de Costa Rica), Roeboides bouchellei y Sicydium altum (endémicos regionales) (Bussing 1998, ANAM, 2004). Otro factor que justifica la conservación de los ecosistemas lóticos del PILA es el de los servicios ambientales que ofrecen, como el abastecimiento de agua a las comunidades indígenas y campesinas, alimentos a las comunidades, vía de transporte (por ej., los ríos Teribe, Changuinola, Sixaola, Lari y Terile en la vertiente Caribe), turismo y fuente de energía hidroeléctrica.

La condición en la que se encuentran los principales ríos del PILA puede ser considerada como buena, sobre todo en las cuencas que se encuentran dentro del parque. Entre ellos, los ríos Changuinola, Chiriquí Viejo y Grande Térraba son considerados como algunos de los ríos más importantes en su país respectivo debido a su rendimiento de agua por unidad de área; en cuanto a la descarga, el Río Teribe produce 60m 3 /seg (ANAM, 2004) en su caudal medio, identificando su potencial para la producción hidroeléctrica. El monitoreo de la calidad de los ecosistemas lóticos del PILA, también permitiría visualizar otras estrategias de conservación, frente a la creciente demanda de proyectos de embalses para la producción de energía eléctrica (por ej., Proyecto Hidroeléctrico Bonyic, Changuinola-Teribe y Boruca).

Jaguar ( Panthera onca )

El jaguar, debido a que es el mamífero carnívoro terrestre más grande que habita en los bosques del Neotrópico y a sus necesidades espaciales y de calidad del hábitat, se presenta como una especie clave a una escala gruesa (8 000-450 000 ha, TNC 2000) del paisaje. Atendiendo sus requerimientos de alimentación, el jaguar juega un papel importante en la regulación de las poblaciones de las especies que son sus presas, las cuales están representadas principalmente por mamíferos frugívoros terrestres (roedores grandes, puercos o chanchos silvestres, tapires o dantas), por lo que indirectamente el jaguar influye también en los procesos (por ej., dispersión y depredación de semilla) en los que sus presas participan en la dinámica de los bosques.

A una escala regional y nacional, el jaguar presenta amenazas que se concentran principalmente en la cacería con fines deportivos o bien por conflictos con ganaderos y en la reducción del hábitat boscoso, la cual afecta principalmente a sus especies presas. La condición de las poblaciones de jaguares en el PILA es poco conocida, aunque se sugiere que la zona de la parte alta del Río Culubre (vertiente Caribe) puede aún mantener una buena población. La importancia de este objeto de conservación, se apoya en que con la conservación del jaguar se integra el mantenimiento en buen estado de las poblaciones de sus especies presas y de los procesos ecológicos en los cuales ellas intervienen, así como también del hábitat boscoso y su conectividad, del cual dependen tanto el jaguar como sus presas.

Pájaro campanero ( Procnias tricarunculata )

El pájaro campanero es una especie que ocupa una escala gruesa (8 000 - 450 000 ha, TNC 2000) y/o regional (>450 000 ha, TNC 2000) del paisaje y de gran importancia dentro del área de interés, ya que esta ave realiza migraciones altitudinales y es el principal dispersor de semillas de lauráceas, familia de plantas que es consumida por varias especies de aves entre ellas el quetzal ( Pharomachrus mocino ).

Las migraciones altitudinales que el pájaro campana realiza van desde los 2 800 msnm en las montañas del PILA en donde se encuentran los sitios de reproducción, hasta los 20 msnm en las tierras bajas de ambas vertientes (Angehr 2004), que son los sitos de dispersión (Powell y Bjork 2004). El pájaro campanero incluye en sus migraciones altitudinales los rangos de otras especies de aves migratorias importantes como son el quetzal ( Pharomachrus mocino ), el pájaro sombrilla ( Cephalopterus glabricollis ) y la cotinga piquiamarilla ( Carpodectes antoniae ). Esta ave puede ser también una especie indicadora de la condición del paisaje. La inclusión de esta especie como un objeto de conservación justifica la protección de los hábitats que esta especie utiliza a lo largo de su ciclo migratorio ya sea dentro del área del PILA o fuera de ella. El pájaro campanero es una especie amenazada a nivel binacional y global (Angehr 2004).

Fig. 3. Objetos de conservación del Sitio Binacional La Amistad Costa Rica-Panamá.

 
 

 

 

 


(1) Resumido de TNC. 2005. Análisis de Viabilidad de los Objetos de Conservación del Sitio Binacional La Amistad, Costa Rica-Panamá. Elaborado por el INBio y SOMASPA (Panamá) para TNC.

(2) Sánchez, J. 2005. Ornitólogo. San José, CR, Museo Nacional de Costa Rica.


Derechos Reservados © 2012 • Parque Internacional de la Amistad, Costa Rica • Tel. (506) 2200-5355 • Fax: 2742-8090 • gravin.villegas@sinac.go.cr